La Vanguardia (1ª edición)

El in­te­rés pú­bli­co

- Lluís Foix

La po­lí­ti­ca sin se­cre­tos se­ría una mons­truo­si­dad. La vi­da es un te­ji­do de se­cre­tos que se ai­rean si al­guien los di­vul­ga o cuan­do son de do­mi­nio pú­bli­co. Los que se lle­van a la tum­ba no sa­be­mos ni si­quie­ra si exis­tie­ron. El se­cre­to pro­fe­sio­nal lo ejer­cen pre­cep­ti­va­men­te los mé­di­cos y los no­ta­rios. Tam­bién algún abo­ga­do des­pis­ta­do.

La gen­te no dor­mi­ría tran­qui­la si su­pie­ra có­mo se ha­cen las sal­chi­chas y las le­yes, de­cía el can­ci­ller Bis­marck. Si co­no­cié­ra­mos to­dos los se­cre­tos fa­mi­lia­res, pro­fe­sio­na­les y po­lí­ti­cos del mun­do que nos ro­dea, la con­vi­ven­cia se­ría im­po­si­ble. Lo ri­dícu­lo es ne­gar una evi­den­cia.

Si se ve hu­mo en la le­ja­nía, es se­ñal cier­ta de que ha ha­bi­do fue­go. Pue­de que só­lo que­den bra­sas en fa­se de ex­tin­ción, pe­ro es in­ne­ga­ble que el fue­go ha exis­ti­do. Los he­chos al­ter­na­ti­vos en po­lí­ti­ca son me­ras fal­se­da­des.

La pu­bli­ca­ción en es­te dia­rio del al­muer­zo en­tre los pre­si­den­tes Ra­joy y Puig­de­mont el 11 de enero po­ne en evi­den­cia a cuan­tos han ne­ga­do ro­tun­da­men­te que tal en­cuen­tro se pro­du­je­ra. Neus Mun­té lo ne­gó el mar­tes y a los dipu­tados Tar­dà y Homs no les cons­ta­ba.

Es pro­ba­ble que no lo su­pie­ran. Qué pa­pe­lón. Enric Mi­llo y Mi­quel Ice­ta lo co­no­cían y emi­tían se­ña­les de hu­mo mien­tras García Al­biol no se en­te­ra­ba de lo que pa­sa­ba en la Mon­cloa. Pe­ro sí que es­ta­ban en el se­cre­to el vi­ce­pre­si­den­te Jun­que­ras y la vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de San­ta­ma­ría.

Ra­joy ha reac­cio­na­do a la ga­lle­ga ma­ne­ra y Puig­de­mont ha vuel­to a lo su­yo y al re­fe­rén­dum que se con­vo­ca­rá an­tes de sep­tiem­bre, aña­dien­do que no hay ne­go­cia­cio­nes por­que Ra­joy no po­ne fe­cha fi­ja pa­ra un se­gun­do en­cuen­tro.

En­tien­do los des­en­cuen­tros y las dis­cre­pan­cias in­su­pe­ra­bles. Pe­ro me pa­re­ce bien que los dos ma­qui­nis­tas ha­blen por­que hay un con­flic­to que lle­va de­ma­sia­do tiem­po en­ca­lla­do y que pue­de oca­sio­nar mu­chos da­ños co­la­te­ra­les en ca­so de cho­que fron­tal.

Los se­cre­tos de Es­ta­do son com­pa­ti­bles con la trans­pa­ren­cia en las cues­tio­nes pú­bli­cas que nos afec­tan a to­dos. Los efec­tos de la as­tu­cia son efí­me­ros en po­lí­ti­ca. Es cues­tión de trans­pa­ren­cia, por ejem­plo, sa­ber si la re­tó­ri­ca del ex­se­na­dor y ex­juez Santi Vidal res­pon­día a he­chos cier­tos o a su pro­pia ima­gi­na­ción. La trans­pa­ren­cia sig­ni­fi­ca tam­bién que la ley de la tran­si­to­rie­dad sea co­no­ci­da por to­dos y sal­ga del ca­jón en el que se de­po­si­tó des­pués de ha­ber si­do anun­cia­da en el Par­la­ment de for­ma elíp­ti­ca.

Pien­so que es de in­te­rés pú­bli­co co­no­cer las ta­reas que lle­va a ca­bo el ju­ris­ta Carles Vi­ver i Pi-Sun­yer, que coor­di­na los pla­nes de la fu­tu­ra des­co­ne­xión del Es­ta­do. La in­de­pen­den­cia no lle­ga­rá el día D a la ho­ra H, por sor­pre­sa, co­mo ha di­cho algún pro­ce­só­lo­go. Tam­po­co pien­so que se­rá uni­la­te­ral, al mar­gen de Es­pa­ña y sin el reconocimi­ento de Eu­ro­pa. Puig­de­mont se va en un año y Ra­joy aban­do­na­rá la Mon­cloa cuan­do no ten­ga ma­yo­ría. Ellos se irán, pe­ro no­so­tros que­da­re­mos.

Los se­cre­tos de Es­ta­do son com­pa­ti­bles con la trans­pa­ren­cia que exi­gen las ac­cio­nes de go­bierno

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain