La Vanguardia (1ª edición)

Ro­ma se abre a los sin­te­cho de la igle­sia de San­ta Anna

In­di­gen­tes de Ma­drid y Bar­ce­lo­na asis­ti­rán a un ac­to sim­bó­li­co y car­ga­do de sig­ni­fi­ca­do en una de las igle­sias más an­ti­guas de Ita­lia

- DO­MIN­GO MARCHENA

Las pa­rro­quias de San An­tón en Ma­drid –la del pa­dre Án­gel de Men­sa­je­ros de la Paz– y la de San­ta Anna en Bar­ce­lo­na –de mo­sén Peio– co­li­de­ran un mo­vi­mien­to pa­ra “la Igle­sia uni­ver­sal” que an­he­la el pa­pa Fran­cis­co. Una igle­sia de puer­tas abier­tas las 24 ho­ras del día y don­de los más des­fa­vo­re­ci­dos en­cuen­tren siem­pre un abrazo, una pa­la­bra de áni­mo, una ta­za de cal­do o un ca­fé y un lu­gar don­de des­can­sar. Seis de los sin­te­cho que han ha­lla­do es­to y mu­cho más en es­tas pa­rro­quias irán el sá­ba­do a Ro­ma.

Cua­tro pro­ce­den de Ma­drid y dos de Bar­ce­lo­na: el an­da­luz Joa­quín (“an­da­pi­las”, di­ce él) y el cu­bano Lean­dro, el bal­se­ro cu­ya odi­sea ya co­no­cen los lec­to­res de es­te dia­rio. La co­mi­ti­va se alo­ja­rá en una re­si­den­cia jun­to a la igle­sia de San­ta Ma­ría del Tras­té­ve­re. Se­rá otra de­mos­tra­ción de que la Igle­sia, co­mo quie­re el Pa­pa, se de­be trans­for­mar “en una ins­ti­tu­ción po­bre y pa­ra los po­bres”.

La elec­ción de San­ta Ma­ría del Tras­té­ve­re, cu­yas puer­tas tam­bién se abri­rán pa­ra los in­di­gen­tes, no es ca­sual. Es­te es el tem­plo de la co­mu­ni­dad de Sant’Egi­dio, una oe­ne­gé re­co­no­ci­da por el Va­ti­cano y que ha he­cho del vo­lun­ta­ria­do y la ac­ción so­cial su ADN. Es­ta es tam­bién la ba­sí­li­ca de la que to­ma­rá po­se­sión es­te fin de se­ma­na el ar­zo­bis­po de Ma­drid, Car­los Oso­ro. Jun­to a la bi­rre­ta ro­ja y el ani­llo, cuan­do el Pa­pa lo nom­bró car­de­nal (o lo creó, co­mo pre­fie­re la li­tur­gia) le con­ce­dió una pa­rro­quia de la ca­pi­tal ita­lia­na, co­mo man­da la tra­di­ción. Y le co­rres­pon­dió es­ta, una de las más an­ti­guas y be­llas de Ro­ma.

Los seis in­di­gen­tes asis­ti­rán a es­te sim­bó­li­co ac­to de mon­se­ñor Oso­ro. Lle­ga­rán a Ita­lia el sá­ba­do a me­dio­día y el do­min­go ya es­ta­rán de vuel­ta. En el ca­so de Joa­quín y Lean­dro, en los pi­sos que or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Cá­ri­tas y la Fun­da­ció Ita­ca les han bus­ca­do. Ya no duer­men en la sa­la ca­pi­tu­lar de San­ta Anna, co­mo sí hi­cie­ron du­ran­te la ope­ra­ción Frío. Pe­ro otros mu­chos aún ha­llan en es­ta igle­sia un pun­to de apo­yo. Las per­noc­ta­cio­nes se han aca­ba­do. Sin em­bar­go, la ca­pi­lla de la Pie­dad se ha trans­for­ma­do en un

hos­pi­tal de cam­pa­ña, abier­to a to­das ho­ras. Has­ta el Pa­pa mos­tró su ale­gría por es­ta ini­cia­ti­va y fe­li­ci­tó a los vo­lun­ta­rios –vo­lun­ta­rias, en su ma­yo­ría– que atien­den y acom­pa­ñan a los in­di­gen­tes “por el lío que ha­béis ar­ma­do”.

Unas 150 per­so­nas dis­tri­bui­das en tur­nos se ocu­pan de to­do. Sir­ven los desa­yu­nos o las co­mi­das, ofre­cen ase­so­ra­mien­to y com­pa­ñía y, so­bre to­do, char­lan con los usua­rios y les ayu­dan a no sen­tir­se in­vi­si­bles. A ve­ces le pre­gun­tan a Vi­qui Mo­lins qué han de ha­cer los vo­lun­ta­rios. Y es­ta re­li­gio­sa te­re­sia­na, que se alió con mo­sén Peio pa­ra que San­ta Anna pre­di­ca­ra con el ejem­plo y tra­ta­ra de ex­ten­der la man­cha de acei­te a las pa­rro­quias de otras gran­des ciu­da­des, res­pon­de: “Los vo­lun­ta­rios no tie­nen que ha­cer de vo­lun­ta­rios. Só­lo de per­so­nas”.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain