La Vanguardia (1ª edición)

Un Ar­co sin fle­chas

La fe­ria ma­dri­le­ña abre una edi­ción mar­ca­da por gran­des pie­zas y es­ca­sa crí­ti­ca so­cial

- Te­re­sa Se­sé Ma­drid

En Ar­co, la fe­ria in­ter­na­cio­nal de ar­te con­tem­po­rá­neo de Ma­drid que ayer abrió sus puer­tas a pro­fe­sio­na­les y co­lec­cio­nis­tas, es po­si­ble ver a Albert Pla re­par­tien­do pe­da­zos de tar­ta des­de el in­te­rior de un sa­lón de los es­pe­jos del Pa­la­cio de Ver­sa­lles re­du­ci­do a miniatura, aden­trar­se en una ca­se­ta de obras don­de Ali­cia Fra­mis ex­po­ne fo­to­gra­fías an­ti­guas de fa­mi­lias no con­ven­cio­na­les, des­cu­brir con una son­ri­sa un de­li­cio­so Cal­der eró­ti­co (una pe­que­ña fi­gu­ra de alam­bre con el pe­ne en erec­ción) u ob­ser­var a cier­ta dis­tan­cia có­mo un co­lec­cio­nis­ta se echa mano a la car­te­ra y po­ne los ojos en blan­co tras in­tere­sar­se por un To­rre­sGar­cía cu­yo pre­cio ron­da el 1.800.000 eu­ros.

Pe­ro, con­tra to­do pro­nós­ti­co, en es­te Ar­co que ma­ña­na abri­rá sus puer­tas al pú­bli­co no hay no­ti­cias de Trump. Des­pués de que ha­ce unos días el MoMa de Nue­va York li­de­ra­ra la re­vuel­ta con­tra la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción del nue­vo pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos sus­ti­tu­yen­do cua­dros de Ma­tis­se, Pi­cas­so o Pi­ca­bia por otras de ar­tis­tas si­rios, ye­me­níes o ira­quíes, era fá­cil pen­sar que la res­pues­ta de los ar­tis­tas se ha­ría sen­tir tam­bién aquí y aho­ra en for­ma de dar­dos en­ve­ne­na­dos. Pe­ro lo cier­to es que to­do en es­te Ar­co trans­mi­te una sen­sa­ción de pla­ci­dez des­ar­man­te. No hay ins­ta­la­cio­nes mor­da­ces o sar­dó­ni­cas co­mo la que Mau­ri­zio Ca­te­lan pre­sen­tó en Frie­ze Nue­va York (un bu­rro co­mien­do hier­ba ba­jo una lám­pa­ra de ara­ña), pe­ro sí mu­cha pin­tu­ra y ham­bre de ar­te. E in­clu­so los ga­le­ris­tas, acos­tum­bra­dos en los úl­ti­mos años a li­diar con los de­mo­nios de la cri­sis, em­pie­zan a res­pi­rar tran­qui­los.

Los pre­cios se han sua­vi­za­do pa­ra adap­tar­se a la car­te­ra de los com­pra­do­res, aun­que si al­guno de ellos desea gran­des nom­bres tam­bién los va a en­con­trar. La galería Le­long de­di­ca to­da una sa­la a Da­vid Hock­ney, el ar­tis­ta bri­tá­ni­co a quien es­tos días la Ta­te una gran re­tros­pec­ti­va. Se pue­den en­con­trar di­bu­jos y co­lla­ges he­chos con su iPad por 28.000 eu­ros, pe­ro tam­bién una gran es­cul­tu­ra en bron­ce de Mi­ró, Fem­me a la che­ve­lu­re por 470.000 eu­ros. “En los años ochen­ta y no­ven­ta Ar­co era una fe­ria de ar­te es­pa­ñol pa­ra com­pra­do­res es­pa­ño­les, pe­ro aho­ra to­do es­tá mu­cho más abier­to”, ex­pli­ca el di­rec­tor de Le­long, Pa­tri­ce Co­ten­sin, que ase­gu­ra que por el es­tand pa­san co­lec­cio­nis­tas co­lom­bia­nos, me­xi­ca­nos, ar­gen­ti­nos e in­clu­so chi­nos, y que la cri­sis ha afec­ta­do a aque­llos que bus­can pie­zas de en­tre 2.000 a 8.000 eu­ros, pe­ro que pa­ra las de 400.000 nun­ca le han fal­ta­do com­pra­do­res. Ex­pli­ca por ejem­plo que el pa­sa­do año ven­dió un Tà­pies por 300.000 eu­ros. Es­te año tie­ne otros dos más, es­plén­di­dos, y una es­cul­tu­ra en bron­ce de Jau­me Plen­sa, Pau­la, que se ven­de por 280.000 eu­ros. El mis­mo pre­cio que la que ofre­ce la galería Sen­da (Lou, la úni­ca que no se ven­dió en su re­cien­te ex­po­si­ción El bosc blanc, sin du­da una de las que más pú­bli­co ha­brá atraí­do a una galería bar­ce­lo­ne­sa), só­lo que quien ad­quie­ra es­ta úl­ti­ma ten­drá que pa­gar un 21% adi­cio­nal en con­cep­to de IVA. Es só­lo una de las tris­tes paradojas que año tras año vie­nen de­nun­cian­do las ga­le­rías es­pa­ño­las por te­ner que com-

pe­tir en de­sigual­dad de con­di­cio­nes con sus co­le­gas ex­tran­je­ras (se apli­can los im­pues­tos del país de ori­gen, y Es­pa­ña si­gue te­nien­do el IVA cul­tu­ral más al­to de Eu­ro­pa).

Aquí en la fe­ria ca­da cuál desem­pe­ña su pa­pel, y el de los pe­rio­dis­tas es tra­tar de con­tar una fe­ria en la que par­ti­ci­pan 200 ga­le­rías de 27 paí­ses (al­gu­nas de ellas en­lo­que­ci­das, con los es­tands aba­rro­ta­dos co­mo si no hu­bie­ra ma­ña­na), con lo que el es­pec­tácu­lo em­pie­za sor­pren­dien­do, con­ti­núa des­con­cer­tan­do y aca­ba por re­sul­tar abru­ma­dor.

Tan­to, que has­ta lo ob­vio se pue­de con­ver­tir en un ga­li­ma­tías. Un da­to tan ob­je­ti­vo co­mo la pie­za más ca­ra del re­cin­to pue­de ir va­rian­do a me­di­da que trans­cu­rre el día o in­clu­so las ho­ras. Ayer el ré­cord lo os­ten­tó Le triomp­he de

Nau­ti­lus, un pe­que­ño Da­lí con el que el ar­tis­ta ce­le­bra­ba su lle­ga­da a los Es­ta­dos Uni­dos en 1941 (ese mis­mo año fue ex­pues­to en el MoMA), que se ven­de en el es­tand de Lean­dro Na­va­rro por 1.400.000 eu­ros. Pe­ro a me­dia tar­de apa­re­cía un Juan Mu­ñoz, en El­vi­ra Gon­zá­lez, Tres ha­blan­do, por 1.550.000 eu­ros y a úl­ti­ma ho­ra era un To­rres-García en Gui­ller­mo de Os­ma, Cons­truc­tif avec qua­tre fi­gu­res, el que se po­nía a la ca­be­za por 1.800.000 eu­ros. Pe­ro la úl­ti­ma pa­la­bra aún no es­tá di­cha. Hay tiem­po has­ta el do­min­go.

Lo cier­to es que hay pie­zas es­plén­di­das de nom­bres con­sa­gra­dos co­mo Án­ge­la de la Cruz, Ai Wei­wei, Anish Ka­poor, Ro­ni Horn, Tony Ours­ler, Tony Cragg o Ma­no­lo Val­dés, y descubrimi­entos co­mo el des­apa­re­ci­do fo­tó­gra­fo ca­ta­lán Mar­cel Gi­ró, exi­lia­do en Bra­sil du­ran­te la pos­gue­rra.

La pre­sen­cia de Ar­gen­ti­na co­mo país in­vi­ta­do acen­túa el acen­to la­tino que ya de por sí tie­ne la fe­ria, con pro­pues­tas que en mu­chos ca­sos tie­nen el va­lor de lo ines­pe­ra­do. Es el ca­so de No soy tan jo­ven

co­mo pa­ra sa­ber­lo to­do, una per­for­man­ce de Albert Pla con­ce­bi­da por el co­lec­ti­vo Mon­don­go en la galería bo­nae­ren­se Ba­rro. Un Pla de pron­to agi­gan­ta­do en un Ver­sa­lles en miniatura, ves­ti­do con cho­rre­ras y pan­tu­flas, el ros­tro cu­bier­to con una más­ca­ra me­tá­li­ca de Pi­no­cho, que re­par­te in­dis­cri­mi­na­da­men­te pe­da­zos a tar­ta a unas ma­nos im­plo­ran­tes. Lo más pa­re­ci­do a Trump.

Tam­bién ines­pe­ra­do fue el anun­cio rea­li­za­do por el con­se­ller Santi Vi­la el pa­sa­do año , aquí mis­mo en Ar­co, de la crea­ción de una nue­va fe­ria o gran “even­to” ar­tís­ti­co en Bar­ce­lo­na. Por­que ayer se li­mi­tó a de­cir que apo­ya­rá las ini­cia­ti­vas que pue­dan sur­gir en ese sen­ti­do, que las hay, co­mo la que des­de ha­ce tiem­po vie­nen tra­ba­jan­do des­de el Gre­mi de Ga­le­ries d’Art de Ca­ta­lun­ya. Su pre­si­den­te, Ga­briel Pi­nós, no qui­so ade­lan­tar de­ta­lles, pe­ro su­gi­rió que pue­de ser reali­dad en el 2019.

Ar­co si­gue sien­do gra­vo­so pa­ra el co­lec­cio­nis­ta: pa­ga el IVA más al­to de Eu­ro­pa

Ai Wei­wei, Anish Ka­poor, Ro­ni Horn, Tony Cragg, Ma­no­lo Val­dés, en los stands

 ?? EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ ?? Pau­la, de Jau­me Plen­sa, en el es­pa­cio de la galería Le­long
EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ Pau­la, de Jau­me Plen­sa, en el es­pa­cio de la galería Le­long
 ??  ??
 ?? EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ ?? Tres ha­blan­do, de Juan Mu­ñoz, va­lo­ra­da en 1,5 mi­llo­nes
EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ Tres ha­blan­do, de Juan Mu­ñoz, va­lo­ra­da en 1,5 mi­llo­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain