La Vanguardia (1ª edición)

Se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, ras­go his­tó­ri­co e iden­ti­ta­rio más vi­gen­te que nun­ca

AN­DO­RRA ES UN PAÍS MUY SE­GU­RO Y ASÍ LO ACRE­DI­TAN LOS OR­GA­NIS­MOS IN­TER­NA­CIO­NA­LES. SU PE­CU­LIAR OROGRAFÍA Y UNA REALI­DAD DE­MO­GRÁ­FI­CA DON­DE CON­VI­VEN VA­RIAS NA­CIO­NA­LI­DA­DES CON­TRI­BU­YEN A PRE­SER­VAR ES­TA CUA­LI­DAD

- Crime · Pete Seeger · style (manner of address) · United Nations · Spain · France · Germany · Portugal · Monaco · Europe · Malvina Reynolds

La cri­mi­na­li­dad en An­do­rra es de 153,9 per­so­nas con­de­na­das por crí­me­nes por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes, ci­fra mu­cho más ba­ja que la de los paí­ses del en­torno

En 1962, en ple­na es­ca­la­da mi­li­tar y ató­mi­ca de la Gue­rra Fría, los can­tan­tes de folk nor­te­ame­ri­ca­nos Pe­te See­ger y Mal­vi­na Rey­nolds po­pu­la­ri­za­ron una can­ción pa­ci­fis­ta que lle­va­ba por tí­tu­lo I

Want To Go To An­do­rra ('Quie­ro ir a An­do­rra'), que ala­ba­ba la lar­ga tra­di­ción de paz, neu­tra­li­dad y des­mi­li­ta­ri­za­ción del Prin­ci­pa­do pi­re­nai­co. El ca­so es que los dos can­tau­to­res de la can­ción pro­tes­ta ha­bían des­cu­bier­to que An­do­rra se gas­ta­ba al año 4 dó­la­res

con 90 cen­ta­vos en ar­ma­men­to, y que –al con­tra­rio que otros paí­ses ma­yo­res– era un país se­gu­ro.

La pro­ver­bial se­gu­ri­dad an­do­rra­na era co­no­ci­da ha­ce 55 años y lo si­gue sien­do hoy en día, en pleno si­glo xxi, cuan­do to­do se

mi­de con es­ta­dís­ti­cas. La Uni­ted

Na­tions Cri­me Trend Sur­vey ,la es­ta­dís­ti­ca mun­dial so­bre cri­mi­na­li­dad que pu­bli­ca anual­men­te la Ofi­ci­na so­bre Dro­gas y Cri­mi­na­li­dad de las Na­cio­nes Uni­das, evi­den­cia año tras año la ba­ja in­ci­den­cia de la cri­mi­na­li­dad en el país de los Pi­ri­neos. Los úl­ti­mos da­tos de la es­ta­dís­ti­ca de las Na­cio­nes Uni­das fi­jan la cri­mi­na­li­dad en An­do­rra en 153,9 per­so­nas con­de­na­das por crí­me­nes por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes.

Las com­pa­ra­cio­nes en­tre los ni­ve­les de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na de An­do­rra con paí­ses de zo­nas ca­lien­tes, co­mo Orien­te Me­dio o La­ti­noa­mé­ri­ca, se­rían irri­so­rias. Pe­ro el país de los Pi­ri­neos sa­le bien pa­ra­do en la com­pa­ra­ción con paí­ses del en­torno eu­ro­peo: las con­de­nas por crí­me­nes en Es­pa­ña lle­gan a 526,7 por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes, una ci­fra que se ele­va has­ta 1.012,7 en el ca­so de Fran­cia, 928,5 en Ale­ma­nia o 753,3 en Por­tu­gal; to­dos ellos, paí­ses que tie­nen unos ni­ve­les de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na muy por en­ci­ma de la me­dia mun­dial. An­do­rra re­sis­te in­clu­so la com­pa­ra­ti­va con otros mi­cro­es­ta­dos eu­ro­peos, co­mo Mó­na­co, don­de la in­ci­den­cia de la cri­mi­na­li­dad lle­ga has­ta los 1.997 ca­sos por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes.

ME­NOS DE­LI­TOS, PE­RO NO MÁS PO­LI­CÍA

En el ca­so de An­do­rra, ade­más, la pre­va­len­cia del or­den pú­bli­co y la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na no es si­nó­ni­mo de es­ta­do po­li­cial. De he­cho, la tra­di­ción po­li­cial an­do­rra­na es más bien cor­ta: tra­di­cio­nal­men­te, la se­gu­ri­dad es-

ta­ba en ma­nos del so­ma­tén, con­vo­ca­do en ca­so de ne­ce­si­dad por los ca­pi­ta­nes de ca­da pa­rro­quia. La Po­li­cía, co­mo tal, no se creó has­ta 1931, e ini­cial­men­te con­ta­ba con seis agen­tes. Aho­ra, ca­si nue­ve dé­ca­das des­pués,el nú­me­ro de agen­tes de Po­li­cía en An­do­rra si­gue unos pa­rá­me­tros si­mi­la­res a los del res­to de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal: el Prin­ci­pa­do cuen­ta con 313 agen­tes por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes –de he­cho, no lle­ga a los 313, por­que su po­bla­ción per­ma­nen­te se si­túa li­ge­ra­men­te por en­ci­ma de los 70.000 ha­bi­tan­tes–, fren­te a los 384 de Es­pa­ña, los 288 de Fran­cia, los 304 de Ale­ma­nia y los 444 de Por­tu­gal.

Si el nú­me­ro de po­li­cías no es una va­ria­ble que ex­pli­que –por sí so­la– los bue­nos ni­ve­les de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na de An­do­rra, tam­po­co lo es una le­gis­la­ción pe­nal más se­ve­ra que la de los paí­ses ve­ci­nos. El Có­di­go Pe­nal an­do­rrano no pre­sen­ta gran­des di­fe­ren­cias con los de los de­más paí­ses eu­ro­peos. La le­gis­la­ción es más du­ra en cuan­to al con­su­mo y la po­se­sión pa­ra con­su­mo de droga, dos con­duc­tas que en Es­pa­ña se con­si­de­ran una fal­ta ad­mi­nis­tra­ti­va, y que en An­do­rra son de­li­tos ti­pi­fi­ca­dos en el Có­di­go Pe­nal. Pe­ro es­ta di­fe­ren­cia es la úni­ca re­mar­ca­ble en una le­gis­la­ción cri­mi­nal que –a gran­des ras­gos– no ofre­ce mu­chas es­pe­ci­fi­ci­da­des.

SI­TUA­CIÓN GEO­GRÁ­FI­CA Y REALI­DAD SO­CIAL

Las cau­sas de los ele­va­dos ni­ve­les de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na de An­do­rra hay que bus­car­las –en­tre otras– en la reali­dad geo­grá­fi­ca y de­mo­grá­fi­ca del país. La re­du­ci­da di­men­sión te­rri­to­rial del Prin­ci­pa­do, uni­da a una orografía que ha­ce que so­lo ha­ya dos pun­tos fron­te­ri­zos des­ta­ca­bles –la fron­te­ra his­pano-an­do­rra­na del río Ru­ner y la fron­te­ra fran­co-an­do­rra­na del Pas de la Ca­sa–, con­tri­bu­ye de for­ma de­ci­si­va a su se­gu­ri­dad. Con­tro­lar y per­se­guir a las per­so­nas que han co­me­ti­do de­li­to es no­ta­ble­men­te más sen­ci­llo en un país de 468 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, don­de ca­si to­do el mun­do en­tra y sa­le por dos pun­tos muy con­cre­tos. Es es­ta reali­dad la que per­mi­te a la Po­li­cía an­do­rra­na ejer­cer un tra­ba­jo de pro­xi­mi­dad, so­bre el te­rri­to­rio, y re­for­zar los me­ca­nis­mos de con­trol so­cial pro­pios de las so­cie­da­des pe­que­ñas. Las pa­tru­llas de la Po­li­cía son es­pe­cial­men­te ac­ti­vas en las zo­nas co­mer­cia­les y de ocio, así co­mo en las in­me­dia­cio­nes de los pun­tos fron­te­ri­zos.

Más allá de una si­tua­ción geo­grá­fi­ca pri­vi­le­gia­da en cuan­to al man­te­ni­mien­to de la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na y el or­den pú­bli­co, otro fac­tor que ayu­da a ex­pli­car los bue­nos re­sul­ta­dos de An­do­rra en ma­te­ria de cri­mi­na­li­dad es su reali­dad so­cial. Aque­llos que –en mu­chos paí­ses eu­ro­peos– desea­rían es­ta­ble­cer un ne­xo en­tre in­mi­gra­ción y cri­mi­na­li­dad no en­con­tra­rían en An­do­rra un ca­so en el que apo­yar sus afir­ma­cio­nes. Más bien al con­tra­rio: más de la mi­tad de la po­bla­ción del Prin­ci­pa­do es de ori­gen ex­tran­je­ro y en An­do­rra con­vi­ven ca­si un cen­te­nar de na­cio­na­li­da­des.

Aun­que es cier­to que la reali­dad geo­grá­fi­ca del país per­mi­te con­tro­lar de for­ma efec­ti­va la in­mi­gra­ción ile­gal –prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te–, tam­bién lo es que An­do­rra se ha do­ta­do, a lo lar­go de los años, de ins­tru­men­tos efec­ti­vos pa­ra ga­ran­ti­zar la cohe­sión so­cial. En­tre ellos, dos que ca­be des­ta­car: el sis­te­ma edu­ca­ti­vo an­do­rrano se ba­sa en una ofer­ta de tres sis­te­mas pú­bli­cos de libre elec­ción y gra­tui­tos –el sis­te­ma fran­cés, el es­pa­ñol y el an­do­rrano–. Más re­cien­te­men­te, An­do­rra ha es­ta­ble­ci­do el de­re­cho a una ren­ta mí­ni­ma ga­ran­ti­za­da, equi­va­len­te al sa­la­rio mí­ni­mo –si­tua­do en 991,47 eu­ros men­sua­les–, a la que to­do el mun­do de­be te­ner de­re­cho. Es de­cir, to­das las per­so­nas que con sus re­cur­sos no lle­guen a unos in­gre­sos men­sua­les de 991,47 eu­ros tie­nen de­re­cho a pe­dir una pres­ta­ción so­cial has­ta lle­gar a esa can­ti­dad. Es lo que se de­no­mi­na um­bral de cohe­sión so­cial y que per­mi­te evi­tar que en el Prin­ci­pa­do se den si­tua­cio­nes de po­bre­za se­ve­ra y de ex­clu­sión so­cial.

Tra­di­cio­nal­men­te, la se­gu­ri­dad es­ta­ba en ma­nos del so­ma­tén, con­vo­ca­do por los ca­pi­ta­nes de ca­da pa­rro­quia, has­ta que se creó la Po­li­cía, en 1931

 ??  ?? Un ac­to ofi­cial del Cuer­po de Po­li­cía en An­do­rra la Vella, en el marco de la ce­le­bra­ción de su pa­tro­na, San­ta Ma­ría Au­xi­lia­do­ra.
Un ac­to ofi­cial del Cuer­po de Po­li­cía en An­do­rra la Vella, en el marco de la ce­le­bra­ción de su pa­tro­na, San­ta Ma­ría Au­xi­lia­do­ra.
 ??  ?? El Prin­ci­pa­do cuen­ta con 313 agen­tes por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes.
El Prin­ci­pa­do cuen­ta con 313 agen­tes por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain