La Vanguardia (1ª edición)

Dis­fun­ción eréc­til: alar­ma de la sa­lud mas­cu­li­na

- DOC­TOR J. GIRONELLA COLL

Ac­tual­men­te es­ta­mos acos­tum­bra­dos a re­ci­bir en nues­tro te­lé­fono mó­vil, alar­mas, no­ti­fi­ca­cio­nes, avi­sos… que me­dian­te una se­ñal acús­ti­ca o lu­mi­no­sa nos con­vo­can pa­ra que nos pre­pa­re­mos an­te una pró­xi­ma even­tua­li­dad. Son se­ña­les que nos po­nen tan­to en preavi­so co­mo en guar­dia pa­ra po­der ac­tuar en con­se­cuen­cia y evi­tar así erro­res u ol­vi­dos. Es­ta suer­te de me­ta­len­gua­je tie­ne un cla­ro efec­to pre­ven­ti­vo que nos aho­rra mu­chos su­fri­mien­tos in­ne­ce­sa­rios.

Has­ta ha­ce po­co, en la prác­ti­ca mé­di­ca y en con­cre­to en la me­di­ci­na pre­ven­ti­va de la sa­lud mas­cu­li­na, he­mos ig­no­ra­do la al­ta ca­pa­ci­dad pre­ven­ti­va y diag­nos­ti­ca que pue­de sig­ni­fi­car la fal­ta o in­su­fi­cien­te erec­ción del pe­ne. La erec­ción al­te­ra­da to­tal o par­cial­men­te del miem­bro vi­ril es un pro­ce­so que afec­ta hoy en día a mi­llo­nes de hom­bres. En Es­pa­ña se ha es­ti­ma­do en un 19 % en los hom­bres de 25 a 70 años, una ci­fra que sube al 52 % en los hom­bres ma­yo­res de 40 años.

Sa­be­mos muy bien que la fal­ta de erec­ción o im­po­ten­cia, en la prác­ti­ca es una se­ñal es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­da con la edad y el con­su­mo de ta­ba­co, y que tam­bién pue­de te­ner su ori­gen en el rum­bo im­pre­vis­to de di­ver­sas en­fer­me­da­des co­mo los pa­de­ci­mien­tos car­dia­cos y en es­pe­cial con la en­fer­me­dad co­ro­na­ria sub­clí­ni­ca, la dia­be­tes, la hi­per­co­les­te­ro­le­mia, la si­len­cio­sa hi­per­ten­sión ar­te­rial, la obe­si­dad, el sín­dro­me me­ta­bó­li­co, cier­tos des­or­de­nes hor­mo­na­les etc…

Es más, la aso­cia­ción en­tre dis­fun­ción eréc­til y en­fer­me­dad co­ro­na­ria es aún más pre­sen­te si se va­lo­ra a la in­ver­sa (diag­nós­ti­co in­ver­so), pues del 44 al 65 % de los pa­cien­tes diagnostic­ados de en­fer­me­dad co­ro­na­ria pre­sen­ta al­te­ra­ción en la po­ten­cia se­xual.

Vea­mos pues, la fal­ta de erec­ción en los hom­bres ma­du­ros co­mo un se­má­fo­ro que cuan­do es­tá ama­ri­llo –cuan­do la erec­ción em­pie­za a fa­llar–, co­mo el avi­so de que al­go pue­de no es­tar bien y acu­dir a nues­tro mé­di­co o al uró­lo­go, con una cla­ra vi­són de que es­ta­mos an­ti­ci­pán­do­nos a una si­tua­ción pa­to­ló­gi­ca que en el futuro po­dría con­di­cio­nar nues­tra sa­lud, nues­tra vi­da y nues­tra pa­re­ja. Es cues­tión de re­con­fi­gu­rar nues­tro ce­re­bro.

 ??  ?? Uró­lo­go-An­dró­lo­go. Di­rec­tor Mé­di­co del Ins­ti­tu­to La­ser Me­di­cal Rent
Uró­lo­go-An­dró­lo­go. Di­rec­tor Mé­di­co del Ins­ti­tu­to La­ser Me­di­cal Rent

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain