La Vanguardia (1ª edición)

El do­lor en el ta­lón: un pro­ble­ma sa­ni­ta­rio de gran­des di­men­sio­nes

El Dr. Ra­bat tra­ta la fas­ci­tis plan­tar en la Uni­dad de Ci­ru­gía del Pie y To­bi­llo del Hos­pi­tal Qui­rón de Bar­ce­lo­na

- DR. EDUARD RA­BAT

El Dr. Eduard Ra­bat ex­pli­ca has­ta qué pun­to el do­lor en el ta­lón afec­ta a un nú­me­ro enor­me de pa­cien­tes mer­man­do su ca­li­dad de vi­da y có­mo tra­tan de re­sol­ver­lo en la Uni­dad de Ci­ru­gía del Pie y To­bi­llo de Hos­pi­tal Qui­rón (Bar­ce­lo­na). Des­de 2002, año en que el Dr. Eduard Ra­bat creó la uni­dad de Ci­ru­gía de Pie y To­bi­llo, las téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas han evo­lu­cio­na­do ha­cia in­ter­ven­cio­nes mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas que fa­vo­re­cen una re­cu­pe­ra­ción fá­cil y rá­pi­da sin me­nos­ca­bo de la efi­ca­cia te­ra­péu­ti­ca. Una de las es­pe­cia­li­da­des de es­ta Uni­dad es el tra­ta­mien­to de lo que se co­no­ce co­mo “ta­lal­gias“: do­lor en el ta­lón.

¿Cuá­les son los ob­je­ti­vos de la Uni­dad de Ci­ru­gía del Pie que di­ri­ge?

So­mos un área es­pe­cia­li­za­da en la ci­ru­gía del pie in­te­gra­da fí­si­ca­men­te en el Hos­pi­tal Qui­rón de Bar­ce­lo­na. Tra­ta­mos to­do ti­po de pa­to­lo­gías re­la­cio­na­das con el pie y el to­bi­llo in­ten­tan­do que el pa­cien­te en­cuen­tre la so­lu­ción a sus pro­ble­mas en nues­tra uni­dad sin te­ner que des­pla­zar­se. Nues­tros ser­vi­cios van des­de las ci­ru­gías más com­ple­jas y avan­za­das de pie y to­bi­llo, tan­to mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas y ar­tros­có­pi­cas co­mo en ci­ru­gía abier­ta has­ta los tra­ta­mien­tos po­do­ló­gi­cos mas básicos.

En cuan­to al pro­ble­ma de los pa­cien­tes con do­lor en el ta­lón, la gen­te ha­bla mu­cho de es­po­lo­nes cal­cá­neos y de fas­ci­tis plan­tar ¿es és­ta siem­pre la cau­sa del do­lor?

En pri­mer lu­gar, el do­lor en el ta­lón pue­de ve­nir de po­si­bles orí­ge­nes, uno de ellos –qui­zás el más fre­cuen­te– es la fas­ci­tis plan­tar; pe­ro tam­bién nos en­con­tra­mos con mu­chos pa­cien­tes que pre­sen­tan com­pre­sio­nes de los ner­vios del to­bi­llo que pro­vo­can do­lo­res muy pa­re­ci­dos. Es­tas dos en­fer­me­da­des son las cul­pa­bles de más del 90% del do­lor en el ta­lón. Re­fe­ren­te al fa­mo­so “es­po­lón cal­cá­neo” es­tá de­mos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te que es­te no tie­ne nin­gu­na in­fluen­cia en la pro­duc­ción del do­lor en el ta­lón. Es im­por­tan­te re­sal­tar que el 60% de la po­bla­ción tie­ne es­po­lo­nes cal­cá­neos ra­dio­ló­gi­cos y que és­tos son ab­so­lu­ta­men­te asin­to­má­ti­cos.

¿Cuá­les son los fac­to­res que pre­dis­po­nen a su­frir do­lor en el ta­lón?

Exis­ten dos ti­pos de fac­to­res: el pri­me­ro de ellos, es el so­cio­sa­ni­ta­rio, que afec­ta a per­so­nas con pro­fe­sio­nes que re­quie­ren lar­gos pe­rio­dos de tiem­po de pie (po­li­cías, ca­ma­re­ros, per­so­nal de co­mer­cios, etc.) y el ex­ce­so de pe­so. La obe­si­dad in­flu­ye, ló­gi­ca­men­te, ya que nues­tros pies de­ben so­por­tar un pe­so pa­ra el que no es­tán pre­pa­ra­dos. Tam­bién ca­be des­ta­car en­fer­me­da­des co­mo la dia­be­tes, que fa­vo­re­cen la apa­ri­ción de ta­lal­gias de ti­po neu­ro­ló­gi­co; y nom­brar a los de­por­tis­tas, es­pe­cial­men­te aque­llos que prac­ti­can deportes ba­sa­dos en la ca­rre­ra con­ti­nua de lar­ga du­ra­ción y con mu­cho im­pac­to. El otro fac­tor des­en­ca­de­nan­te lo en­con­tra­mos en la mor­fo­lo­gía del pie. He­mos vis­to que la po­si­ción y for­ma del pie, en con­cre­to el pie plano y el pie ca­vo, fa­vo­re­cen el au­men­to de ten­sión en las es­truc­tu­ras anató­mi­cas del ta­lón ge­ne­ran­do la pa­to­lo­gía.

¿Qué es la fas­ci­tis plan­tar?

La fas­cia plan­tar es una es­truc­tu­ra de ti­po li­ga­men­to­so, que ocu­pa la plan­ta del pie, des­de el ta­lón a los de­dos. Es­ta es­truc­tu­ra se en­co­je y se es­ti­ra en ca­da pa­so. El pun­to más vul­ne­ra­ble de la fas­cia plan­tar es su in­ser­ción en el cal­cá­neo (hue­so prin­ci­pal del ta­lón). Cuan­do se pro­du­ce una so­bre­car­ga és­ta de­vie­ne en in­fla­ma­ción, que se tra­du­ce en un au­men­to del gro­sor de es­ta es­truc­tu­ra. El pa­cien­te ex­pe­ri­men­ta­rá un do­lor por la ma­ña­na, con los pri­me­ros pa­sos al sal­tar de la ca­ma, muy in­va­li­dan­te y que se re­pro­du­ce des­pués de ca­da pe­río­do de re­po­so. Si no se tra­ta ade­cua­da­men­te pro­vo­ca una gra­ve al­te­ra­ción de la mar­cha y pue­de fi­na­li­zar por es­tro­pear otros ele­men­tos de la zo­na co­mo los ner­vios del ca­nal tar­siano o los hue­sos de la par­te pos­te­rior del pie.

¿En qué con­sis­te el tra­ta­mien­to?

Em­pie­za por efec­tuar un buen diag­nós­ti­co, lo que des­gra­cia­da­men­te no es ha­bi­tual. En nues­tra uni­dad prac­ti­ca­mos una eco­gra­fía a to­dos los pa­cien­tes aque­ja­dos de es­ta pa­to­lo­gía, y en po­co me­nos de cin­co mi­nu­tos ya te­ne­mos un diag­nós­ti­co de cer­te­za. A par­tir de aquí el tra­ta­mien­to se pres­cri­be en fun­ción del tiem­po de evo­lu­ción. En los pri­me­ros es­ta­dios, se tra­ta con una me­di­ca­ción an­tin­fla­ma­to­ria aso­cia­da a una fi­sio­te­ra­pia ac­ti­va ba­sa­da en los es­ti­ra­mien­tos, que pue­de dar un gran re­sul­ta­do. A par­tir de los dos me­ses ne­ce­si­ta­re­mos em­plear las in­fil­tra­cio­nes eco­guia­das, el uso de plan­ti­llas or­to­pé­di­cas que de­be ha­cer un po­dó­lo­go es­pe­cia­li­za­do y no ol­vi­dar los es­ti­ra­mien­tos. Con­for­me avan­za­mos en el tiem­po de evo­lu­ción, uti­li­za­mos las “on­das de cho­que”, que de­ben ser prac­ti­ca­das por per­so­nal es­pe­cia­li­za­do, un fi­sio­te­ra­peu­ta en el ser­vi­cio de reha­bi­li­ta­ción. Las in­fil­tra­cio­nes de fac­to­res de cre­ci­mien­to pue­den ayu­dar en ca­sos muy gra­ves.

La ci­ru­gía: ¿cuán­do y có­mo?

In­ten­ta­mos cu­rar es­tas en­fer­me­da­des sin ci­ru­gía, pe­ro es ob­vio que a par­tir de cier­to mo­men­to és­ta pue­de lle­gar a ser la úni­ca so­lu­ción. Pa­ra la fas­ci­tis plan­tar du­ran­te los úl­ti­mos diez años he­mos ob­te­ni­do muy bue­nos re­sul­ta­dos con la ci­ru­gía en­dos­có­pi­ca, a tra­vés de una óp­ti­ca desin­ser­ta­mos la fas­cia plan­tar con­si­guien­do su cu­ra­ción. En aque­llos ca­sos en que los ner­vios del ca­nal tar­siano es­tán opri­mi­dos de­be­mos pro­ce­der a su li­be­ra­ción.

Po­cas per­so­nas a lo lar­go de su vi­da de­ja­rán de ex­pe­ri­men­tar do­lor en uno o am­bos ta­lo­nes

 ??  ?? Dr. Eduard Ra­bat, es­pe­cia­lis­ta en Ci­ru­gía de Pie y To­bi­llo
Dr. Eduard Ra­bat, es­pe­cia­lis­ta en Ci­ru­gía de Pie y To­bi­llo
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain