La Vanguardia (1ª edición)

No dis­pa­ren al pia­nis­ta

- Joa­quín Lu­na

Los fut­bo­lis­tas vi­ven en su mun­do y no es una crí­ti­ca –ten­gan pa­cien­cia–, de igual for­ma que vi­ven en su mun­do enó­lo­gos, se­cre­ta­rios de em­ba­ja­da y los pas­to­res del Ron­cal que no en­cuen­tran no­via.

Ca­da gre­mio lle­va la sin­gu­la­ri­dad lo me­jor que sa­be. El pro­ble­ma es­tá cuan­do hay que sa­lir al mun­do y aban­do­nar ese es­ta­do pre­na­tal, con­for­ta­ble y pau­ta­do. Los se­cre­ta­rios de em­ba­ja­da quie­ren ser em­ba­ja­do­res y los mo­zos del Ron­cal bus­can pa­re­ja en las re­des, los bai­les pa­tro­na­les o las bo­das del va­lle.

Cuan­do la pe­lo­ti­ta no en­tra, los fut­bo­lis­tas sa­can a pa­sear el eterno ado­les­cen­te has­ta el pun­to de que, sin dar­se cuen­ta, exi­gen a los de­más que com­par­tan sus ma­los mo­men­tos, co­mo si los de­más com­par­tie­sen los be­ne­fi­cios de los bue­nos mo­men­tos. Los pro­fe­sio­na­les del fút­bol tie­nen dos dia­nas: los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y el pú­bli­co.

El gran Hris­to Stoich­kov pe­día el mar­tes a los pe­rio­dis­tas, ni más ni me­nos, que “aho­ra más que nun­ca to­dos vo­so­tros de­be­ríais dar­le una pal­ma­di­ta (a Luis En­ri­que) en la es­pal­da”. Yo le da­ría la mano de fren­te, los bue­nos días y la ho­ra pe­ro me guar­da­ría mu­cho de dar­le una pal­ma­di­ta, asig­na­tu­ra que no im­par­tían en la facultad de Pe­rio­dis­mo. Ade­más, por lo que in­tu­yo del per­so­na­je, Luis En­ri­que tam­po­co es de los que se de­rri­ten con las pal­ma­di­tas, los pi­ro­pos y las fe­li­ci­ta­cio­nes de Pas­cua, co­sa que le hon­ra y en­ca­ja con su que­ren­cia al en­fu­rru­ña­mien­to.

Ni pal­ma­di­tas ni pu­ña­la­das: Luis En­ri­que ya es ma­yor­ci­to.

Los ju­ga­do­res del FC Bar­ce­lo­na es­tán de­jan­do en­tre­ver su dis­con­for­mi­dad con la frial­dad del pú­bli­co del Camp Nou. Es una pe­na que los do­min­gos

Los ju­ga­do­res del Ba­rça quie­ren un Camp Nou más ani­ma­do; ¿y si in­vi­tan a la afi­ción a bai­lar en el Sut­ton?

por la ma­ña­na no pue­dan ir al Nou Sar­den­ya, don­de la muy exi­gen­te afi­ción del CE Eu­ro­pa ya con­si­de­ra que bas­tan­te ha­ce pa­gan­do 10 eu­ros de en­tra­da en lu­gar de apun­tar­se a la mo­da ver­mu­te­ra.

Apun­tar a la afi­ción del Camp Nou –tan fría, cier­ta­men­te– es apun­tar al pia­nis­ta por­que los asis­ten­tes pa­gan y, por tan­to, man­dan. Que yo se­pa, el club es­tá al co­rrien­te de emo­lu­men­tos, fi­chas, pri­mas y de­re­chos de ima­gen. Tú co­bras, tú ape­chu­gas.

Si los ju­ga­do­res del Ba­rça, co­mo los de otros clubs pro­fe­sio­na­les, echan de me­nos ani­ma­ción, juer­ga y ale­gría, tie­nen va­rias op­cio­nes: in­vi­tar a la afi­ción al Sut­ton y bai­lar jun­tos has­ta la ho­ra de cie­rre, exi­gir al club que im­pri­ma en los abo­nos un “es obli­ga­to­rio ani­mar” o me­jo­rar su ren­di­mien­to.

Y, co­mo se di­ce aho­ra, “a se­guir tra­ba­jan­do” aun­que uno, nos­tál­gi­co del fút­bol vin­ta­ge, cree que al ba­lón se jue­ga y tra­ba­jar es otra co­sa. Por ejem­plo, lo que ha­cen mu­chos so­cios del Ba­rça en­tre par­ti­do y par­ti­do.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain