La Vanguardia (1ª edición)

Cam­pa­ña en el me­tro con­tra los to­ca­mien­tos

El in­cre­men­to de las agre­sio­nes y abu­sos a mu­je­res lle­va a di­se­ñar un plan de pre­ven­ción en el sub­ur­bano de Bar­ce­lo­na

- MAYKA NA­VA­RRO Bar­ce­lo­na

Bar­ce­lo­na acos­tum­bra a ser el la­bo­ra­to­rio cen­tral de lo que ocu­rre en el te­rri­to­rio. Pa­sa tam­bién en ma­te­ria de­lic­ti­va, pe­ro mul­ti­pli­ca­do por la pre­sen­cia ca­da vez ma­yor de los mi­llo­nes de tu­ris­tas la vi­si­tan. “Es­ta es una ciu­dad muy se­gu­ra”, coin­ci­die­ron ayer en afir­mar los res­pon­sa­bles de los Mos­sos d’Es­qua­dra y de la Guar­dia Ur­ba­na du­ran­te la pre­sen­ta­ción de las ci­fras de la delincuenc­ia del 2016. El con­jun­to de los de­li­tos se ha in­cre­men­ta­do li­ge­ra­men­te, prin­ci­pal­men­te por cul­pa del efec­to de los hur­tos, un fe­nó­meno com­ple­jo de com­ba­tir po­li­cial y ju­di­cial­men­te y que re­quie­re, co­mo se apun­tó, más do­sis de pe­da­go­gía en las víc­ti­mas pa­ra que em­pie­cen a es­tar más pen­dien­tes de sus per­te­nen­cias.

En cual­quier ca­so, la cri­mi­na­li­dad en Bar­ce­lo­na se man­tie­ne es­ta­ble, pe­ro con un re­pun­te preo­cu­pan­te de los abu­sos y agre­sio­nes se­xua­les. Un in­cre­men­to es­pe­cial­men­te al­to en el apar­ta­do de los abu­sos que tie­ne el trans­por­te pú­bli­co, con­cre­ta­men­te el me­tro, co­mo uno de los es­ce­na­rios. An­te es­te fe­nó­meno el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, a tra­vés de la con­ce­ja­lía de Fe­mi­nis­mos, y la Con­se­lle­ria d’In­te­rior pre­pa­ran una cam­pa­ña de pre­ven­ción de to­ca­mien­tos en el sub­ur­bano.

Los ana­lis­tas son cons­cien­tes de que es­te ti­po de ac­cio­nes, que no de­jan de ser un de­li­to, se to­le­ran ca­da vez me­nos y las mu­je­res se de­ci­den a de­nun­ciar. “Que­re­mos que lo si­guan ha­cien­do”, in­di­có el co­mi­sa­rio res­pon­sa­ble de los Mos­sos en Bar­ce­lo­na, Joan Carles Mo­li­ne­ro. Se pre­ten­de con es­ta ini­cia­ti­va ad­ver­tir al abu­sa­dor de que sus ac­tos tie­nen un cas­ti­go.

Las agre­sio­nes se­xua­les, co­mo en el res­to de Ca­ta­lun­ya, se en­mar­can en un con­tex­to de fin de se­ma­na en su ma­yo­ría. Un da­to que te­ner en cuen­ta: un 78% de la víc­ti­mas co­no­cía a su agre­sor.

No obs­tan­te, en ge­ne­ral, los de­li­tos con­tra las per­so­nas han ba­ja­do en una ciu­dad que tie­ne co­mo prin­ci­pal pro­ble­ma de se­gu­ri­dad el hur­to. El 2016 ce­rró con 10 ase­si­na­tos y to­dos han si­do re­suel­tos por el gru­po de homicidios. Tam­bién ba­jan las agre­sio­nes. Pe­ro es­pe­cial­men­te im­por­tan­te es el des­cen­so de los ro­bos con fuer­za en el in­te­rior de vi­vien­das, un de­li­to que pro­vo­ca una es­pe­cial an­gus­tia en las víc­ti­mas y que se dis­pa­ró en el 2015 en Bar­ce­lo­na. La pre­sión po­li­cial y una se­rie de ope­ra­cio­nes en­ca­de­na­das que pro­pi­cia­ron de­ten­cio­nes de la­dro­nes in fra­gan­ti pro­vo­ca­ron un des­cen­so del 17%. Se tra­ta, con­cre­ta­men­te, de una re­duc­ción de 1.149 asal­tos, que se pue­de tra­du­cir en 1.149 fa­mi­lias que no vie­ron vio­len­ta­da la in­ti­mi­dad de sus ca­sas.

El in­ten­den­te je­fe de la Guar­dia Ur­ba­na, Eve­lio Váz­quez, pu­so en va­lor las ope­ra­cio­nes con­jun­tas con Mos­sos que ca­da vez con más fre­cuen­cia se rea­li­zan en la ciu­dad. “Ca­da uno tie­ne sus com­pe­ten­cias pe­ro cuan­do hay que tra­ba­jar jun­tos, se ha­ce”. Y en con­tra de an­te­rio­res com­pa­re­cen­cias de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, es­ta vez ni se men­cio­na­ron los pro­ble­mas de ocu­pa­ción de la vía pú­bli­ca. Los vendedores am­bu­lan­tes han de­ja­do de ser un pro­ble­ma es­tric­ta­men­te po­li­cial y se in­ten­ta ca­da vez más bus­car al­ter­na­ti­vas trans­ver­sa­les a los con­flic­tos que ge­ne­ran.

El di­rec­tor de los Mos­sos, Albert Batlle, por su par­te, des­ta­có las ac­tua­cio­nes asis­ten­cia­les. Du­ran­te el 2016 se rea­li­za­ron más de 25.000 reunio­nes o char­las con to­do ti­po de agen­tes so­cia­les y ve­ci­na­les que apun­ta­lan el mo­de­lo de po­li­cía de pro­xi­mi­dad, que tan­to los Mos­sos co­mo la Guar­dia Ur­ba­na po­ten­cian en la ciu­dad. Un mo­de­lo po­li­cial que apues­ta a ca­da vez más por la pre­ven­ción.

LA CA­RA DEL 2016 Los ro­bos con fuer­za en el in­te­rior de las vi­vien­das ba­ja­ron un 17% res­pec­to al 2015 Y LA CRUZ En un año muy tu­rís­ti­co, se re­gis­tró un li­ge­ro in­cre­men­to del nú­me­ro de hur­tos

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain