La Vanguardia (1ª edición)

Cua­tro crí­me­nes ma­chis­tas más en el ini­cio de año más san­grien­to de la dé­ca­da

Una mu­jer ase­si­na­da en San­ta Per­pè­tua pe­se a con­tar con una or­den de pro­tec­ción

- Bar­ce­lo­na

Cons­ter­na­ción. Es­te es el tér­mino que uti­li­zó ayer el Ob­ser­va­to­rio con­tra la Vio­len­cia Do­més­ti­ca pa­ra de­fi­nir el es­ta­do de áni­mo de una so­cie­dad que ayer tu­vo co­no­ci­mien­to del ase­si­na­to de otras cua­tro mu­je­res pre­sun­ta­men­te a ma­nos de sus ex­pa­re­jas. El otro tér­mino de­be­ría ser in­dig­na­ción, pues­to que en lo que va de año 14 mu­je­res han si­do ase­si­na­das por su pa­re­jas o ex­pa­re­jas. Ca­tor­ce ase­si­na­tos ma­chis­tas en 53 días que si­túan el ini­cio del 2017 co­mo el más san­grien­to de la dé­ca­da. Me­nos de dos me­ses en los que un be­bé mu­rió a ma­nos de su pa­dre pa­ra ven­gar­se de su ma­dre y cin­co ni­ños que­da­ron huér­fa­nos. Sin con­tar aque­llos que son ma­yo­res de edad.

Una mu­jer de 34 años mu­rió acu­chi­lla­da en ple­na ca­lle la ma­dru­ga­da del mar­tes en San­ta Per­pè­tua de Mo­go­da (Bar­ce­lo­na) por su ex­pa­re­ja, que pos­te­rior­men­te se en­tre­gó a la po­li­cía. En Ba­da­joz, una an­cia­na de 91 años fa­lle­ció ayer tras ser apu­ña­la­da el do­min­go por su ma­ri­do. Los otros dos ca­sos su­ce­die­ron en Va­lèn­cia aun­que no fi­gu­ran en el re­cuen­to ofi­cial de víc­ti­mas a la es­pe­ra del re­sul­ta­do de la au­top­sia. La Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na y el Ayun­ta­mien­to, no obs­tan­te, ya le die­ron esa con­si­de­ra­ción. Una mu­jer mu­rió en Va­lèn­cia ca­pi­tal al ser pre­sun­ta­men­te em­pu­ja­da por el hue­co de las es­ca­le­ras cuan­do huía de su pi­so tras dis­cu­tir con su pa­re­ja. El hom­bre, de 55 años, fue de­te­ni­do por la Po­li­cía. Te­nía an­te­ce­den­tes por vio­len­cia de gé­ne­ro y so­bre él pe­sa­ba una or­den de ale­ja­mien­to so­bre otra mu­jer. Y el úl­ti­mo ca­so su­ce­dió en Gan­día. El cuer­po sin vi­da de una mu­jer de 49 años, agen­te de la Guar­dia Ci­vil re­ti­ra­da por en­fer­me­dad, apa­re­ció en una ba­ñe­ra con una toa­lla en la ca­be­za. El ca­dá­ver lo en­con­tró el pro­pie­ta­rio que le al­qui­la­ba el pi­so tras va­rios días sin sa­ber de ella. Su ex­com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal, que te­nía una or­den de ale­ja­mien­to, tam­bién fue de­te­ni­do.

En dos de los ca­tor­ce crí­me­nes las víc­ti­mas ha­bían lo­gra­do una or­den de pro­tec­ción con res­pec­to a sus pa­re­jas que re­sul­tó ser in­su­fi­cien­te des­pués de ar­mar­se de va­lor pa­ra pre­sen­tar de­nun­cia.

La mu­jer ase­si­na­da en San­ta Per­pè­tua de Mo­go­da fue una de ellas. Ha­bía pre­sen­ta­do tres de­nun­cias con­tra su ex­ma­ri­do. La pri­me­ra fue en sep­tiem­bre por las ame­na­zas que re­ci­bió, pe­ro fue ar­chi­va­da a pe­ti­ción del fis­cal al no po­der en­con­trar nin­gún tes­ti­go que lo ra­ti­fi­ca­ra, se­gún ex­pli­có ayer el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lun­ya en un co­mu­ni­ca­do. La se­gun­da de­nun­cia fue en no­viem­bre, nue­va­men­te por ame­na­zas, y en es­te ca­so se dic­tó una or­den de ale­ja­mien­to

La Fis­ca­lía ad­mi­te que pres­tó una aten­ción de­fi­cien­te al no eva­luar el ries­go que co­rría la víc­ti­ma

has­ta la ce­le­bra­ción del jui­cio pre­vis­to pa­ra seis me­ses des­pués. En es­te pe­rio­do, aún hu­bo una ter­ce­ra de­nun­cia en enero por nue­vas coac­cio­nes que hi­zo am­pliar el ale­ja­mien­to de 500 me­tros a un ki­ló­me­tro y se fi­jó un nue­vo jui­cio por el que­bran­ta­mien­to de la me­di­da de pro­tec­ción pa­ra ju­nio. Seis me­ses de pro­ce­sos ju­di­cia­les que, sin em­bar­go, no im­pi­die­ron que el mar­tes su ma­ri­do, del que se es­ta­ba se­pa­ran­do, la acu­chi­lla­ra a la sa­li­da de la es­cue­la en la que tra­ba­ja­ba co­mo lim­pia­do­ra. La mu­jer era de ori­gen ecua­to­riano y lle­va­ba 18 años vi­vien­do en San­ta Per­pè­tua. De­ja cin­co hi­jos. El homicida, po­cos mi­nu­tos des­pués de ma­tar a su ex­mu­jer, a la que aban­do­nó de­ján­do­la en el sue­lo en ple­na ca­lle, se di­ri­gió acom­pa­ña­do de un fa­mi­liar a la co­mi­sa­ría de los Mos­sos en Sa­ba­dell, don­de con­fe­só el cri­men. La fis­ca­lía re­co­no­ció que pres­tó “una de­fi­cien­te res­pues­ta ju­di­cial” a la mu­jer ase­si­na­da. “No he­mos sa­bi­do va­lo­rar ade­cua­da­men­te el ries­go que co­rría esa mu­jer”, ase­gu­ró ayer Pi­lar Mar­tín Na­je­ra, fis­cal de sa­la de­le­ga­da pa­ra la vio­len­cia so­bre la mu­jer. En su opi­nión, la se­gun­da vez que de­nun­ció se de­bie­ron to­mar me­di­das más drás­ti­cas co­mo por ejem­plo, man­dar a pri­sión al agre­sor.

El Ayun­ta­mien­to de San­ta Per­pè­tua guar­dó ayer un minuto de silencio pa­ra con­de­nar el cri­men.

 ?? JOR­DI PUJOLAR / ACN ?? Con­cen­tra­ción de condena en la pla­za del Ayun­ta­mien­to de San­ta Per­pè­tua de Mo­go­da tras el ase­si­na­to de una mu­jer del mu­ni­ci­pio
JOR­DI PUJOLAR / ACN Con­cen­tra­ción de condena en la pla­za del Ayun­ta­mien­to de San­ta Per­pè­tua de Mo­go­da tras el ase­si­na­to de una mu­jer del mu­ni­ci­pio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain