Vi­das ro­mán­ti­cas

Tras pis­ta de los au­to­res via­je­ros del XIX

La Vanguardia - Culturas - - Portada - RO­BERT SALADRIGAS

Es co­mo una bo­ni­ta ca­ja que al abrir­la de­pa­ra cua­tro her­mo­sas sor­pre­sas. El res­pon­sa­ble del ob­je­to, un pro­fe­sor de Es­tu­dios Bio­grá­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de East An­glia –don­de ejer­ció de en­se­ñan­te W.G. Se­bald– lla­ma­do Ri­chard Hol­mes (Lon­dres, 1945) que es­cri­bió es­te li­bro, Hue­llas, si­guien­do fí­si­ca­men­te e in­te­lec­tual­men­te los pa­sos de cua­tro gran­des fi­gu­ras del ro­man­ti­cis­mo bio­gra­fia­das en re­la­ción a de­ter­mi­na­das fa­ses de sus vi­das. Ha­blo de ar­tis­tas de la car­na­du­ra de Ro­bert Louis Ste­ven­son, Mary Wolls­to­ne­craft, Percy She­lley y Gé­rard de Ner­val. Es la con­se­cuen­cia de se­guir en cier­to mo­do la me­to­do­lo­gía de Se­bald, com­bi­nan­do en un mis­mo tex­to pre­sen­te y pa­sa­do, el re­la­to de via­jes con el fru­to de in­da­ga­cio­nes aca­dé­mi­cas y la au­to­bio­gra­fía con las bio­gra­fías de per­so­na­jes pro­ta­go­nis­tas y se­cun­da­rios (a ve­ces no es­tá cla­ro si se tra­ta de per­so­nas reales o fic­ti­cias), las re­fle­xio­nes fi­lo­só­fi­cas y los sue­ños con pe­que­ños en­sa­yos eru­di­tos so­bre la épo­ca o cier­tos he­chos que se si­túan por en­ci­ma del tiem­po. En una pa­la­bra: tex­tos se­duc­to­res, apa­sio­nan­tes, po­ten­tes, que em­bru­jan co­mo si bro­ta­sen de la bri­llan­te ima­gi­na­ción de un crea­dor.

¿Re­cuer­dan aque­llos Mo­men­tos es­te­la­res de la hu­ma­ni­dad, la obra per­du­ra­ble de Ste­fan Zweig? Me pre­gun­to si qui­zá el en­ton­ces muy jo­ven Ri­chard Hol­mes la te­nía en men­te en 1964, al to­mar la de­ci­sión de se­guir la es­te­la de Ro­bert Louis Ste­ven­son por el abrup­to ma­ci­zo cen­tral de Fran­cia, la zo­na de Las

‘Hue­llas’ tie­ne tra­zos de li­bro de via­jes, bio­gra­fía, in­ves­ti­ga­ción aca­dé­mi­ca, en­sa­yo y re­fle­xión fi­lo­só­fi­ca

El li­bro re­cuer­da a la me­mo­ra­ble obra de Ste­fan Zweig ‘Mo­men­tos es­te­la­res de la hu­ma­ni­dad’

Ce­ve­nas, ru­ta que en 1878 fue el ori­gen del li­bro Via­jes con una bu­rra (Ed­ha­sa) –la bu­rra de Ste­ven­son se lla­ma­ba Mo­des­ti­ne– y por par­te de Hol­mes su­pu­so el in­ten­to de cap­tar las esen­cias del es­pí­ri­tu bohe­mio de la épo­ca. El arran­que es ya alen­ta­dor, in­clu­so por el de­ta­lle de re­vi­vir con pe­rió­di­cos ma­ti­ces iró­ni­cos una pro­sa de for­ma­lis­mo an­ti­cua­do que, sin em­bar­go, en­ca­ja­ba a la per­fec­ción con la at­mós­fe­ra del tra­yec­to que se pro­po­nía reac­tua­li­zar. La se­gun­da pie­za se ti­tu­la 1968.

Re­vo­lu­cio­nes, y en ella Hol­mes se va­le de su compromiso con el es­ta­lli­do re­vo­lu­cio­na­rio del ma­yo pa­ri­sien­se pa­ra res­ca­tar el pe­río­do de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa a tra­vés de la mi­ra­da y los víncu­los de Mary Wolls­to­ne­craft, pio­ne­ra del fe­mi­nis­mo y ma­dre de Mary She­lley, la

es­po­sa del poe­ta She­lley –quien pro­ta­go­ni­za­rá el ter­cer ca­pí­tu­lo

1972. Exi­lios jun­to a By­ron y Clai­re Clair­mont en Ita­lia– y au­to­ra de me­mo­ria im­pe­re­ce­de­ra por su mo­nu­men­to gó­ti­co: Fran­kens­tein .La cuar­ta y úl­ti­ma sec­ción, 1976. Sue­ños, Hol­mes la de­di­ca, una vez más deam­bu­lan­do por Pa­rís, a per­se­guir con las imá­ge­nes de Na­dar la som­bra de Gé­rard de Ner­val, sím­bo­lo del de­cli­ve del es­pí­ri­tu ro­mán­ti­co, el ar­tis­ta hos­ti­ga­do por la lo­cu­ra que a fi­na­les de enero de 1855 se col­gó en un ca­lle­jón abo­ca­do al Se­na (La Viei­lle Lan­ter­ne), creo que hoy ya des­apa­re­ci­do.

Muy in­tere­san­tes los pen­sa­mien­tos agol­pa­dos en el ce­re­bro de Hol­mes, per­tur­ba­do por la com­ple­ji­dad de Ner­val que lo si­túa ante el cau­to di­le­ma de si fue el úl­ti­mo poe­ta del

Ro­man­ti­cis­mo tar­dío o un po­bre psi­có­ti­co al que unos años más tar­de ha­bría po­di­do sal­var el psi­coa­ná­li­sis. Inevi­ta­ble­men­te, al fi­nal de esos via­jes con en­can­to por las vi­das ex­tra­va­gan­tes de las cua­tro fi­gu­ras que el bió­gra­fo abor­da in­ten­tan­do si­tuar­se a su mis­mo ni­vel –no a la al­tu­ra de Dios– el pro­pio Hol­mes pa­re­ce en­trar en cri­sis de iden­ti­dad li­te­ra­ria. ¿Es vá­li­do el sis­te­ma uti­li­za­do? Creo que sí, pues­to que el li­bro es her­mo­so, in­tere­san­te sin des­fa­lle­ci­mien­tos y ameno co­mo la me­jor no­ve­la his­tó­ri­ca es­cri­ta por quien bus­ca al­go per­di­do –no sa­be qué– que es­tá ocul­to en sus pá­gi­nas.

GETTY

Un jar­dín con vis­tas al gol­fo de Ná­po­les en 1859, pin­tu­ra de Vi­cen­zo So­rren­tino. Uno de los pai­sa­jes que de­jó hue­lla en la obra de Percy She­lley

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.