La Vanguardia (1ª edición)

Ma­la­sia re­la­cio­na a un di­plo­má­ti­co de Co­rea del Nor­te con la muer­te de Kim

- Hong Kong. Co­rres­pon­sal ISIDRE AMBRÓS

Ma­la­sia apun­ta ca­da vez más di­rec­ta­men­te a Co­rea del Nor­te co­mo res­pon­sa­ble del ase­si­na­to de Kim Jong Nam, el her­mano ma­yor del lí­der nor­co­reano Kim Jong Un, en el ae­ro­puer­to de Kua­la Lum­pur. La po­li­cia de es­te país anun­ció ayer que quie­re in­te­rro­gar al se­gun­do se­cre­ta­rio de la em­ba­ja­da de Co­rea del Nor­te y a un em­plea­do de la ae­ro­lí­nea Air Kor­yo, por su pre­sun­ta vin­cu­la­ción con la muer­te de Kim.

El ins­pec­tor ge­ne­ral de la po­li­cía ma­la­sia, Ja­lid Abu Ba­kar, di­jo en rue­da de pren­sa que ha­bía pe­di­do la coo­pe­ra­ción del em­ba­ja­dor de Co­rea del Nor­te pa­ra que les per­mi­ta en­tre­vis­tar al se­gun­do se­cre­ta­rio de la le­ga­ción, Hyon Kwang Song, y al em­plea­do de Air Kor­yo Kim Uk Il, co­mo po­si­bles cóm­pli­ces de la muer­te de Kim Jong Nam.

Am­bos for­ma­rían par­te del gru­po de tres sos­pe­cho­sos nor­co­rea­nos que aún per­ma­ne­cen en Ma­la­sia y a los que la po­li­cía si­gue la pis­ta, lo que ele­va a ocho el to­tal de sos­pe­cho­sos de es­te país que es­ta­rían im­pli­ca­dos en la muer­te de Kim Jong Nam. Cua­tro de ellos ya pue­den ha­ber re­gre­sa­do a Pyong­yang y un quin­to, Ri Jong Chol, fue de­te­ni­do la se­ma­na pa­sa­da, jun­to a las su­pues­tas au­to­ras ma­te­ria­les del ata­que, la viet­na­mi­ta Doan Thi Huong y la in­do­ne­sia Si­ti Ais­hah,

Es­ta pe­ti­ción coin­ci­dió con la exi­gen­cia del em­ba­ja­dor de Co­rea del Nor­te, Kang Chol, de que Ma­la­sia li­be­re “in­me­dia­ta­men­te” a los sos­pe­cho­sos de­te­ni­dos en re­la­ción con el ase­si­na­to de Kim Jong Nam por fal­ta de prue­bas. “Ellos (la po­li­cía) de­be­rían li­be­rar in­me­dia­ta­men­te a las mu­je­res inocen­tes de Viet­nam e In­do­ne­sia, así co­mo al ciu­da­dano de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar De­mo­crá­ti­ca de Co­rea, Ri Jong Chol, quien fue arres­ta­do sin mo­ti­vos”, pre­ci­sa la le­ga­ción nor­co­rea­na en un lar­go co­mu­ni­ca­do de nue­ve pun­tos.

En él, la em­ba­ja­da se­ña­la que la in­ves­ti­ga­ción se ba­sa só­lo en el ví­deo de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del ae­ro­puer­to, don­de se ob­ser­va que una de las mu­je­res apli­ca su­pues­ta­men­te ve­neno al cu­brir con sus ma­nos el ros­tro de la víc­ti­ma. Una es­ce­na que in­du­ce a la le­ga­ción nor­co­rea­na a plan­tear: “¿Có­mo pue­de ser que esas sos­pe­cho­sas es­tén vi­vas des­pués del in­ci­den­te? Es­to quie­re de­cir que el lí­qui­do que de­cían que era pa­ra una bro­ma no es ve­neno y que hay otra cau­sa de la muer­te del fa­lle­ci­do”, di­ce la no­ta.

El je­fe de la po­li­cía ma­la­sia opi­na en cam­bio lo con­tra­rio. Con­si­de­ra que la prue­ba de que las dos mu­je­res co­no­cían la to­xi­ci­dad del pro­duc­to es el he­cho de que, tras el ata­que, “la mu­jer se ale­jó en di­rec­ción a los ser­vi­cios con las ma­nos abier­tas. Sa­bía per­fec­ta­men­te que era tó­xi­co y que te­nía que la­vár­se­las”, di­jo Ja­lid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain