La Vanguardia (1ª edición)

“Lo­gra­mos que la per­so­na me­jo­re su as­pec­to sin per­der su ex­pre­sión”

Si­món Dray cuen­ta con clí­ni­cas en Pa­rís, Bar­ce­lo­na, Ibi­za, Ma­drid y Al­me­ría

- EN­TRE­VIS­TA A SI­MÓN DRAY Mé­di­co es­té­ti­co

Desem­bo­có en el mun­do de la me­di­ci­na es­té­ti­ca ca­si por de­duc­ción. Si­món Dray ejer­cía co­mo ge­ron­tó­lo­go en Pa­rís y le dio por pen­sar que, apar­te del cui­da­do in­terno, el as­pec­to ex­te­rior de las per­so­nas tam­bién es im­por­tan­te. Así que de­ci­dió dar el sal­to y, jun­to a su her­mano Mau­ri­ce, co­men­zó a in­ves­ti­gar al má­xi­mo el mo­do de re­tra­sar y ate­nuar los sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to de la ma­ne­ra más na­tu­ral, sin qui­ró­fa­nos y sin ar­ti­fi­cios. Era el año 1992… Hoy, ade­más de la clí­ni­ca en la ca­pi­tal fran­ce­sa, cuen­ta con cen­tros en Bar­ce­lo­na, Ibi­za, Ma­drid y Al­me­ría.

Es co­no­ci­do por ser el mé­di­co es­té­ti­co de las ce­le­bri­ties. ¿Qué han vis­to en us­ted pa­ra po­ner­se en sus ma­nos?

Sin du­da, la po­si­bi­li­dad de con­se­guir un ver­da­de­ro lif­ting sin ci­ru­gía y con efec­tos muy na­tu­ra­les. No acu­den a mí bus­can­do un cam­bio sino tra­tan­do de me­jo­rar su as­pec­to sin es­tri­den­cias. Y es que mi ob­je­ti­vo es de­vol­ver a ca­da per­so­na la me­jor ver­sión de sí mis­ma con­ser­van­do su ex­pre­sión.

Us­ted y su her­mano fue­ron pio­ne­ros en la in­tro­duc­ción de la me­so­te­ra­pia fa­cial en 1992. ¿En qué con­sis­te? ¿Es el tra­ta­mien­to más de­man­da­do?

Con­sis­te en la in­fil­tra­ción de un cóc­tel de vi­ta­mi­nas, an­ti­oxi­dan­tes y oli­goe­le­men­tos pa­ra es­ti­mu­lar na­tu­ral­men­te la pro­duc­ción de co­lá­geno y elas­ti­na, con lo que se con­si­gue re­afir­mar la piel de for­ma efi­caz. Ob­via­men­te es uno de los tra­ta­mien­tos más ha­bi­tua­les, aun­que tam­bién com­bi­na­do con otros pro­to­co­los que prac­ti­ca­mos con di­fe­ren­te apa­ra­to­lo­gía. El re­sul­ta­do es una piel más elás­ti­ca y oxi­ge­na­da y un ros­tro re­ju­ve­ne­ci­do, pues­to que dis­mi­nu­ye la fla­ci­dez y los po­ros abier­tos y di­fu­mi­na las lí­neas de ex­pre­sión.

¿Có­mo lo­grar un ver­da­de­ro efec­to

lif­ting sin pa­sar por el qui­ró­fano?

El tra­ta­mien­to más in­di­ca­do es Glo­bal Ac­tion. Con­sis­te en la com­bi­na­ción de dos téc­ni­cas, la téc­ni­ca de la co­ro­na y la apli­ca­ción de ul­tra­so­ni­dos de al­ta in­ten­si­dad (HIFU) pa­ra tra­tar la zo­na del óva­lo fa­cial. La téc­ni­ca de la co­ro­na con­sis­te en in­yec­tar ma­te­ria­les de re­lleno co­mo la hi­dro­xia­pa­ti­ta cál­ci­ca (in­duc­tor del co­lá­geno) o el áci­do hia­lu­ró­ni­co muy re­ti­cu­la­do si­guien­do la su­pues­ta lí­nea que mar­ca­ría una co­ro­na, des­de la fren­te has­ta de­trás de las ore­jas, con el fin de re­afir­mar los te­ji­dos. Con ello se con­si­gue ate­nuar las lí­neas de ex­pre­sión de al­re­de­dor de la bo­ca (el fa­mo­so “có­di­go de ba­rras”), co­rre­gir las arru­gas del sur­co na­so­ge­niano, las del en­tre­ce­jo, y me­jo­rar el con­torno del men­tón y de los pó­mu­los apor­tán­do­les vo­lu­men.

¿Cuál es el pa­pel de los ul­tra­so­ni­dos en es­te tra­ta­mien­to?

Los ul­tra­so­ni­dos fo­ca­li­za­dos po­seen una ca­pa­ci­dad de pe­ne­tra­ción in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rior a la ra­dio­fre­cuen­cia y con su apli­ca­ción, sin ser un mé­to­do in­va­si­vo, con­se­gui­mos al­can­zar las es­truc­tu­ras más pro­fun­das de la piel. Aun­que fun­cio­na en otras áreas cor­po­ra­les, es es­pe­cial­men­te efec­ti­vo en la zo­na del óva­lo, cue­llo y do­ble men­tón.

Hay quien no só­lo te­me a los qui­ró­fa­nos… tam­bién a las agu­jas…

Nues­tras téc­ni­cas son in­do­lo­ras y na­da in­va­si­vas. Ob­via­men­te tam­bién cuen­ta la des­tre­za del pro­fe­sio­nal, que des­pués de tan­tos años de prác­ti­ca te­ne­mos de­mos­tra­da. El pa­cien­te pue­de ha­cer vi­da nor­mal des­de el mis­mo mo­men­to que sa­le de nues­tras clí­ni­cas, con re­sul­ta­dos vi­si­bles al ins­tan­te y sin su­frir efec­tos se­cun­da­rios. Pe­ro pa­ra los más mie­do­sos, exis­te la op­ción del sis­te­ma me­so­pen, que lo­gra in­tro­du­cir los prin­ci­pios ac­ti­vos en las ca­pas más pro­fun­das sin que el pa­cien­te sien­ta mo­les­tia al­gu­na. Con­sis­te en un kit desecha­ble que con­tie­ne has­ta 18 agu­jas que, de ma­ne­ra com­ple­ta­men­te in­do­lo­ra, pro­vo­ca mi­cro­ca­na­les a tra­vés de los cua­les van a pe­ne­trar las vi­ta­mi­nas.

Efec­tos in­me­dia­tos. ¿Pe­ro tam­bién du­ra­de­ros?

Sé­rum y cre­ma Dr. Dray. De ven­ta en doc­tor­si­mon­dray.com Nues­tras téc­ni­cas son in­do­lo­ras, na­da in­va­si­vas, sin efec­tos se­cun­da­rios”

Los re­sul­ta­dos son va­ria­bles de unos pa­cien­tes a otros, de­pen­de de sus ca­rac­te­rís­ti­cas y de sus há­bi­tos de vi­da. Es im­por­tan­te tam­bién ser cons­tan­tes en el cui­da­do de la piel. Por eso he­mos crea­do una lí­nea que po­dría­mos lla­mar “cos­me­céu­ti­ca” pa­ra pro­lon­gar y po­ten­ciar los efec­tos de nues­tros tra­ta­mien­tos en clí­ni­ca.

 ??  ?? Si­mon Dray ofre­ce la po­si­bi­li­dad de con­se­guir uin ver­da­de­ro ‘lif­ting’ sin ci­ru­gía y con efec­tos muy na­tu­ra­les
Si­mon Dray ofre­ce la po­si­bi­li­dad de con­se­guir uin ver­da­de­ro ‘lif­ting’ sin ci­ru­gía y con efec­tos muy na­tu­ra­les
 ??  ?? El tra­ta­mien­to Glo­bal Ac­tion con­sis­te en la com­bi­na­ción de dos téc­ni­cas: la de la co­ro­na y la apli­ca­ción de ul­tra­so­ni­dos de al­ta in­ten­si­dad
El tra­ta­mien­to Glo­bal Ac­tion con­sis­te en la com­bi­na­ción de dos téc­ni­cas: la de la co­ro­na y la apli­ca­ción de ul­tra­so­ni­dos de al­ta in­ten­si­dad
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain