La Vanguardia (1ª edición)

‘Piz­zan á Ís­lan­di’

Te­ne­mos una idea idí­li­ca de Is­lan­dia, un país ca­si per­fec­to don­de na­ció la no­via del Ca­pi­tán Trueno

- Quim Mon­zó

El jue­ves de la se­ma­na pa­sa­da, el pre­si­den­te de Is­lan­dia, Guð­ni Jóhan­nes­son, se fue a un ins­ti­tu­to de Aku­rey­ri, en el nor­te de la is­la. Jóhan­nes­son, que an­tes de con­ver­tir­se en pre­si­den­te ha­bía si­do pro­fe­sor de his­to­ria, par­ti­ci­pó en una cla­se de es­ta ma­te­ria y ex­pli­có ca­sos de es­tu­dian­tes del ins­ti­tu­to que lue­go ha­bían si­do gran­des per­so­na­li­da­des en la his­to­ria de aquel país. Des­pués, co­mo pa­sa a me­nu­do en esos ac­tos, se abrió un turno de pre­gun­tas. Los alum­nos pre­gun­ta­ban lo que les pa­re­cía y el pre­si­den­te les con­tes­ta­ba. Te­ne­mos una idea idí­li­ca de Is­lan­dia, co­mo un país ca­si per­fec­to don­de no só­lo na­ció Si­grid, la no­via del Ca­pi­tán Trueno, sino que a los ban­que­ros es­ta­fa­do­res se les condena. Pe­ro eso no evi­ta que de vez en cuan­do al­guien ha­ga pre­gun­tas im­pre­vi­si­bles. Me ima­gino la es­ce­na en­tre dos es­tu­dian­tes, uno pin­chan­do al otro en voz ba­ja:

–Va, no tienes hue­vos de pre­gun­tár­se­lo. –¿Que no ten­go hue­vos? Aho­ra ve­rás. En­ton­ces le­van­ta la mano pa­ra pe­dir turno de pre­gun­ta. Y, una vez con­ce­di­do:

–Se­ñor pre­si­den­te, ¿us­ted es­tá a fa­vor de po­ner pi­ña ame­ri­ca­na en la piz­za?

A ver. Tienes al pre­si­den­te de tu país dis­pues­to a con­tes­tar tus pre­gun­tas ¿y to­do lo que se te ocu­rre es pre­gun­tar­le si le gus­ta po­ner pi­ña so­bre la piz­za? Muy ama­ble­men­te, Jóhan­nes­son le res­pon­dió que es­tá en con­tra de po­ner­la. En­ton­ces fue un pa­so más allá y di­jo que, si él tu­vie­se el po­der de apro­bar le­yes, ha­ría una que lo prohi­bie­ra.

To­do eso lo ex­pli­ca un me­dio lo­cal lla­ma­do Ví­sir. Se tie­ne que ir con mu­cho cui­da­do con los me­dios lo­ca­les. Ha­ce unas dé­ca­das, una no­che es­ta­ba en una char­la en Olot y, con­ven­ci­do de que las bu­rra­das que de­cía no sal­drían de aque­llas cua­tro pa­re­des, me­tí la pa­ta has­ta el cue­llo. En la sa­la ha­bía un periodista de

El Punt que al día si­guien­te pu­bli­có mi in­dis­cre­ción. El al­bo­ro­to que aho­ra ha mon­ta­do Jóhan­nes­son ha crea­do un due­lo en­tre par­ti­da­rios y con­tra­rios de la pi­ña en la piz­za. (Ayer in­clu­so El món a

RAC1 mon­tó una en­cues­ta.) Las con­se­cuen­cias han si­do que el pre­si­den­te is­lan­dés ha te­ni­do que acla­rar sus pa­la­bras, vía Fa­ce­book: “Me gus­tan las pi­ñas ame­ri­ca­nas, pe­ro no en la piz­za. No ten­go el po­der de dic­tar le­yes que prohí­ban a la gen­te po­ner­las en la piz­za. Me gus­ta no te­ner es­te po­der. Los pre­si­den­tes no de­ben te­ner un po­der ili­mi­ta­do. No me gus­ta­ría te­ner es­te car­go si pu­die­ra apro­bar le­yes que prohi­bie­ran lo que a mí no me gus­ta. No me gus­ta­ría vi­vir en un país así. Pa­ra po­ner so­bre las piz­zas, re­co­mien­do el pes­ca­do”.

Evi­den­te­men­te, los que abo­mi­nan de la piz­za con pi­ña le han di­cho que es un co­bar­de que se ha aco­jo­na­do. Otros le lla­man de to­do me­nos bo­ni­to por su­ge­rir po­ner pes­ca­do en las piz­zas, co­mo si la piz­za si­ci­lia­na y la fo­cac­cia alla mes­si­ne­se no in­clu­ye­ran an­choas, que, lo mi­res co­mo lo mi­res, son pes­ca­dos. Aun­que a al­gu­nas per­so­nas no les gus­ten, co­mo a Drew Ba­rri­mo­re cuan­do era ni­ña, y en

ET, el ex­tra­te­rres­tre, en una es­ce­na en la que los ni­ños en­car­gan una piz­za, ella di­ce que le pa­re­ce bien to­do lo que aña­dan a ex­cep­ción de “the little fis­hes”. Ha­bría pre­fe­ri­do pi­ña ame­ri­ca­na.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain