La Vanguardia (1ª edición)

Una in­ves­ti­ga­ción que lle­ga tar­de

-

DES­PUÉS de nue­ve años de ini­cia­da la cri­sis fi­nan­cie­ra, de los es­tra­gos que ha te­ni­do so­bre la eco­no­mía y del enor­me cos­te que ha su­pues­to pa­ra el era­rio, su­pe­rior a los 75.000 mi­llo­nes de eu­ros, lo que com­por­ta una hi­po­te­ca pa­ra va­rias ge­ne­ra­cio­nes, la crea­ción aho­ra de una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria so­bre es­ta lle­ga muy tar­de. Di­cha co­mi­sión par­la­men­ta­ria, sin em­bar­go, es ne­ce­sa­ria, por­que el Con­gre­so no po­día pa­sar ya más tiem­po sin de­di­car la aten­ción ne­ce­sa­ria a es­ta eta­pa tan du­ra y di­fí­cil pa­ra la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les, que ha pro­vo­ca­do asi­mis­mo la re­ce­sión eco­nó­mi­ca más gra­ve que ha vi­vi­do el país des­de la Gue­rra Ci­vil. Di­cho lo an­te­rior, el tra­ba­jo que pue­dan desa­rro­llar los par­la­men­ta­rios pa­re­ce que se­rá a be­ne­fi­cio de la his­to­ria y de la re­fle­xión, que siem­pre es im­por­tan­te, pe­ro que ten­drá muy pro­ba­ble­men­te es­ca­sa re­le­van­cia a efec­tos de exi­gen­cia de res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas.

En el me­jor de los ca­sos, las con­clu­sio­nes que se pue­dan ex­traer de la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre la cri­sis fi­nan­cie­ra de­be­rían con­tri­buir a evi­tar en el futuro la re­pe­ti­ción de los gra­ves erro­res que se ges­ta­ron du­ran­te la enor­me fie­bre inmobiliar­ia que vi­vió es­te país des­de el año 2000 y que arras­tró al con­jun­to de la ban­ca de­trás de una po­ten­te ola es­pe­cu­la­ti­va que aca­bó en el 2008 con el es­ta­lli­do de la bur­bu­ja de unos pre­cios que al­can­za­ron ni­ve­les es­tra­tos­fé­ri­cos.

Las múl­ti­ples com­pa­re­cen­cias que se re­gis­tra­rán en el trans­cur­so del tra­ba­jo de di­cha co­mi­sión, que se es­pe­ra que pue­da pro­lon­gar­se du­ran­te más de seis me­ses, pue­den asi­mis­mo apor­tar luz so­bre mu­chos as­pec­tos to­da­vía no ex­pli­ca­dos y so­bre los ar­gu­men­tos en que se ba­sa­ron al­gu­nas de las de­ci­sio­nes más con­tro­ver­ti­das. Aun­que el texto con­sen­sua­do ha­ce un plan­tea­mien­to bas­tan­te ge­né­ri­co, la co­mi­sión na­ce con el en­car­go ex­pre­so de es­cru­tar la ges­tión de Ban­kia, la ma­yor cri­sis ban­ca­ria de la his­to­ria es­pa­ño­la, y el pa­pel de los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos y de los ór­ga­nos su­per­vi­so­res.

El he­cho de que to­dos los gru­pos par­la­men­ta­rios del Con­gre­so de los Dipu­tados ha­yan es­ta­do de acuer­do en crear la ci­ta­da co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre la cri­sis fi­nan­cie­ra y el res­ca­te ban­ca­rio es un he­cho des­ta­ca­ble que se ex­pli­ca, en­tre otras co­sas, por­que nin­guno es­pe­ra te­ner na­da que per­der po­lí­ti­ca­men­te. Lo que de­be­ría pe­dir­se al con­jun­to de los par­la­men­ta­rios es que pro­cu­ren ha­cer su la­bor con el má­xi­mo ri­gor pa­ra po­der ofre­cer a los ciu­da­da­nos no só­lo re­fle­xio­nes so­bre la his­to­ria pa­sa­da, sino tam­bién, co­mo he­mos di­cho, al­gu­nas con­clu­sio­nes que pue­dan ser úti­les pa­ra el me­jor fun­cio­na­mien­to del sec­tor fi­nan­cie­ro es­pa­ñol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain