La Vanguardia (1ª edición)

Car­na­val en nú­me­ros ro­jos

Una se­sen­te­na de ciu­da­des bra­si­le­ñas han te­ni­do que sus­pen­der sus des­fi­les por la cri­sis eco­nó­mi­ca

- RO­BERT MUR

Aus­te­ri­dad y car­na­val son dos con­cep­tos apa­ren­te­men­te an­ta­gó­ni­cos. Uno de los tó­pi­cos más acer­ta­dos de Bra­sil es que los car­na­va­les son su gran fies­ta ma­yor, pe­ro en es­ta edi­ción, que arran­ca el vier­nes y se pro­lon­ga­rá has­ta el mar­tes, la ale­gría no po­drá des­bor­dar­se tan­to co­mo otros años: la cri­sis eco­nó­mi­ca tam­bién afec­ta a uno de sus gran­des sím­bo­los.

Con una re­ce­sión del 3,6% el 2016 –por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo–, el di­ne­ro pú­bli­co no al­can­za pa­ra to­do y hay que prio­ri­zar. Al me­nos 60 lo­ca­li­da­des me­dia­nas de va­rios es­ta­dos han sus­pen­di­do sus fes­te­jos pa­ra des­ti­nar ese pre­su­pues­to a fi­nes me­nos lú­di­cos, mien­tras que otras ciu­da­des apli­ca­rán re­cor­tes sig­ni­fi­ca­ti­vos, in­clui­da la ma­dre de to­dos los car­na­va­les, Río de Ja­nei­ro.

En­tre las can­ce­la­cio­nes des­ta­can Ma­cau, se­de del ma­yor car­na­val del es­ta­do de Río Gran­de del Nor­te, cu­yos res­pon­sa­bles ar­gu­men­tan la cri­sis y la se­quía his­tó­ri­ca que su­fre la re­gión; o Pe­tró­po­lis, en el es­ta­do de Río de Ja­nei­ro y an­ti­gua ca­pi­tal im­pe­rial de Bra­sil, que to­mó la drás­ti­ca de­ci­sión en so­li­da­ri­dad con los dam­ni­fi­ca­dos por las re­cien­tes llu­vias to­rren­cia­les.

En ge­ne­ral, las es­co­las de sam­ba y com­par­sas que or­ga­ni­zan los car­na­va­les ale­gan que los ayun­ta­mien­tos no han gi­ra­do las sub­ven­cio­nes mu­ni­ci­pa­les que su­po­nen la ma­yor par­te de su pre­su­pues­to. En otros ca­sos, co­mo en va­rias ciu­da­des del in­te­rior del es­ta­do de São Pau­lo, las au­to­ri­da­des se han vis­to obligadas a des­ti­nar más re­cur­sos a la lu­cha con­tra el den­gue y el zi­ka.

A la se­quía, el den­gue, el zi­ka, las llu­vias y los re­cor­tes se su­man tam­bién los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad en el es­ta­do de Es­pí­ri­tu San­to, que a prin­ci­pios de mes su­frió una huel­ga po­li­cial sal­va­je que de­jó 146 muer­tos y la mul­ti­pli­ca­ción por tres de la ta­sa de cri­mi­na­li­dad. Una de­ce­na de ciu­da­des han sus­pen­di­do su car­na­val por te­mor a que se reac­ti­ven las reivin­di­ca­cio­nes po­li­cia­les.

La cri­sis eco­nó­mi­ca no en­tien­de de ex­cep­cio­nes y afec­ta al em­ble­má­ti­co car­na­val ca­rio­ca pe­se a las ci­fras mul­ti­mi­llo­na­rias que mue­ve. Las es­co­las de sam­ba de Río han su­fri­do re­cor­tes de has­ta el 40% es­te año, in­clui­das las del Gru­po Es­pe­cial, al­go así co­mo la pri­me­ra di­vi­sión de las com­par­sas, for­ma­da por las do­ce que des­fi­lan en el Sam­bó­dro­mo. La éli­te de las es­co­las, acos­tum­bra­das a com­pe­tir en co­lo­ri­do, de­rro­che y exu­be­ran­cia con sus ca­rro­zas, se han te­ni­do que ajus­tar el cin­tu­rón.

Ca­da es­co­la del Gru­po Es­pe­cial mo­vi­li­za a unas 4.000 per­so­nas, que lle­van to­do el año pre­pa­ran­do los des­fi­les y que en es­ta oca­sión han re­ci­cla­do más ma­te­ria­les que nun­ca pa­ra man­te­ner al­to el lis­tón, an­te la dis­mi­nu­ción de pa­tro­ci­na­do­res y la re­duc­ción de las sub­ven­cio­nes pú­bli­cas.

El pre­su­pues­to anual ha­bi­tual de ca­da es­co­la de la Li­ga In­de­pen­dien­te de Es­co­las de Sam­ba de Río (Lie­sa) ron­da los cin­co mi­llo­nes de eu­ros, que nor­mal­men­te se su­fra­gan con pa­tro­ci­nios, sub­ven­cio­nes, ven­ta de en­tra­das del Sam­bó­dro­mo y de­re­chos te­le­vi­si­vos.

Aun­que Lie­sa ya ha pues­to en su web el car­tel de en­tra­das ago­ta­das pa­ra los dos des­fi­les prin­ci­pa­les –do­min­go y lu­nes–, en es­ta edi­ción los 70.000 tic­kets tar­da­ron más de lo nor­mal en ven­der­se a pre­cios que iban de los 65 a los 150 eu­ros pa­ra las tri­bu­nas co­mu­nes, o has­ta los mil eu­ros por ubi­ca­cio­nes VIP. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el en­te de tu­ris­mo de Río in­sis­te en que es­pe­ra un cre­ci­mien­to del 10% en el nú­me­ro de tu­ris­tas con re­la­ción al 2016 –año olím­pi­co–, has­ta los 1,1 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes. El mis­mo or­ga­nis­mo pre­vé que la ocu­pa­ción ho­te­le­ra lle­ga­rá al 94% y es­ti­ma in­gre­sos por 929 mi­llo­nes de eu­ros.

Aun­que pa­ra com­pen­sar la fal­ta de di­ne­ro los ca­rio­cas ten­drán es­te año más per­so­na­jes pú­bli­cos pa­ra sa­ti­ri­zar por­que las cau­sas de co­rrup­ción no pa­ran de lle­var­se por de­lan­te a po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios que no ha­ce mu­cho eran prohom­bres de Río. Es el ca­so del ex­go­ber­na­dor del es­ta­do (2007-2014) Sér­gio Ca­bral, o de quien fue el hom­bre más ri­co de Bra­sil y me­ce­nas de Río, Ei­ke Ba­tis­ta. Nin­guno po­drá acu­dir al Sam­bó­dro­mo por­que es­tán en­tre re­jas.

Las ‘es­co­las’ de sam­ba de Río han su­fri­do re­cor­tes de has­ta el 40% en su pre­su­pues­to

 ?? YASUYOSHI CHIBA / AFP ?? En­sa­yos. La bai­la­ri­na fran­ce­sa Mar­yam Ka­ba bai­la en el úl­ti­mo en­sa­yo de la es­co­la de sam­ba Uni­dos de Vi­la Isabel en
las calles de Río, el do­min­go
YASUYOSHI CHIBA / AFP En­sa­yos. La bai­la­ri­na fran­ce­sa Mar­yam Ka­ba bai­la en el úl­ti­mo en­sa­yo de la es­co­la de sam­ba Uni­dos de Vi­la Isabel en las calles de Río, el do­min­go
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain