La Vanguardia (1ª edición)

Lec­ción de amor y li­ber­tad

- XA­VIER MELGAREJO (1963-2017) Do­cen­te y pe­da­go­go ca­ta­lán IRE­NE RI­GAU

La igle­sia del Cor de Maria del co­le­gio Sant An­to­ni Maria Cla­ret aco­gió ayer la úl­ti­ma lec­ción del pro­fe­sor y pe­da­go­go Xa­vier Melgarejo. La muer­te for­ma par­te de la vi­da y an­te la ad­ver­si­dad, amor y li­ber­tad.

Su úl­ti­ma lec­ción fue un can­to a la vi­da. En los úl­ti­mos tiem­pos vi­vi­dos ex­pli­có a los chi­cos y chi­cas del cen­tro que di­ri­gió có­mo se te­nía que trans­for­mar la ad­ver­si­dad y có­mo se cons­ti­tuía un tes­ti­mo­nio cris­tiano. Pa­ra él no fue fá­cil, pe­ro qui­so ex­pli­car que al co­no­cer que su­fría cán­cer llo­ró tres días se­gui­dos, qui­so com­par­tir el sen­ti­mien­to de con­tra­rie­dad y tris­te­za, aun­que tam­bién qui­so co­mu­ni­car que ha­cer fren­te a la en­fer­me­dad y ha­blar de ella le ha­bía ser­vi­do en el ám­bi­to edu­ca­ti­vo pa­ra en­se­ñar que no se pue­de dar la es­pal­da a la ad­ver­si­dad y ha­ce fal­ta afron­tar­la y com­par­tir­la.

Di­jo: “A ve­ces pien­so que yo lle­gué a ser di­rec­tor de una es­cue­la y es­tar an­te tan­tos chi­cos y chi­cas só­lo pa­ra com­par­tir es­te mo­men­to”.

La me­di­ca­ción y la gran com­pli­ci­dad con sus mé­di­cos le per­mi­tió dis­fru­tar du­ran­te cin­co años más de la com­pa­ñía de Mi­reia y ga­ran­ti­zó a sus hi­jos una hue­lla im­bo­rra­ble.

Melgarejo ele­vó a má­xi­mos ni­ve­les qué sig­ni­fi­ca ser maes­tro, ser do­cen­te, y su­po te­jer con va­lo­res un pro­yec­to pe­da­gó­gi­co.

Se enamo­ró de Fin­lan­dia, por­que es un país don­de la edu­ca­ción es real­men­te prio­ri­ta­ria y don­de los maes­tros y pro­fe­so­res son los pro­fe­sio­na­les me­jor se­lec­cio­na­dos, me­jor va­lo­ra­dos y más ama­dos, por­que es­tán a car­go de los ni­ños y los jó­ve­nes: el ver­da­de­ro te­so­ro del país. Es­tu­dió quin­ce años el sis­te­ma fin­lan­dés, do­mi­nó su len­gua, lo vi­si­tó con fre­cuen­cia y di­fun­dió su mo­de­lo. Li­cen­cia­do en Psi­co­lo­gía y doc­tor en Pe­da­go­gía, se con­vir­tió en el pe­da­go­go ca­ta­lán más re­le­van­te de las úl­ti­mas dé­ca­das. El co­no­ci­mien­to del día a día de un cen­tro, la es­ti­ma a los alum­nos y el do­mi­nio de las ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes de los sis­te­mas edu­ca­ti­vos exi­to­sos ilu­mi­na­ron el ca­mino de la lu­cha con­tra el fra­ca­so es­co­lar: la res­pues­ta la en­con­tró en la bue­na prác­ti­ca do­cen­te.

Cuan­do me ex­pli­có que su cen­tro ha­bía re­du­ci­do el fra­ca­so es­co­lar pa­san­do de un 20% a un 1%, le di­je: si un cen­tro pue­de, el sis­te­ma ca­ta­lán tie­ne que po­der. Por eso el plan a fa­vor del éxi­to es­co­lar del 2012 al 2017 re­co­ge mu­chas de sus re­co­men­da­cio­nes y su ma­gis­te­rio se con­vir­tió pa­ra el De­par­ta­ment d’En­sen­ya­ment en un alia­do im­pa­ga­ble en la me­jo­ra del sis­te­ma.

Xa­vier Melgarejo no te­nía un no pa­ra na­die y lle­va­ba a la prác­ti­ca lo que pre­di­ca­ba: to­do lo que se da es lo que que­da. Su bon­dad, sen­si­bi­li­dad, vi­ta­li­dad y em­pa­tía es­tu­vie­ron acom­pa­ña­das de una gran ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo, in­te­li­gen­cia y ca­rác­ter que lo vol­vie­ron úni­co y ge­ne­ro­so. Asu­mió to­das las res­pon­sa­bi­li­da­des que se le en­car­ga­ron: miem­bro del Con­sell Es­co­lar de Ca­ta­lun­ya, ase­sor del Con­sell Su­pe­rior de Va­lo­ra­ció, miem­bro de la co­mi­sión MIF (más­ter de For­ma­ción Ini­cial) y ex­ten­dió por to­das partes su men­sa­je a fa­vor de la edu­ca­ción en Ca­ta­lun­ya, el Es­ta­do e Ibe­roa­mé­ri­ca.

No se can­sa­ba de de­cir que pa­ra ha­blar de edu­ca­ción ha­bía que po­ner­se de acuer­do con el mo­de­lo de ciu­da­dano que quie­re un país, y él que­ría ciu­da­da­nos com­pe­ten­tes y éti­cos.

Sus obras, las con­de­co­ra­cio­nes y los re­co­no­ci­mien­tos que re­ci­bió se en­cuen­tran en su cu­rrí­cu­lum y en la red, pe­ro su gran­de­za hu­ma­na y es­pi­ri­tual la ha po­di­do apre­ciar y dis­fru­tar quien lo ha ama­do y quien lo ha co­no­ci­do. Pa­ra los alum­nos y do­cen­tes fue un gran maes­tro, y un “pa­dre fan­tás­ti­co” en pa­la­bras de sus que­ri­dos hi­jos.

De to­do co­ra­zón y con año­ran­za, gra­cias, Xa­vier Melgarejo.

Es­tu­dió el sis­te­ma edu­ca­ti­vo fin­lan­dés du­ran­te quin­ce años y di­fun­dió su mo­de­lo de éxi­to es­co­lar

 ?? JOR­DI BELVER ??
JOR­DI BELVER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain