Cua­tro fi­gu­ras en bus­ca de su des­tino

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

El cal­vi­nis­ta es­co­cés, au­tor de Dr. Jekyll y Mr. Hy­de, te­nía 27 años cuan­do en sep­tiem­bre de 1878 ini­cia a pie, acom­pa­ña­do de la bu­rra Mo­des­ti­ne, su tra­ve­sía des­de las Tie­rras Al­tas has­ta el sur atra­ve­san­do una de las re­gio­nes más agres­tes y ele­va­das de Fran­cia. Lo sin­gu­lar es que cu­brió la ru­ta hoy mí­ti­ca (con ex­pe­rien­cia mo­na­cal in­clui­da) en so­lo do­ce días y gas­tó ochen­ta y cin­co fran­cos y diez sous.

Cuan­do se tras­la­dó a Pa­rís en no­viem­bre de 1792 te­nía 33 años y ha­bía ya pu­bli­ca­do

Vi­vió in­ten­sa­men­te co­mo ex­tran­je­ra las di­fe­ren­tes fa­ses re­vo­lu­cio­na­rias. Ha so­bre­vi­vi­do la anéc­do­ta si­guien­te: una ma­ña­na, al cru­zar la pla­za de la Re­vo­lu­ción, res­ba­ló en la tie­rra hú­me­da y al caer ad­vir­tió que era san­gre de las víc­ti­mas del día an­te­rior. Gritó. Un ciu­da­dano se la lle­vó por­que lla­ma­ba la aten­ción de unos sol­da­dos. Mary se mar­chó a to­da pri­sa, in­dig­na­da. Esa ima­gen de Mary que­dó co­mo sím­bo­lo de su re­la­ción con la fa­se ál­gi­da del te­rror. De to­dos mo­dos el desa­rro­llo re­vo­lu­cio­na­rio tra­jo a Mary una fe­li­ci­dad ines­pe­ra­da: la hi­ja que na­ció en Le Ha­vre-Ma­rat el 14 de ma­yo de 1794, a la que lla­mó Fanny y, rom­pien­do la tra­di­ción bur­gue­sa, ama­man­tó, mien­tras el abu­so de la es­pa­da y la gui­llo­ti­na pro­vo­ca­ba náu­seas en la muy sen­si­ble es­cri­to­ra bri­tá­ni­ca.

She­lley fue qui­zá el úni­co poe­ta ro­mán­ti­co que no con­su­mió drogas ni al­cohol y reivin­di­có la die­ta na­tu­ral y el ejer­ci­cio fí­si­co. Mu­rió en un naufragio. Tam­bién qui­so crear una nue­va for­ma de vida, un nue­vo ti­po de co­mu­ni­dad con su es­po­sa Mary y su her­ma­nas­tra Clai­re, y des­de que lle­gó a Ita­lia en 1818, con 36 años, nun­ca aban­do­nó la vida nó­ma­da que se tra­du­jo en una in­ten­si­dad crea­ti­va (poe­mas, en­sa­yos, car­tas, tra­duc­cio­nes) que nun­ca an­tes ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do. Al­gu­nos pai­sa­jes ita­lia­nos, es­pe­cial­men­te la be­lle­za de Ná­po­les, le pro­vo­có hon­das de­pre­sio­nes e im­pri­mió com­ple­ji­dad a su poe­sía.

Pa­ra re­fle­jar el de­cli­ve del ro­man­ti­cis­mo fran­cés en­car­na­do por el ines­ta­ble Gé­rard de Ner­val, Hol­mes se pre­gun­tó si po­dría es­cri­bir un re­tra­to “bio­grá­fi­co de grupo” uti­li­zan­do la cá­ma­ra pro­di­gio­sa de Paul Na­dar co­mo pun­to de apo­yo. Pues bien, una fra­se de Na­dar le de­jó sin ha­bla. Al re­fe­rir­se a Bau­de­lai­re y Gau­tier, Na­dar di­jo que com­pa­ra­do con ellos la “ca­ra del po­bre Gé­rard es­ta­ba mar­ca­da tan­to por el re­cuer­do de los hos­pi­ta­les psi­quiá­tri­cos co­mo por la pre­mo­ni­ción de su trá­gi­ca muer­te”. Días des­pués Ner­val, sa­cia­do de pla­ce­res pe­ro fal­to de amor, “se sui­ci­dó en la mal­di­ta calleja jun­to al Se­na, la Rue de la Viei­lle Lan­ter­ne” . Con él se ex­tin­guía la hue­lla ya tan de­bi­li­ta­da de la épo­ca romántica eu­ro­pea, “esa qui­me­ra –es­cri­be Hol­mes– que yo he per­se­gui­do me­dio cons­cien­te­men­te du­ran­te tan­to tiem­po”.

He aquí que “en par­te es pura bio­gra­fía, en par­te li­bro de via­jes, en par­te au­to­bio­gra­fía, sin ol­vi­dar una piz­ca de

O el le­ga­do del He­ming­way de

Co­mo se quie­ra, una es­tu­pen­da lec­tu­ra.

GETTY

Mary Wolls­to­ne­craft GÉ­RARD DE NER­VAL

GETTY

Ro­bert Louis Ste­ven­son

GETTY

Percy She­lley

GETTY

Gé­rard de Ner­val

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.