Tiem­po cá­li­do

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - SER­GIO VI­LA-SAN­JUÁN

De Char­les Dic­kens se ha di­cho que fue “el hom­bre que in­ven­tó la Na­vi­dad”. Su no­ve­la am­bien­ta­da en es­tas fe­chas, una de las más leí­das de la his­to­ria, con­den­sa­ba ri­tua­les de la In­gla­te­rra vic­to­ria­na: vi­llan­ci­cos, reunio­nes fa­mi­lia­res, re­ga­los a los más pe­que­ños, ár­bo­les en­ga­la­na­dos, pas­tel y pon­che jun­to al fue­go. Pe­ro so­bre to­do abo­ga­ba por la ne­ce­si­dad de “ser me­jor” y ocu­par­se de los otros, fren­te a la du­re­za hu­ma­na de los ini­cios de la era in­dus­trial. Can­ción de Na­vi­dad si­guió a otra obra de épo­ca, la Vie­ja Na­vi­dad de Was­hing­ton Ir­ving (re­cién re­cu­pe­ra­da por edi­to­rial El Pa­seo), y sus va­lo­res y at­mós­fe­ras han si­do per­pe­tua­dos por el ci­ne y la te­le­vi­sión has­ta nues­tros días.

La vi­sión hu­ma­nis­ta y a la vez ce­le­bra­ti­va de Dic­kens e Ir­ving ve­nía a su­mar­se a la lar­ga tra­di­ción de la Na­vi­dad cris­tia­na, que se ini­cia con la vi­gi­lia del na­ci­mien­to de Jesús y aca­ba con la Epi­fa­nía o ado­ra­ción de los Re­yes Ma­gos. Una tra­di­ción que po­ne el én­fa­sis en la di­vi­ni­dad del re­cién na­ci­do, in­cor­po­ra ele­men­tos pa­ga­nos vin­cu­la­dos al sols­ti­cio de in­vierno, y en cual­quier ca­so apor­ta dos con­cep­tos que si­guen vi­gen­tes y son fá­cil­men­te com­par­ti­bles más allá de los lí­mi­tes de cual­quier re­li­gión: la aten­ción prio­ri­ta­ria a la in­fan­cia y la im­por­tan­cia de in­tro­du­cir ele­men­tos má­gi­cos en nues­tra vida co­ti­dia­na.

En un mun­do su­per­sa­tu­ra­do de ac­ti­vi­dad e in­for­ma­ción, ¿pue­de la Na­vi­dad ser tam­bién un pe­rio­do de slow ti­me, del tiem­po len­to e in­tros­pec­ti­vo que re­cla­man al­gu­nos pen­sa­do­res? Es la pre­gun­ta que abor­dan en es­te nú­me­ro An­to­ni Puig­verd, Joan Car­les Mè­lich y Fla­via Com­pany, en be­llos tex­tos que ani­man a re­fle­xio­nar. Y, a la vez, las lu­ces y el bu­lli­cio de las calles, el ro­jo de la guir­nal­da y el ver­de del abe­to, las lar­gas co­mi­das com­par­ti­das, fa­mi­lia­res o no, nos re­cuer­dan que és­te es, o es­ta­ría bien que fue­ra, un tiem­po cá­li­do y de pro­xi­mi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.