La Vanguardia (1ª edición)

Aus­tria juz­ga a un re­fu­gia­do si­rio por ase­si­nar a sol­da­dos de El Asad

-

Un jo­ven si­rio, so­li­ci­tan­te de asi­lo en Aus­tria, com­pa­re­ció ayer an­te un tri­bu­nal de Inns­bruck ba­jo acu­sa­ción de ha­ber ase­si­na­do en su país a 20 sol­da­dos in­de­fen­sos del régimen de Bas­har el Asad.

El acu­sa­do, de 27 años y cu­ya iden­ti­dad no ha si­do he­cha pú­bli­ca, fue de­te­ni­do el pa­sa­do mes de ju­nio en un cen­tro de re­fu­gia­dos en Aus­tria, tras la de­nun­cia de un com­pa­trio­ta. Se­gún los me­dios de co­mu­ni­ca­ción aus­tría­cos, el jo­ven se jac­tó de­lan­te de otros re­fu­gia­dos de ha­ber re­ma­ta­do a sol­da­dos he­ri­dos o des­ar­ma­dos cuan­do lu­cha­ba en Homs (oes­te de Si­ria) con la bri­ga­da Fa­ruq, una fac­ción is­la­mis­ta de los re­bel­des si­rios.

Aus­tria ha en­car­ce­la­do a va­rias per­so­nas por “per­te­nen­cia a una or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta”, car­go que sue­le uti­li­zar con­tra com­ba­tien­tes aus­tría­cos o ex­tran­je­ros que han via­ja­do a Si­ria pa­ra unir­se a las fi­las del gru­po yiha­dis­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co. En es­te ca­so, sin em­bar­go, no es­tá acu­sa­do de per­te­nen­cia a un gru­po ile­gal, sub­ra­yó el fis­cal, sino de “aba­tir a sol­da­dos enemi­gos”. La Con­ven­ción de Gi­ne­bra prohí­be ma­tar a sol­da­dos he­ri­dos.

Tras su de­ten­ción, el jo­ven re­co­no­ció en un pri­mer mo­men­to ha­ber co­me­ti­do di­chos ase­si­na­tos, en­tre el 2013 y el 2014 en Homs y sus al­re­de­do­res, pe­ro más tar­de se re­trac­tó. Ayer ase­gu­ró an­te el tri­bu­nal que to­do se de­bió a un error del tra­duc­tor que le asis­tió du­ran­te su de­cla­ra­ción. “Des­cri­bí la si­tua­ción ge­ne­ral en Si­ria y el in­tér­pre­te tra­du­jo co­mo si yo lo hu­bie­se he­cho to­do”, di­jo, se­gún el dia­rio Der Stan­dard.

Ase­gu­ró an­te el tri­bu­nal que no ha­bía ma­ta­do a na­die y que es inocen­te. Se­gún su re­la­to, fue per­se­gui­do des­pués de que él y sus dos her­ma­nos par­ti­ci­pa­ran en las pro­tes­tas con­tra El Asad. Cuan­do el régimen ase­si­nó a sus her­ma­nos, él se hi­zo con una pis­to­la pa­ra de­fen­der­se. Pe­ro ne­gó ta­jan­te­men­te ha­ber par­ti­ci­pa­do en el com­ba­te.

Sin em­bar­go, un tes­ti­go, ori­gi­na­rio de su mis­ma ciu­dad y que lo co­no­cía ya en Si­ria, de­cla­ró que le ha­bía vis­to a me­nu­do ar­ma­do y que in­clu­so le vio dis­pa­rar con­tra sol­da­dos del ejér­ci­to si­rio.

La se­sión con­clu­yó de for­ma dra­má­ti­ca, cuan­do el tes­ti­go ase­gu­ró que la ma­dre del jo­ven ha­bía fa­lle­ci­do, lo que pro­vo­có que es­te se des­ma­ya­ra. El tri­bu­nal de­ci­dió en­ton­ces sus­pen­der la se­sión y apla­zar­la has­ta el pró­xi­mo 28 de mar­zo. Más tar­de, se su­po que la no­ti­cia de la muer­te de la ma­dre no era cier­ta.

El acu­sa­do, de 27 años, se jac­tó an­te otros re­fu­gia­dos de ha­ber re­ma­ta­do a mi­li­ta­res he­ri­dos en Homs

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain