La Vanguardia (1ª edición)

Ra­joy des­car­ta ver a Puig­de­mont otra vez si es pa­ra el re­fe­rén­dum

El pre­si­den­te ha­ce una lla­ma­da a la Ge­ne­ra­li­tat a “vol­ver a la sen­sa­tez”

- CAR­MEN DEL RIEGO Ma­drid

En la Mon­cloa ase­gu­ran que na­die de la Ge­ne­ra­li­tat ha pe­di­do fe­cha pa­ra una nue­va reunión en­tre el pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy y el pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat, Carles Puig­de­mont, tras el al­muer­zo que man­tu­vie­ron am­bos el 11 de enero y que no tras­cen­dió has­ta que ayer lo des­ve­ló La Van­guar­dia. Por esa ra­zón ex­tra­ña en el Ejecutivo la in­sis­ten­cia del Go­vern en exi­gir en pú­bli­co que Ma­drid pon­ga fe­cha a un en­cuen­tro en­tre am­bos lí­de­res.

Fuen­tes pró­xi­mas al pre­si­den­te del Go­bierno ase­gu­ran que “la ob­se­sión” de los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes con una reunión pa­ra ha­blar del re­fe­rén­dum di­fi­cul­ta la ce­le­bra­ción de otra en­tre­vis­ta, por­que si al­go se cons­ta­tó en aquel en­cuen­tro es que la Ge­ne­ra­li­tat só­lo quie­re ha­blar del re­fe­rén­dum mien­tras que el Go­bierno cen­tral cree que hay otras prio­ri­da­des.

Lo reite­ró ayer el pro­pio Ma­riano Ra­joy, en de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa en los pa­si­llos del Con­gre­so: “Lo que no pue­do tra­tar, y to­do el mun­do lo sa­be, es có­mo me pon­go de acuer­do con los se­ño­res in­de­pen­den­tis­tas pa­ra sal­tar­nos la ley, y por lo tan­to yo no pue­do au­to­ri­zar un re­fe­rén­dum que pre­ten­de li­sa y lla­na­men­te li­qui­dar la so­be­ra­nía na­cio­nal, y que la in­men­sa ma­yo­ría de los es­pa­ño­les no pue­dan opi­nar so­bre lo que quie­ren que sea su país”.

Por eso, Ra­joy vol­vió a ha­cer un lla­ma­mien­to a la Ge­ne­ra­li­tat a que aban­do­ne esa vía. “Creo que es el mo­men­to de vol­ver a la sen­sa­tez, al sen­ti­do co­mún, y ter­mi­nar con es­to, que lle­va ya cin­co años y que no ha con­du­ci­do ab­so­lu­ta­men­te a na­da po­si­ti­vo pa­ra los ciu­da­da­nos de Ca­ta­lun­ya”.

Ma­riano Ra­joy lo quie­re de­jar cla­ro pa­ra fu­tu­ras oca­sio­nes. Si se reunen, ten­drá que ser pa­ra ha­blar de otros asun­tos pa­ra los que las puer­tas de la Mon­cloa es­tán abier­tas: “Mi dis­po­si­ción es la me­jor, y yo efec­ti­va­men­te quie­ro ha­blar -di­jo-, pe­ro quie­ro ha­blar de los pro­ble­mas rea­les y no de li­qui­dar ni Es­pa­ña ni la ley”.

Ese fue tam­bién el plan­tea­mien­to de Ma­riano Ra­joy en el en­cuen­tro del 11 de enero con Carles Puig­de­mont, y así lo re­co­no­ció el pre­si­den­te del Go­bierno al ser pre­gun­ta­do en los pa­si­llos del Con­gre­so por la reunión da­da a co­no­cer por La Van­guar­dia. Un plan­tea­mien­to que a jui­cio de Ma­riano Ra­joy “coin­ci­de con una gran ma­yo­ría de per­so­nas en Ca­ta­lun­ya”. E in­sis­tió: “No­so­tros que­re­mos tra­tar de los pro­ble­mas que afec­tan a la gen­te”. Y por eso tra­tó en ese en­cuen­tro de que Puig­de­mont acu­die­ra la con­fe­ren­cia de pre­si­den­tes que se ce­le­bra­ba seis días des­pués “co­mo lo ha­cen el res­to de pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos”, a pe­sar de que el pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat ya ha­bía anun­cia­do que no iría.

Ha­blar en la Con­fe­ren­cia de Pre­si­den­tes, y en cual­quier fu­tu­ra reunión, “de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, de las in­fraes­truc­tu­ras, de la de­pen­den­cia, del em­pleo, de los pro­ble­mas de­mo­grá­fi­cos que hay en Es­pa­ña, de los pre­su­pues­tos, de las in­ver­sio­nes”, esa era la vo­lun­tad de Ra­joy.

El pre­si­den­te del Go­bierno aña­dió su de­seo de que “to­dos ha­ga­mos un es­fuer­zo pa­ra re­cu­pe­rar la cohe­sión in­ter­na”. Por­que al pre­si­den­te del Go­bierno le preo­cu­pa que “la Ge­ne­ra­li­tat esté con­di­cio­na­da por gru­pos ex­tre­mis­tas” lo que “pue­de afec­tar al mo­de­lo eco­nó­mi­co y so­cial de Ca­ta­lun­ya. Me gus­ta­ría tra­tar to­do eso”.

La im­po­si­bi­li­dad de ini­ciar un diá­lo­go con la Ge­ne­ra­li­tat que ori­lle el re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción es una de las ra­zo­nes por las que la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno –que el do­min­go vol­ve­rá a es­tar en Bar­ce­lo­na– ini­ció la lla­ma­da ope­ra­ción diá­lo­go con otros re­pre­sen­tan­tes de dis­tin­tos sec­to­res de la so­cie­dad ca­ta­la­na y con re­pre­sen­tan­tes mu­ni­ci­pa­les, a los que tra­ta de ha­cer lle­gar sus plan­tea­mien­tos ya no só­lo so­bre el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta, que son de to­dos co­no­ci­dos, sino so­bre los pro­yec­tos y las ayu­das que el Es­ta­do es­tá dis­pues­to a po­ner en mar­cha pa­ra Ca­ta­lun­ya. Y si no pue­de ser a tra­vés de la Ge­ne­ra­li­tat se bus­ca­rán otras vías. Un men­sa­je que, se­gún el Go­bierno, es­tá ca­lan­do en­tre los sec­to­res de la so­cie­dad ci­vil pa­ra los que el Ejecutivo con­si­de­ra que la lec­ción del Bre­xit ha si­do una lec­ción so­bre los pe­li­gros de ju­gar con fue­go.

MAN­TIE­NE EL DIÁ­LO­GO Ra­joy man­tie­ne el diá­lo­go pa­ra ha­blar de in­ver­sio­nes, fi­nan­cia­ción o pre­su­pues­tos LA LÍ­NEA RO­JA “No pue­do au­to­ri­zar un re­fe­rén­dum que li­qui­de la so­be­ra­nía na­cio­nal”

 ?? EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ ?? Ra­joy lle­ga al Con­gre­so de los Dipu­tados a pri­me­ra ho­ra, an­tes de la se­sión de con­trol
EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ Ra­joy lle­ga al Con­gre­so de los Dipu­tados a pri­me­ra ho­ra, an­tes de la se­sión de con­trol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain