La Vanguardia (1ª edición)

El Su­pre­mo ru­so or­de­na la pues­ta en li­ber­tad del opo­si­tor Il­dar Da­din

Cum­plía dos años y me­dio de cár­cel por par­ti­ci­par en va­rias pro­tes­tas pa­cí­fi­cas

- GON­ZA­LO ARA­GO­NÉS Mos­cú. Co­rres­pon­sal

El Tri­bu­nal Su­pre­mo de Ru­sia anu­ló ayer la condena con­tra el ac­ti­vis­ta opo­si­tor Il­dar Da­din, pri­mer y úni­co con­de­na­do por una po­lé­mi­ca ley so­bre pro­tes­tas que ha­ce tres años con­vir­tió en de­li­to la par­ti­ci­pa­ción reite­ra­da en ma­ni­fes­ta­cio­nes no au­to­ri­za­das. Los jue­ces or­de­na­ron su pues­ta en li­ber­tad de for­ma in­me­dia­ta, lo que tam­bién tum­ba el es­pí­ri­tu de unas nor­mas con las que las au­to­ri­da­des in­ten­ta­ban po­ner freno a las pro­tes­tas con­tra el po­der.

La de­ci­sión del Su­pre­mo, que es de­fi­ni­ti­va, se pro­du­ce va­rias se­ma­nas des­pués de que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de­cre­ta­se que el ar­tícu­lo 212.1 del Có­di­go Pe­nal no tie­ne que apli­car­se en los ca­sos en los que las pro­tes­tas no sean una ame­na­za. El Cons­ti­tu­cio­nal or­de­nó al Su­pre­mo re­vi­sar el ca­so de Da­din.

Se­gún Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal Il­dar Da­din, que tie­ne 34 años, es un “ac­ti­vis­ta opo­si­tor pa­cí­fi­co”.

Da­din fue de­te­ni­do el 15 de enero de 2015 en Mos­cú du­ran­te una ac­ción en apo­yo del lí­der opo­si­tor Ale­xéi Na­val­ni y su her­mano Oleg y co­mo pro­tes­ta por un jui­cio ini­cia­do con­tra ellos. Un juez le im­pu­so arres­to ad­mi­nis­tra­ti­vo de 15 días por des­obe­de­cer a la po­li­cía.

Pe­ro co­mo no era la pri­me­ra vez que era de­te­ni­do por par­ti­ci­par en ac­cio­nes de pro­tes­ta, el 30 de enero su ca­so fue re­ca­li­fi­ca­do y los tri­bu­na­les de­ci­die­ron que fue­se juz­ga­do se­gún el ar­tícu­lo 212.1, in­tro­du­ci­do en el Có­di­go Pe­nal ru­so en el 2014.

En di­ciem­bre del 2015, Da­din fue con­de­na­do a tres años de pri­sión, con­vir­tién­do­se en la pri­me­ra per­so­na a la que se apli­ca­ba la nue­va nor­ma. La pe­na fue sua­vi­za­da a dos años y me­dio en mar­zo del 2016.

Las le­yes so­bre ma­ni­fes­ta­cio­nes se en­du­re­cie­ron en Ru­sia tras las ma­ni­fes­ta­cio­nes del 2011 y el 2012, las más nu­me­ro­sas des­de la lle­ga­da al po­der del pre­si­den­te de Ru­sia, Vla­dí­mir Pu­tin. Los ac­ti­vis­tas op­ta­ron en­ton­ces por pro­tes­tas in­di­vi­dua­les, en las que una so­la per­so­na con un car­tel era re­le­va­da por otro ac­ti­vis­ta tras cier­to tiem­po, y pa­ra las que no se ne­ce­si­ta per­mi­so de manifestac­ión. Pe­ro en el 2014 el le­gis­la­dor mo­di­fi­có el ar­tícu­lo 212.1 del Có­di­go Pe­nal y con­vir­tió la in­frac­ción reite­ra­da de las le­yes de pro­tes­ta en un de­li­to cri­mi­nal.

An­tes de eso, los in­frac­to­res po­dían ser con­de­na­dos a pa­gar una mo­des­ta mul­ta o a una pe­na de pri­sión pe­ro con li­ber­tad con­di­cio­nal. Pe­ro se­gún las nue­vas re­glas, si una per­so­na co­me­te más de dos fal­tas ad­mi­nis­tra­ti­vas en un pe­rio­do de 180 días pue­de en­fren­tar­se a una pe­na de has­ta cin­co años de pri­sión, aun­que los jue­ces tam­bién pue­den op­tar por una mul­ta de en­tre 600.000 ru­blos (9.800 eu­ros) y un mi­llón de ru­blos o tra­ba­jos pa­ra la co­mu­ni­dad du­ran­te un tiem­po que pue­de ir has­ta los cin­co años.

En no­viem­bre Da­din de­nun­ció que ha­bía si­do tor­tu­ra­do du­ran­te su con­fi­na­mien­to en una cár­cel si­tua­da en la ciu­dad de Se­guez­ha (Ka­re­lia). El ca­so pro­vo­có una gran con­mo­ción y tu­vo gran di­fu­sión. El Co­mi­té de Ins­truc­ción (fis­ca­lía) de­ci­dió com­pro­bar los he­chos. Se le reali­zó un reconocimi­ento mé­di­co,

El fa­llo tum­ba la po­lé­mi­ca ley con­tra las ma­ni­fes­ta­cio­nes, en­du­re­ci­da tras las pro­tes­tas an­ti-Pu­tin

que no ha­lló hue­llas de la vio­len­cia de­nun­cia­da. Sin em­bar­go, tras vi­si­tar­le Ta­tia­na Mos­kal­ko­va, co­mi­sio­na­da pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos de Ru­sia (si­mi­lar al De­fen­sor del Pue­blo), re­co­men­dó su tras­la­do y fue en­via­do a una pri­sión del te­rri­to­rio de Al­tái (Si­be­ria oc­ci­den­tal). Se­gún di­jo su abo­ga­do, Ale­xéi Lípt­ser, a la agen­cia de no­ti­cias RBK, la di­rec­ción de es­te pe­nal es­pe­ra hoy la lle­ga­da de la do­cu­men­ta­ción del Su­pre­mo pa­ra li­be­rar al ac­ti­vis­ta.

El Par­la­men­to Eu­ro­peo apro­bó el 24 de no­viem­bre una re­so­lu­ción pi­dien­do la li­ber­tad de Da­din. Y el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos de Estrasburg­o ha da­do prio­ri­dad a la que­ja del ac­ti­vis­ta.

Su es­po­sa, Anas­ta­sía Zó­to­va, ex­pli­có ayer al ca­nal de no­ti­cias Dozhd (TV Rain) que tras su li­be­ra­ción po­drían ir­se de Ru­sia pues te­me otra in­ves­ti­ga­ción con­tra él. “Es­te pro­ce­so ha vuel­to a de­mos­trar que es im­po­si­ble li­be­rar a los pre­sos po­lí­ti­cos en Ru­sia con de­man­das en los tri­bu­na­les”, y que “só­lo se pue­de lo­grar cuan­do se le­van­ta mu­cho rui­do in­ter­na­cio­nal”.

 ?? PHI­LIPP KIREEV / AFP / AR­CHI­VO ?? Il­dar Da­din en una manifestac­ión en Mos­cú en abril de 2014, en apo­yo de otros ac­ti­vis­tas an­ti-Pu­tin de­te­ni­dos
PHI­LIPP KIREEV / AFP / AR­CHI­VO Il­dar Da­din en una manifestac­ión en Mos­cú en abril de 2014, en apo­yo de otros ac­ti­vis­tas an­ti-Pu­tin de­te­ni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain