La Vanguardia (1ª edición)

El sa­lu­do in­ten­so de Trump

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos tie­ne un mo­do de dar la mano que pro­vo­ca sor­pre­sa y has­ta in­co­mo­di­dad en el in­ter­lo­cu­tor

- SIL­VIA HINOJOSA Bar­ce­lo­na

Co­mo Do­nald Trump si­ga sa­lu­dan­do así, la Ca­sa Blan­ca va a te­ner que in­cor­po­rar a un fi­sio­te­ra­peu­ta en los en­cuen­tros del pre­si­den­te. Trump no da la mano co­mo un ges­to for­mal o pro­to­co­la­rio. Ha desa­rro­lla­do un pa­trón de sa­lu­do in­ten­so, que pro­lon­ga has­ta la in­co­mo­di­dad. Tie­ne la cos­tum­bre de ti­rar del in­ter­lo­cu­tor ha­cia sí mien­tras lo tie­ne co­gi­do por la mano, se la es­tru­ja y la mue­ve arri­ba y aba­jo, mi­rán­do­le a los ojos. Co­mo de­jan­do cla­ro quién es­tá al man­do. Eso no es una en­ca­ja­da, es prác­ti­ca­men­te un pulso, que ha co­gi­do a al­guno des­pre­ve­ni­do, co­mo al juez Neil Gor­such, al que el pre­si­den­te ti­ró del bra­zo con tan­to brío, cuan­do le fe­li­ci­ta­ba tras de­sig­nar­lo can­di­da­to al Tri­bu­nal Su­pre­mo, que ca­si le ha­ce per­der el equi­li­brio.

“Trump es de na­tu­ra­le­za do­mi­nan­te y en to­do mo­men­to tra­ta de dar una ima­gen de su­pe­rio­ri­dad, ya se com­por­ta­ba así cuan­do era un hom­bre de ne­go­cios y aho­ra sim­ple­men­te ha tras­la­da­do al mun­do de la diplomacia esa for­mas de re­la­cio­nar­se”, ex­pli­ca el ex­per­to en co­mu­ni­ca­ción no ver­bal José Luis Mar­tín Ove­je­ro. La gen­te que tie­ne una per­so­na­li­dad do­mi­nan­te, aña­de, da la mano con la pal­ma ha­cia aba­jo, por eso cuan­do al­guien co­mo Trump ofre­ce la mano con la pal­ma arri­ba se in­ter­pre­ta co­mo una de­fe­ren­cia. Pe­ro el nue­vo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos jue­ga mu­cho con es­te ges­to, co­mo se ha vis­to en es­tas pri­me­ras se­ma­nas des­de su in­ves­ti­du­ra. “Tien­de la mano y cuan­do su in­ter­lo­cu­tor se la es­tre­cha, la co­ge con fuer­za y em­pie­za a dar­le ti­ro­nes, lo que se in­ter­pre­ta co­mo si ti­ra­ra de su men­te. Es quien lle­va la ini­cia­ti­va en to­do mo­men­to por­que só­lo suel­ta la mano del otro cuan­do él quie­re”, ase­gu­ra.

Sir­va co­mo ejem­plo el en­cuen­tro de Do­nald Trump con el pri­mer mi­nis­tro de Ja­pón, Shin­zo Abe, de vi­si­ta ofi­cial en Wa­shing­ton. Sen­ta­dos en el des­pa­cho oval, los dos man­da­ta­rios po­sa­ron an­te los fotógrafos dán­do­se la mano, en el que ha si­do uno de los sa­lu­dos más co­men­ta­dos en las re­des so­cia­les. Só­lo hay que ver la ca­ra que po­ne Abe cuan­do por fin con­si­gue que su an­fi­trión le suel­te la mano des­pués de 19 se­gun­dos que se le de­bie­ron ha­cer eter­nos. Con­si­de­ran­do la aver­sión de los ja­po­ne­ses al con­tac­to fí­si­co, de­bió sen­tir­se ago­bia­dí­si­mo. En cam­bio al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos igual le hi­zo has­ta gra­cia por­que col­gó el ví­deo en Twit­ter, en su cuen­ta ofi­cial @POTUS.

Otro ges­to ha­bi­tual de Trump, que tam­bién des­ple­gó en el sa­lu­do a Abe, es que da pal­ma­das en la mano a su in­ter­lo­cu­tor. “Una pal­ma­da siem­pre la da el su­pe­rior al in­fe­rior o en­tre igua­les si hay ca­ma­ra­de­ría, esa es la idea –sub­ra­ya Mar­tín Ove­je­ro–. Pe­ro las pal­ma­das se dan en la es­pal­da, no re­cuer­do ha­ber­las vis­to nun­ca en la mano mien­tras se es­tá es­tre­chan­do, es al­go to­tal­men­te ex­cep­cio­nal y des­de lue­go in­ten­ta mos­trar su­pe­rio­ri­dad”.

Es dis­tin­to el ges­to de co­ger la mano de al­guien con las dos ma­nos, que se uti­li­za pa­ra mos­trar mu­cho afec­to. “Es ha­bi­tual en los fu­ne­ra­les pa­ra ofre­cer consuelo, es co­mo un abrazo”, aña­de.

Do­nald Trump tam­bién tie­ne el hábito de ten­der una mano y se­ña­lar con la otra a su in­ter­lo­cu­tor, mien­tras le di­ce al­go. “El de­do ín­di­ce estirado es ne­ga­ti­vo siem­pre, se aso­cia a una per­so­na que quie­re im­po­ner al­go a la otra; só­lo se pue­de en­ten­der en un con­tex­to de ten­sión, por ejem­plo en un de­ba­te elec­to­ral”, ex­pli­ca.

Ese se­ría otro ca­pí­tu­lo. Si el Trump pre­si­den­te pa­re­ce in­ti­mi­dan te, el can­di­da­to era la ver­sión hi­per mas cul in iza­da .“Pa­re­cía un gran go­ri­la ron­dan­do el pla­tó, ¡es el gran ma­cho al­fa!”, di­jo –elo­gio­sa­men­te– el eu­ró­fo­bo bri­tá­ni­co Ni­gel Fa­ra­ge, en sep­tiem­bre pa­sa­do, tras un de­ba­te con Hi­llary Clin­ton.

Sin em­bar­go, Trump pue­de ha­ber en­con­tra­do un fir­me con­ten­dien­te

Al juez Gor­such le ti­ró del bra­zo con tan­to brío que ca­si le ha­ce per­der el equi­li­brio Se­gún el ex­per­to, el nor­te­ame­ri­cano gol­pea con la mano la del in­ter­lo­cu­tor; es in­só­li­to

en el pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá, con quien se reunió en la Ca­sa Blan­ca. Jus­tin Tru­deau, que es más jo­ven y fue bo­xea­dor, de­mos­tró re­fle­jos a su lle­ga­da, co­mo si lo tu­vie­ra es­tu­dia­do. In­clu­so aga­rró a su an­fi­trión del hom­bro pa­ra aguan­tar la em­bes­ti­da del sa­lu­do. Más tar­de, en el des­pa­cho oval, cuan­do Trump le ten­dió la mano co­mo ha­bía he­cho días atrás con Abe, la mi­ra­da de des­con­fian­za de Tru­deau fue elo­cuen­te. Aun­que lue­go, en la en­ca­ja­da, Trump lo­gró ti­rar de él y lle­var­lo a su es­pa­cio vi­tal.

Se­rá in­tere­san­te ver el en­cuen­tro con el pre­si­den­te ru­so. Pe­ro Vla­dí­mir Pu­tin no es muy da­do a sa­lu­dos efu­si­vos, ni si­quie­ra con sus alia­dos. Y ade­más es cin­tu­rón ne­gro de ju­do. Qui­zás Trump se lo pien­se dos ve­ces an­tes de in­ten­tar in­ti­mi­dar­lo.

 ?? KE­VIN LA­MAR­QUE / REUTERS ?? Ya se ve que los tres tie­nen el bra­zo de­re­cho estirado, mien­tras que el pre­si­den­te tie­ne el su­yo pe­ga­do al cuer­po, se­ñal inequí­vo­ca de que es­tá ti­ran­do de ellos. De iz­quier­da a de­re­cha, con el fis­cal ge­ne­ral Jeff Ses­sions y es­po­sa, con el se­cre­ta­rio de...
KE­VIN LA­MAR­QUE / REUTERS Ya se ve que los tres tie­nen el bra­zo de­re­cho estirado, mien­tras que el pre­si­den­te tie­ne el su­yo pe­ga­do al cuer­po, se­ñal inequí­vo­ca de que es­tá ti­ran­do de ellos. De iz­quier­da a de­re­cha, con el fis­cal ge­ne­ral Jeff Ses­sions y es­po­sa, con el se­cre­ta­rio de...
 ?? SAUL LOEB / AFP ?? puer­ta de la Ca­sa Blan­ca, Tru­deau es­ta­ba lis­to pa­ra la sú­per en­ca­ja­da y le aguan­tó bien el pulso. No en vano es más jo­ven y fue bo­xea­dor. Lue­go, en el tra­di­cio­nal sa­lu­do en el des­pa­cho oval, que re­co­gen es­tas dos fo­to­gra­fías, da la impresión que el...
SAUL LOEB / AFP puer­ta de la Ca­sa Blan­ca, Tru­deau es­ta­ba lis­to pa­ra la sú­per en­ca­ja­da y le aguan­tó bien el pulso. No en vano es más jo­ven y fue bo­xea­dor. Lue­go, en el tra­di­cio­nal sa­lu­do en el des­pa­cho oval, que re­co­gen es­tas dos fo­to­gra­fías, da la impresión que el...
 ?? NICHOLAS KAMM / AFP ?? a las que ha de­sig­na­do pa­ra car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad. Vien­do los ges­tos de Trump se di­ría que los en­vía al fren­te, pe­ro en reali­dad de­bía alen­tar­les en sus nue­vas fun­cio­nes.
NICHOLAS KAMM / AFP a las que ha de­sig­na­do pa­ra car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad. Vien­do los ges­tos de Trump se di­ría que los en­vía al fren­te, pe­ro en reali­dad de­bía alen­tar­les en sus nue­vas fun­cio­nes.
 ?? KE­VIN LA­MAR­QUE / REUTERS ?? El con­ten­dien­te. El pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá, Jus­tin Tru­deau, reali­zó una vi­si­ta de Es­ta­do a Wa­shing­ton es­ta se­ma­na y to­do in­di­ca que te­nía al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos bien es­tu­dia­do. Cuan­do Trump sa­lió a re­ci­bir­le a la
KE­VIN LA­MAR­QUE / REUTERS El con­ten­dien­te. El pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá, Jus­tin Tru­deau, reali­zó una vi­si­ta de Es­ta­do a Wa­shing­ton es­ta se­ma­na y to­do in­di­ca que te­nía al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos bien es­tu­dia­do. Cuan­do Trump sa­lió a re­ci­bir­le a la
 ?? BREN­DAN SMIALOWSKI / AFP ?? En el des­pa­cho
oval Do­nald Trump, con Shin­zo Abe, al que tu­vo co­gi­do de la mano du­ran­te 19 se­gun­dos, mien­tras los fotógrafos sa­ca­ban imá­ge­nes; cuan­do le sol­tó, la ca­ra del pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés re­ve­ló sor­pre­sa. A la de­re­cha, con la
pre­mier...
BREN­DAN SMIALOWSKI / AFP En el des­pa­cho oval Do­nald Trump, con Shin­zo Abe, al que tu­vo co­gi­do de la mano du­ran­te 19 se­gun­dos, mien­tras los fotógrafos sa­ca­ban imá­ge­nes; cuan­do le sol­tó, la ca­ra del pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés re­ve­ló sor­pre­sa. A la de­re­cha, con la pre­mier...
 ?? PA­BLO MAR­TI­NEZ MONSIVAIS / AP ?? Una ca­lu­ro­sa bien­ve­ni­da. Do­nald Trump no es hom­bre de ges­tos con­te­ni­dos, co­mo se apre­cia en es­tas fo­to­gra­fías, en las que fe­li­ci­ta con en­tu­sias­mo a tres per­so­nas de su con­fian­za
PA­BLO MAR­TI­NEZ MONSIVAIS / AP Una ca­lu­ro­sa bien­ve­ni­da. Do­nald Trump no es hom­bre de ges­tos con­te­ni­dos, co­mo se apre­cia en es­tas fo­to­gra­fías, en las que fe­li­ci­ta con en­tu­sias­mo a tres per­so­nas de su con­fian­za
 ?? CHIP SOMODEVILL­A / BLOOMBERG ??
CHIP SOMODEVILL­A / BLOOMBERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain