La Vanguardia (1ª edición)

Bus­can­do vi­da en mun­dos le­ja­nos

- Guillem An­gla­da-Es­cu­dé

A39 años luz de la tie­rra se en­cuen­tra la es­tre­lla Trap­pist-1, co­no­ci­da por el nom­bre de ca­tá­lo­go 2MASS J230629280­502285. Es de­cir, un as­tro com­ple­ta­men­te irre­le­van­te has­ta ha­ce muy po­co. El pa­sa­do ma­yo, el equi­po li­de­ra­do por Mi­chaël Gi­llon (Uni­ver­si­dad de Lie­ja, Bél­gi­ca) ya anun­ció que ha­bía de­tec­ta­do dos pla­ne­tas (qui­zás tres) or­bi­tán­do­la. Con un 9% de la ma­sa del Sol, Trap­pist-1 es una enana ro­ja fría. Si fue­ra un po­co más pe­que­ña, ya no se­ría una es­tre­lla sino una enana ma­rrón, que son as­tros fríos que no pue­den fu­sio­nar hi­dró­geno co­mo nues­tro sol.

Aho­ra se ha anun­cia­do que Trap­pist-1 no tie­ne tres, sino sie­te pla­ne­tas, to­dos ellos de ta­ma­ño si­mi­lar al de la Tie­rra, tres o cua­tro de los cua­les es­tán en ór­bi­tas tem­pla­das don­de no ha­ce ni de­ma­sia­do frío ni de­ma­sia­do ca­lor pa­ra per­mi­tir la exis­ten­cia de agua lí­qui­da en su su­per­fi­cie y, por lo tan­to, vi­da tal co­mo la co­no­ce­mos. Al ser la es­tre­lla pe­que­ña y mu­cho más dé­bil que nues­tro sol, los pla­ne­tas es­tán en ór­bi­tas ne­ce­sa­ria­men­te muy com­pac­tas. Es más, si pu­sié­ra­mos los pla­ne­tas en torno a nues­tro sol, to­dos ca­brían có­mo­da­men­te den­tro de la ór­bi­ta de Mer­cu­rio.

Eso su­po­ne un ré­cord tan­to por el nú­me­ro de pla­ne­tas co­mo tam­bién por el nú­me­ro de can­di­da­tos a po­si­bles tie­rras en torno a una so­la es­tre­lla. Pa­ra po­ner­lo en con­tex­to, el sis­te­ma so­lar tie­ne en­tre dos y tres pla­ne­tas po­ten­cial­men­te ha­bi­ta­bles (la Tie­rra, Ve­nus y/o Mar­te, de­pen­dien­do de a quién se pre­gun­te). Se tie­ne que aña­dir tam­bién que, a di­fe­ren­cia de otros sis­te­mas pla­ne­ta­rios pró­xi­mos, los pla­ne­tas se han de­tec­ta­do con el

G. AN­GLA­DA-ES­CU­DÉ, as­tró­no­mo de la Uni­ver­si­dad Queen Mary de Lon­dres mé­to­do de trán­si­to, que con­sis­te en me­dir la pe­que­ña re­duc­ción de luz que vie­ne de la es­tre­lla cuan­do un pla­ne­ta pa­sa por de­lan­te. Eso per­mi­ti­rá que en los pró­xi­mos años (in­clu­so me­ses) po­da­mos em­pe­zar a te­ner in­for­ma­ción so­bre sus po­si­bles at­mós­fe­ras.

Hay que te­ner en cuen­ta que la ma­yo­ría de los exo­pla­ne­tas no tran­si­tan por de­lan­te de su es­tre­lla cuan­do la ob­ser­va­mos des­de la Tie­rra. Pa­ra un sis­te­ma co­mo es­te, la pro­ba­bi­li­dad de trán­si­to de­lan­te de la es­tre­lla es más bien ba­ja, de apro­xi­ma­da­men­te un 2%. La de­tec­ción de un sis­te­ma tan cer­ca del Sol im­pli­ca que los sis­te­mas pla­ne­ta­rios si­mi­la­res son muy abun­dan­tes en es­te ti­po de es­tre­llas. Da­do que las es­tre­llas de ba­ja ma­sa son las más abun­dan­tes, es­to quie­re de­cir que el nú­me­ro de pla­ne­tas con ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res a las de la Tie­rra pue­de ser ma­yor de lo que se pen­sa­ba. Y tam­bién que, bus­can­do un po­co más, en­con­tra­re­mos bas­tan­tes pa­ra ser ex­plo­ra­dos con la nue­va ge­ne­ra­ción de te­les­co­pios gi­gan­tes, así co­mo des­de el es­pa­cio.

Fi­nal­men­te, el des­cu­bri­mien­to tam­bién in­di­ca que los pla­ne­tas te­rres­tres tem­pla­dos pa­re­cen ve­nir en gru­pos. La mi­sión Ke­pler de la NA­SA ya in­di­ca­ba es­ta tendencia, pe­ro no lle­gó a ex­plo­rar es­tas es­tre­llas tan pe­que­ñas. Es­to quie­re de­cir que sis­te­mas es­te­la­res tan pró­xi­mos co­mo Pro­xi­ma Cen­tau­ri –don­de sa­be­mos des­de el 2016 que hay al me­nos un pla­ne­ta– pue­den es­tar po­bla­dos por más de un can­di­da­to a pla­ne­ta ti­po Tie­rra.

El si­guien­te pa­so se­rá pues la exploració­n re­mo­ta de po­si­bles at­mós­fe­ras y, po­si­ble­men­te, la iden­ti­fi­ca­ción de va­por de agua y de otros ga­ses. Es­tas se­rían con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra so­por­tar cli­mas si­mi­la­res al nues­tro don­de po­dre­mos de­tec­tar evi­den­cia de vi­da en un futuro pró­xi­mo, des­de hoy mu­cho más pró­xi­mo de lo que mu­chos pen­sa­ban.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain