La Vanguardia (1ª edición)

Puig­de­mont lamenta que la vi­si­ta a la Mon­cloa no dio pa­so a la ne­go­cia­ción

El pre­si­dent des­ta­ca que de­fien­de el re­fe­rén­dum “tan­to en pú­bli­co co­mo en pri­va­do”

- JOSEP GISBERT

Diá­lo­go sí. Ne­go­cia­ción no. Es­te se­ría, se­gún Carles Puig­de­mont, el minuto y re­sul­ta­do de la pugna que li­bran los go­bier­nos ca­ta­lán y es­pa­ñol en torno al pro­ce­so so­be­ra­nis­ta, des­pués de que ayer sa­lie­ra a la luz pú­bli­ca, pu­bli­ca­do por La Van­guar­dia, la reunión que el 11 de enero man­tu­vo con Ma­riano Ra­joy en la Mon­cloa. “Las ne­go­cia­cio­nes ni es­tán ni se las es­pe­ra”, la­men­tó du­ran­te la se­sión de con­trol en el Par­la­ment, tras días de de­cla­ra­cio­nes, con­tra­de­cla­ra­cio­nes y des­men­ti­dos so­bre si se ha­bía pro­du­ci­do, y en qué con­di­cio­nes, el en­cuen­tro que fi­nal­men­te se ha sa­bi­do que ha exis­ti­do, aun­que fue­ra de ca­rác­ter pri­va­do.

El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat se li­mi­tó a dar­lo por he­cho. En reali­dad, ni tan si­quie­ra se vio en la te­si­tu­ra de te­ner que con­fir­mar­lo pú­bli­ca­men­te, por­qué nin­gún gru­po de la opo­si­ción, an­te la sor­pre­sa de pro­pios y ex­tra­ños, le pre­gun­tó ex­plí­ci­ta y di­rec­ta­men­te por la cues­tión, y fue él, de he­cho, quien con sus pro­pias pa­la­bras dio a en­ten­der que se ha­bía pro­du­ci­do. Así, por ejem­plo, re­mar­có que “yo ha­go ho­nor al com­pro­mi­so (so­bre el re­fe­rén­dum) tan­to si es en pú­bli­co co­mo si es en pri­va­do” y des­ta­có que cuan­do ha­bla de co­sas ta­les co­mo la ne­ga­ti­va del Go­bierno es­pa­ñol a ne­go­ciar lo ha­ce “con co­no­ci­mien­to de cau­sa”. Una cir­cuns­tan­cia que le per­mi­tió po­ner el én­fa­sis en el men­sa­je, pre­ci­sa­men­te, de la inexis­ten­cia de to­do ti­po de ne­go­cia­ción, por­que “cuan­do de­ci­mos que no hay vo­lun­tad de ne­go­ciar por par­te del Es­ta­do es­pa­ñol la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum o cuan­do la­men­ta­mos que al otro la­do, no só­lo en el Go­bierno es­pa­ñol, sino en la opo­si­ción, no exis­te la mí­ni­ma con­vic­ción de­mo­crá­ti­ca de dia­lo­gar so­bre es­to, y no di­go acor­dar, sino dia­lo­gar, es­ta­mos di­cien­do la ver­dad con co­no­ci­mien­to de cau­sa”.

Las re­fle­xio­nes de Carles Puig­de­mont no res­pon­dían, en to­do ca­so, a nin­gu­na pre­gun­ta con­cre­ta de la opo­si­ción, que no ha­bía exis­ti­do. Mi­quel Ice­ta, en la ré­pli­ca, se ha­bía li­mi­ta­do a cons­ta­tar que “aho­ra sa­be­mos que hay con­ver­sa­cio­nes, y lo ce­le­bro”, y Lluís Ra­bell, tam­bién en la ré­pli­ca, ha­bía co­men­ta­do que “no se­re­mos no­so­tros los que re­pro­che­mos al Go­vern que ten­ga con­tac­tos se­cre­tos con el Go­bierno es­pa­ñol”, aun­que tam­bién ha­bía re­cla­ma­do que “no se es­con­dan, no en­re­den a la opi­nión pú­bli­ca”. E Inés Arri­ma­das, por su par­te, le re­qui­rió so­bre si “se com­pro­me­te a com­pa­re­cer en el Par­la­ment pa­ra ex­pli­car cuá­les son los con­tac­tos que es­tá te­nien­do con el Go­bierno de Es­pa­ña” y, en la ré­pli­ca, le es­pe­tó que “no se es­con­da y no ocul­te in­for­ma­ción so­bre lo que ha­ce o de­ja de ha­cer”, pe­ro tam­po­co le in­te­rro­gó di­rec­ta­men­te por la reunión con Ma­riano Ra­joy. “Cuan­do se pro­duz­can es­tas ne­go­cia­cio­nes con el Go­bierno es­pa­ñol, que no se han pro­du­ci­do ni se es­tán pro­du­cien­do

El je­fe del Go­vern ex­hi­be su sin­to­nía con Mun­té des­pués del ro­sa­rio de des­men­ti­dos de los úl­ti­mos días

en es­tos mo­men­tos, to­da la in­for­ma­ción la ten­drá quien la de­ba te­ner, em­pe­zan­do por es­te Par­la­ment, pe­ro, y se lo di­go con tris­te­za, las ne­go­cia­cio­nes ni es­tán ni, por lo que pa­re­ce, se las es­pe­ra”, res­pon­dió el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat.

An­tes del ini­cio de la se­sión de con­trol, Carles Puig­de­mont, jun­to a Oriol Jun­que­ras, se reunió en su des­pa­cho del pa­la­cio del par­que de la Ciu­ta­de­lla con el pre­si­den­te y la por­ta­voz del gru­po de Junts pel Sí, Jor­di Tu­rull y Marta Ro­vi­ra, pa­ra in­for­ma­les de la si­tua­ción y pla­ni­fi­car la es­tra­te­gia an­te el pre­vi­si­ble alud de pre­gun­tas de la opo­si­ción. Y, una vez fi­na­li­za­da, tu­vo es­pe­cial in­te­rés en que se le vie­ra jun­to a Neus Mun­té –to­ma­ron in­clu­so un ca­fé en el bar–, co­mo mues­tra de res­pal­do y bue­na sin­to­nía en­tre am­bos, an­te la evi­den­cia de que, con el ro­sa­rio de des­men­ti­dos de los úl­ti­mos días, quien ha­bía que­da­do más en fal­so ha­bía si­do jus­ta­men­te la por­ta­voz del Go­vern a raíz de su ro­tun­da afir­ma­ción del mar­tes de que “no ha ha­bi­do reunio­nes se­cre­tas”, que des­de Pre­si­dèn­cia se atri­bu­ye, si aca­so, al ex­ce­so de ce­lo.

El co­no­ci­mien­to del en­cuen­tro con Ma­riano Ra­joy no pro­vo­có, por lo de­más, nin­gún con­tra­tiem­po con la CUP: “Só­lo nos in­tere­sa si ha­blan de re­fe­rén­dum”. Y si algún re­pro­che cir­cu­la­ba en el en­torno del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat era la in­ge­nui­dad de ha­ber creí­do que en pleno si­glo XXI se pue­de man­te­ner en se­cre­to una reunión de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, y má­xi­me en­tre dos per­so­na­jes po­lí­ti­cos de pri­me­ra lí­nea.

 ?? RA­FA GARRIDO / ACN ?? Carles Puig­de­mont qui­so mos­trar ayer pú­bli­ca­men­te en el Par­la­ment su res­pal­do a Neus Mun­té
RA­FA GARRIDO / ACN Carles Puig­de­mont qui­so mos­trar ayer pú­bli­ca­men­te en el Par­la­ment su res­pal­do a Neus Mun­té

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain