La Vanguardia (1ª edición)

Ma­cron con­so­li­da su po­si­ción con una alian­za con el cen­tris­ta Bay­rou

Las pre­si­den­cia­les fran­ce­sas se cla­ri­fi­can con el nue­vo blo­que de cen­tro­de­re­cha

- RAFAEL POCH Pa­rís. Co­rres­pon­sal

Plan­tea­das en cla­ve de ave­ría eu­ro­pea, tan­to a iz­quier­da co­mo a de­re­cha, las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fran­ce­sas de abril/ma­yo se cla­ri­fi­can. Se per­fi­la un nue­vo y po­ten­te blo­que ins­ti­tu­cio­nal de cen­tro­de­re­cha, con fuer­tes apo­yos em­pre­sa­ria­les y me­diá­ti­cos, tan­to na­cio­na­les, el ín­di­ce bur­sá­til CAC40, co­mo in­ter­na­cio­na­les, el atlan­tis­mo y el eu­ro­peís­mo con ca­pi­tal en Ber­lín.

Es lo que se adi­vi­na de­trás de la ofer­ta de alian­za de go­bierno lan­za­da ayer por Fra­nçois Bay­rou, po­lí­ti­co cen­tris­ta fran­cés y al­cal­de de Pau, al jo­ven ex­mi­nis­tro de Ho­llan­de y exe­je­cu­ti­vo de la ban­ca Rots­child Emmanuel Ma­cron, que ya ocu­pa los pri­me­ros pues­tos en in­ten­ción de vo­to en los son­deos y las pri­me­ras pá­gi­nas de to­dos los gran­des se­ma­na­rios del país.

Con una in­ten­ción de vo­to de al­re­de­dor del 5%, Bay­rou anun­ció ayer que en lu­gar de pre­sen­tar­se co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia se su­ma a la ope­ra­ción Ma­cron. El po­lí­ti­co pre­sen­tó co­mo “ofer­ta de alian­za con con­di­cio­nes” lo que tie­ne to­da la pin­ta de ser un pac­to ce­rra­do. Bay­rou y Ma­cron se vie­ron la se­ma­na pa­sa­da. Se es­pe­ra que la su­ma dé con­sis­ten­cia a la can­di­da­tu­ra de Ma­cron, aún sin pro­gra­ma y con un sin­to­má­ti­co tras­piés oral la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do ca­li­fi­có de “cri­men con­tra la hu­ma­ni­dad” el co­lo­nia­lis­mo fran­cés en Ar­ge­lia.

Tres ve­ces can­di­da­to a la pre­si­den­cia –en el 2007 fue el ter­cer cla­si­fi­ca­do con el 18% de los vo­tos– y ex­mi­nis­tro de tres go­bier­nos de la de­re­cha, Bay­rou tie­ne su ho­ja de ser­vi­cios lim­pia y pi­dió el vo­to pa­ra Ho­llan­de con­tra Sar­kozy en la fi­nal de las pre­si­den­cia­les del 2012.

Cuan­do se es­pe­ra­ba que anun­cia­ra su can­di­da­tu­ra, el po­lí­ti­co glo­só la “des­com­po­si­ción” de la po­lí­ti­ca en Fran­cia, lo que anun­cia, di­jo, “un ac­ci­den­te na­cio­nal”. La si­tua­ción “es­tá me­nos ga­ran­ti­za­da que en cual­quier otro país de Eu­ro­pa”, di­jo. “Nun­ca en 50 años se co­no­ció una si­tua­ción tan des­com­pues­ta”, aña­dió, men­cio­nan­do el po­bre ba­lan­ce de Ho­llan­de, que ex­pli­ca que el can­di­da­to so­cia­lis­ta a las pre­si­den­cia­les sea un crí­ti­co del ho­llan­dis­mo ,y los es­cán­da­los de em­pleos fic­ti­cios que ro­dean al can­di­da­to de la de­re­cha, Fra­nçois Fi­llon.

Sus “con­di­cio­nes” a Ma­cron son una “ley de mo­ra­li­za­ción de la vi­da pú­bli­ca”, un sis­te­ma pro­por­cio­nal pa­ra las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas y el fin del re­cor­te de los sa­la­rios ba­jos. “Ma­cron es una per­so­na bri­llan­te”, di­jo, ol­vi­dan­do su de­cla­ra­ción de ha­ce cin­co me­ses: “De­trás de Ma­cron hay una apues­ta de in­tere­ses fi­nan­cie­ros muy gran­des que no se con­ten­tan con te­ner el po­der eco­nó­mi­co y quie­ren tam­bién el po­lí­ti­co”, di­jo en­ton­ces.

Ma­cron acep­tó ayer in­me­dia­ta­men­te la pro­pues­ta de alian­za de Bay­rou y la ca­li­fi­có de “hi­to de la cam­pa­ña pre­si­den­cial”. Lo es.

Ma­cron se ha ne­ga­do has­ta aho­ra a re­ve­lar la lis­ta de sus apo­yos fi­nan­cie­ros. Mien­tras los pe­rió­di­cos fran­ce­ses abun­dan en hi­pó­te­sis y aler­tas de in­je­ren­cias ru­sas en la cam­pa­ña elec­to­ral, no se pu­bli­ca ca­si na­da so­bre el in­con­fun­di­ble pe­di­grí del jo­ven can­di­da­to.

En ma­yo de 2014, Ma­cron fue uno de los seis fran­ce­ses en la lis­ta de 140 par­ti­ci­pan­tes in­ter­na­cio­na­les de los en­cuen­tros Bil­der­berg en Co­pen­ha­gue, un fo­ro de po­der mun­dial pre­si­di­do por Hen­ri de Cas­tries, en­ton­ces pre­si­den­te del gru­po Axa, pri­me­ra com­pa­ñía de se­gu­ros del mun­do. Mien­tras Fi­llon es bien vis­to en Mos­cú (co­mo pri­mer mi­nis­tro ac­ce­dió al abu­si­vo tras­pa­so de tem­plos y ce­men­te­rios or­to­do­xos de la emi­gra­ción ru­sa blan­ca en Ni­za al Es­ta­do ru­so que pe­día Pu­tin), don­de se va­lo­ra su gau­llis­mo ver­bal y su de­cla­ra­ción de que “Fran­cia no se­rá va­sa­lla de Es­ta­dos Uni­dos”, Ma­cron tie­ne apo­yos en Wall Street, en la City de Lon­dres y en Bru­se­las. El can­di­da­to re­ci­bió ayer el apo­yo de Fra­nçois de Rugy, un po­lí­ti­co verde, que de­jó su par­ti­do por un car­go en el Go­bierno so­cia­lis­ta y pro­po­ne una “alian­za mi­li­tar de Fran­cia con Ale­ma­nia y Po­lo­nia con­tra Ru­sia”. Ma­cron fi­gu­ra en­tre los young lea­ders de la French-Ame­ri­can Foun­da­tion, don­de en sep­tiem­bre pro­nun­ció una con­fe­ren­cia ti­tu­la­da Sue­ño ame­ri­cano, sue­ño fran­cés, y en Bru­se­las se le ve co­mo una ga­ran­tía ha­cia el sta­tu quo de la Eu­ro­pa ale­ma­na y del atlan­tis­mo que Trump ha con­ver­ti­do en tam­ba­lean­te.

Con Bay­rou co­mo pri­mer mi­nis­tro y un fuer­te gru­po cen­tris­ta en la Asam­blea Na­cio­nal, la nue­va alian­za lan­za una se­ñal tran­qui­li­za­do­ra en tiem­pos re­vuel­tos.

“De­trás de Ma­cron hay una apues­ta de in­tere­ses fi­nan­cie­ros muy gran­des”, di­jo Bay­rou en sep­tiem­bre

 ?? GON­ZA­LO FUEN­TES / REUTERS ?? Francois Bay­rou, lí­der de MoDem, po­san­do pa­ra los fotógrafos an­tes de dar ini­cio a su con­fe­ren­cia de ayer en Pa­rís
GON­ZA­LO FUEN­TES / REUTERS Francois Bay­rou, lí­der de MoDem, po­san­do pa­ra los fotógrafos an­tes de dar ini­cio a su con­fe­ren­cia de ayer en Pa­rís

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain