Pa­seo ita­liano con Cer­van­tes

Las ciu­da­des y per­so­na­jes que fas­ci­na­ron al au­tor del ‘Qui­jo­te’

La Vanguardia - Culturas - - Portada - SER­GI RODRÍGUEZ LÓ­PEZ-ROS

Con Miguel de Cer­van­tes su­ce­de lo que con el res­to de los gran­des au­to­res: ca­da lectura es dis­tin­ta, no só­lo por­que dis­tin­tos so­mos en ca­da una de ellas, sino por­que ca­da una de sus obras es com­ple­ja y per­mi­te di­ver­sas pers­pec­ti­vas de aná­li­sis. Se ha con­me­mo­ra­do es­te año el 400 aniversario de la muer­te del au­tor cas­te­llano, lo que cons­ti­tu­ye una mag­ní­fi­ca oca­sión pa­ra re­leer al crea­dor de la no­ve­la mo­der­na, que tie­ne en su Don Qui­jo­te una de las obras más leí­das, tra­du­ci­das o pu­bli­ca­das de la his­to­ria

Más allá de Es­pa­ña, nin­gún país tie­ne una re­la­ción tan in­ten­sa y sin­gu­lar con Miguel de Cer­van­tes (1547-1616) como Ita­lia, que fue el úni­co ho­ri­zon­te vi­tal del au­tor si ex­cep­tua­mos su re­clu­sión en Ar­gel. Efec­ti­va­men­te, el es­cri­tor vi­vió in­ter­mi­ten­te­men­te en Ita­lia en­tre 1570 y 1575, cin­co años en­tre los cua­les par­ti­ci­pó en las ex­pe­di­cio­nes navales gre­co-tu­ne­ci­nas a Le­pan­to (1571), Na­va­rino (1572) y Cor­fú, Bi­zer­ta y Tú­nez (1573).

Has­ta 1863 fue una in­cóg­ni­ta el mo­ti­vo por el que Cer­van­tes aban­do­nó su país. A co­mien­zos de 1569 dis­cu­te a es­pa­da en Ma­drid con Antonio de Se­gu­ra, uno de los pre­ten­dien­tes de su her­ma­na Andrea (1544-1609), quien man­tu­vo siempre re­la­cio­nes tu­mul­tuo­sas que con­cluían en dis­cu­sio­nes e in­dem­ni­za­cio­nes: pri­me­ro con Ni­co­lás de Ovan­do (con quien ten­dría a Cons­tan­za, so­bri­na pre­di­lec­ta del es­cri­tor), en aque­lla épo­ca con el geno-

“Rei­na de las ciu­da­des y se­ño­ra del mun­do” (El li­cen­cia­do Vi­drie­ra)

“Me in­clino, / de­vo­to, hu­mil­de y nue­vo pe­re­grino, / a quien ad­mi­ra ver be­lle­za tan­ta. / Tu vis­ta, que a tu fa­ma se ade­lan­ta, / al in­ge­nio sus­pen­de, aun­que di­vino, / de aquel que a ver­te y ado­rar­te vino” (Per­si­les)

vés Francesco Lo­ca­de­lo y fi­nal­men­te con Alonso Pa­che­co. Cer­van­tes, uti­li­zan­do el re­cur­so re­tó­ri­co del ál­ter ego, na­rra en Per­si­les có­mo “un ca­ba­lle­ro, hi­jo segundo de un ti­tu­la­do” man­tie­ne un due­lo con un tal Antonio, al que “le di dos cu­chi­lla­das en la ca­be­za bien da­das”, las mis­mas que des­cri­be la dis­po­si­ción ju­di­cial fe­cha­da en sep­tiem­bre de 1569 y des­cu­bier­ta en 1840, por la que se le con­de­na en re­bel­día al cor­te de la mano de­re­cha y diez años de des­tie­rro.

Ante aque­lla pers­pec­ti­va es com­pren­si­ble que el au­tor cas­te­llano eli­gie­ra es­ca­par a uno de los po­cos lu­ga­res en el mun­do en los que Fe­li­pe II no te­nía ju­ris­dic­ción, como era Ro­ma, que en aque­lla épo­ca era ade­más la me­tró­po­lis cul­tu­ral por ex­ce­len­cia. Ini­cial­men­te hu­ye de Ma­drid a Se­vi­lla, pa­ra re­fu­giar­se en ca­sa de su tía Ca­ta­li­na en Cór­do­ba y de su tío Andrés en Ca­bra. Pe­ro la con­cen­tra­ción de tro­pas, por la Re­be­lión de las Al­pu­ja­rras, le ha­ce bus­car otro des­tino más se­gu­ro. De ahí que sa­lie­ra pa­ra Bar­ce­lo­na por ata­jos, no por ca­mi­nos reales, ciu­dad que en Don Qui­jo­te –de nue­vo el ál­ter ego– des­cri­be como “archivo de la cortesía, al­ber­gue de los ex­tran­je­ros, hos­pi­tal de los po­bres, pa­tria de los va­lien­tes, ven­gan­za de los ofen­di­dos y co­rres­pon­den­cia gra­ta de firmes amis­ta­des, y en si­tio y en be­lle­za, úni­ca”.

La for­ma en que Cer­van­tes lle­gó a la Ciu­dad Eter­na tam­bién ha si­do mo­ti­vo de con­tro­ver­sia, si bien pa­re­ce más plau­si­ble la idea de que pa­ra evi­tar las ga­le­ras, donde era ne­ce­sa­rio un sal­vo­con­duc­to pa­ra em­bar­car­se, el es­cri­tor op­ta­ra por el des­pla­za­mien­to por tie­rra, se­gu­ra­men­te en sep­tiem­bre, ca­mu­fla­do en­tre los pe­re­gri­nos. De nue­vo Per­si­les es sig­ni­fi­ca­ti­vo, por­que Cer­van­tes na­rra en él có­mo un gru­po de pe­re­gri­nos va a Ro­ma a tra­vés de Per­pi­ñán y, pa­san­do por el Lan­gue­doc y la Pro­ven­za, al­can­zan Mi­lán; des­de allí, a tra­vés de Lucca, pa­san a Ro­ma, en la que en­tran por la Puer­ta del Po­po­lo (nom­bre que –como Po­blet– re­mi­te al bos­que de ála­mos que la cir­cun­da­ban), “be­san­do pri­me­ro una y mu­chas ve­ces los um­bra­les y már­ge­nes de la en­tra­da de la ciu­dad santa”.

Una vez allí pi­de a su pa­dre, Ro­dri­go de Cer­van­tes (1509-1585), que tra­mi­te en su nom­bre un cer­ti­fi­ca­do de lim­pie­za de sangre en Ma­drid que le per­mi­ti­rá, a co­mien­zos de mar­zo de 1570, en­trar al ser­vi­cio del car­de­nal Giu­lio Ac­qua­vi­va d’Ara­go­na, del Ná­po­les es­pa­ñol, al que en 1568 Pío V ha­bía en­via­do a Es­pa­ña como le­ga­do pa­ra en­tre­gar el ca­pe­lo car­de­na­li­cio al car­de­nal Die­go de Es­pi­no­sa y ges­tio­nar al­gu­nos asun­tos ante Fe­li­pe II. No es fá­cil que el es­cri­tor le co­no­cie­ra en­ton­ces; más bien de­bió in­ter­ve­nir ya en Ro­ma su pa­rien­te, el car­de­nal Gas­par Cer­van­tes de Gae­ta >

“Ciu­dad ri­ca” (El Qui­jo­te)

De “sun­tuo­sos edi­fi­cios, fres­co río y apa­ci­bles ca­lles” (El li­cen­cia­do Vi­drie­ra)

(1511-1575), que an­tes de ser ar­zo­bis­po de Ta­rra­go­na ha­bía tra­ba­ja­do en la cu­ria ro­ma­na en­tre 1561 y 1572, donde Ac­qua­vi­va lle­gó en 1566; de he­cho, am­bos fue­ron crea­dos car­de­nal en el mis­mo con­sis­to­rio de 1570. Per­ma­ne­ció como ayu­dan­te su­yo has­ta sep­tiem­bre de 1571, en que par­tió pa­ra Ná­po­les jun­to con su her­mano Ro­dri­go pa­ra em­bar­car en la ex­pe­di­ción na­val que par­tió pa­ra Le­pan­to. No en vano, el pa­dre del car­de­nal, el ge­ne­ral Gio­van­ni Gi­ro­la­mo Ac­qua­vi­va d’Ara­go­na, to­mó par­te ac­ti­va en la ba­ta­lla. De aquel lar­go año como asis­ten­te, en el en­torno de la cu­ria y la cor­te ro­ma­nas, de­ja cons­tan­cia en La Ga­la­tea, que de­di­ca al car­de­nal As­ca­nio Co­lon­na, en­ton­ces abad de Santa Sofía (Be­ne­ven­to), hi­jo del al­mi­ran­te Mar­can­to­nio Co­lon­na, co­man­dan­te de la flo­ta pon­ti­fi­cia en Le­pan­to, del que “oí mu­chas ve­ces ha­blar … al car­de­nal Ac­qua­vi­va” sien­do su asis­ten­te en Ro­ma.

El res­to de su es­tan­cia en Ita­lia, de la que ha que­da­do ras­tro por su in­ter­ven­ción en al­gu­nas ope­ra­cio­nes mer­can­ti­les con co­mer­cian­tes ita­lia­nos, la pa­só con­va­le­cien­te en Ná­po­les, Mes­si­na, Tra­pa­ni y Pa­ler­mo, en lar­gos pe­río­dos de es­pe­ra en­tre las ex­pe­di­cio­nes navales gre­co-tu­ne­ci­nas a Na­va­rino (1572) y Cor­fú, Bi­zer­ta y Tú­nez (1573). Su via­je de re­gre­so a Es­pa­ña, par­tien­do des­de Ná­po­les, tie­ne su re­fle­jo en El li­cen­cia­do Vi­drie­ra, en el que se na­rra un via­je des­de Car­ta­ge­na a la ciu­dad ita­lia­na a tra­vés de Cór­ce­ga, Gé­no­va y Tou­lon.

La es­tan­cia de Cer­van­tes en la pe­nín­su­la itá­li­ca for­ta­le­ció sin du­da su co­no­ci­mien­to del ca­non li­te­ra­rio ita­liano, que ha­bía lle­ga­do a Es­pa­ña con la cul­tu­ra re­na­cen­tis­ta. Son abun­dan­tes en sus obras las re­fe­ren­cias a au­to­res ita­lia­nos, a los que le­yó abun­dan­te­men­te du­ran­te sus pe­rio­dos de con­va­le­cen­cia, lo que ha­ce de la cul­tu­ra ita­lia­na la más in­flu­yen­te en la obra cer­van­ti­na.

Dos au­to­res ocu­pan un lu­gar cen­tral en­tre los re­fe­ren­tes de Cer­van­tes. Se tra­ta de Ju­dah Abra­va­nel (1460-1521) y Lu­do­vi­co Arios­to (1474-1533). El filósofo y poe­ta se­far­dí Abra­va­nel, na­ci­do en Por­tu­gal, que al re­fu­giar­se en Es­pa­ña cam­bió su nom­bre por el de León He­breo, ha­bía muer­to ya cuan­do Cer­van­tes lle­gó a Ita­lia, donde él vi­vió des­de 1492. Aún así, sus Diá­lo­gos, que no son sino la adap­ta­ción del pen­sa­mien­to en diá­lo­go de Pla­tón, pu­bli­ca­dos pós­tu­ma­men­te en 1535 y lle­nos de in­fluen­cias de Mai­mó­ni­des y Ale­manno, son cla­ves pa­ra la es­truc­tu­ra­ción de los diá­lo­gos cer­van­ti­nos. No en vano, en

Don Qui­jo­te, Cer­van­tes di­ce de él: “Si tra­tá­re­des de amo­res, con dos on­zas que se­páis de len­gua tos­ca­na to­pa­réis con León He­breo, que os hin­cha las me­di­das”.

Igual de im­por­tan­te es la in­fluen­cia de Arios­to, el poe­ta del du­ca­do de Es­te que mar­ca el ce­nit del Re­na­ci­mien­to ita­liano con su poe­ma ca­ba­lle­res­co Or­lan­do furioso (1516), que apa­re­ce fre­cuen­te­men­te ci­ta­do en Don Qui­jo­te. El pa­ra­le­lis­mo en­tre Or­lan­do y Alonso Qui­jano es evi­den­te: am­bos son con­tra­fi­gu­ras de las no­ve­las de ca-

“Ilus­tre… de Ita­lia glo­ria” (Via­je al Par­na­so)

“La más vi­cio­sa ciu­dad que ha­bía en to­do el uni­ver­so mun­do” (El Qui­jo­te) “Lle­na de ador­na­dos jar­di­nes, blan­cas ca­sas y ador­na­dos ca­pi­te­les” (La Ga­la­tea)

ba­lle­rías, que pier­den la ra­zón per­si­guien­do un ideal. La An­ge­li­ca de Or­lan­do tie­ne su con­tra­par­te en la Dul­ci­nea de Don Qui­jo­te. He­gel, en su Es­té­ti­ca, con­si­de­ra que el es­pa­ñol es más áci­do que el ita­liano en su crí­ti­ca a un mun­do que ago­ni­za: lo que pa­ra uno es mo­ti­vo de ri­sa, pa­ra otro lo es de pa­ro­dia; y la iro­nía de uno es ca­si ci­nis­mo en el otro. Or­lan­do fue fuen­te de ins­pi­ra­ción de al­gu­nas de las aven­tu­ras de Don Qui­jo­te, como la del yel­mo de Mambrino, y es ci­ta­do en di­ver­sas oca­sio­nes en la obra, des­de la pe­ni­ten­cia en Sie­rra Mo­re­na has­ta el so­ne­to que Cer­van­tes po­ne en bo­ca de Or­lan­do, en el que di­ce: “Or­lan­do soy, Qui­jo­te, que, per­di­do / por An­gé­li­ca, vi re­mo­tos ma­res, / ofre­cien­do a la fa­ma en sus al­ta­res / aquel va­lor que res­pe­tó el ol­vi­do. / No pue­de ser tu igual; que es­te de­co­ro / se de­be a tus proezas y a tu fa­ma / pues­to que, como yo, per­dis­te el se­so”. Pa­ra Manuel de Mon­to­liu, el Don Qui­jo­te es el

Ama­dís de Gau­la trans­for­ma­do por el es­pí­ri­tu es­cép­ti­co del Or­lan­do

furioso, mientras que la fi­gu­ra de Ri­nal­do di Mon­tal­bano, pri­mo de Or­lan­do, ins­pi­ra­rá a Cer­van­tes en El cu­rio­so im­per­ti­nen­te.

Dan­te, Pe­trar­ca, Tas­so, San­na­za­ro, Ban­de­llo, Pul­ci o Fo­len­go se­rán otros de los au­to­res ita­lia­nos que ins­pi­ran las obras de Cer­van­tes o apa­re­cen ci­ta­dos en ellas. Ha­ría fal­ta ca­si otro ar­tícu­lo pa­ra ana­li­zar ese pa­ra­le­lis­mo. El Via­je del Par­na­so es­tá ins­pi­ra­do en el Viag­gio di

Par­na­so (1578) de Ce­sa­re Ca­po­ra­li di Pe­ru­gia. En La Ga­la­tea, en que el au­tor es­pa­ñol elo­gia a Dan­te, Pe­trar­ca o Arios­to, po­ne en bo­ca de Li­san­dro una can­ción ca­si igual a la que San­na­za­ro ha­ce can­tar a Er­gas­to en su Ar­ca­dia. Ci­tas a Pe­trar­ca hay en El ca­sa­mien­to en­ga­ño­so, como tam­bién las hay a Lui­gi Tran­si­llo en El cu­rio­so im­per­ti­nen­te ,y hay re­fe­ren­cias en Don Qui­jo­te a Lui­gi Pul­ci y Mat­teo Ma­ria Boiar­do, que ins­pi­ra ade­más La ca­sa de

los ce­los e in­fluen­cia El la­be­rin­to de

amor. Hay in­fluen­cias de Lodovico Dol­ce o Gian­bat­tis­ta Gi­ral­di Cin­zio en Nu­man­cia y Los tra­tos de Ar­gel.

En Don Qui­jo­te el pro­ta­go­nis­ta elo­gia las tra­duc­cio­nes de Pas­tor Fi­do de Gio­van Bat­tis­ta Gua­ri­ni y de

Amin­ta de Tor­qua­to Tas­so, al que hay di­ver­sas re­fe­ren­cias en Per­si­les. Fi­nal­men­te, y como cu­rio­si­dad, Cer­van­tes de­di­ca a Antonio Ve­ne­ziano, com­pa­ñe­ro su­yo en Ar­gel, su obra El tra­to de Ar­gel en 1579.

Pe­ro si la li­te­ra­tu­ra ita­lia­na in­flu­ye en Cer­van­tes, la in­ci­den­cia del au­tor es­pa­ñol en la cul­tu­ra de aquel país ha si­do un fe­nó­meno pro­gre­si­vo. La pri­me­ra tra­duc­ción al ita­liano de El Qui­jo­te apa­re­ce en 1622, a car­go de Lo­ren­zo Fran­cio­si­ni, cuan­do en 1614 ha­bía apa­re­ci­do ya la pri­me­ra edi­ción en fran­cés. Has­ta 1818 no ha­brá una nue­va edi­ción, a car­go de Bar­to­lomeo Gam­ba, lo que da una buena idea del estado de las co­sas, por­que la no­ve­la fue vis­ta ini­cial­men­te como una sim­ple pa­ro­dia de los li­bros de ca­ba­lle­rías. Las No­ve­las ejem­pla­res se­rán tra­du­ci­das al ita­liano por pri­me­ra vez en 1626, por Gu­gliel­mo Ales­san­dro de No­vi­lie­ri Cla­ve­lli, año en que Francesco Ellio tra­du­ci­rá Los tra­ba­jos de Per­si­les y Si­gis­mun­da. Ha­brá que es­pe­rar mu­cho más, has­ta 1788, pa­ra la pri­me­ra tra­duc­ción de Ga­la­tea, que rea­li­za­rá Lui­gi Se­cre­ti. De he­cho, ha­cia 1850 no hu­bo más que diez edi­cio­nes en ita­liano, cuan­do en aquel mis­mo año eran ya 108 las fran­ce­sas, 37 las ale­ma­nas y 77 las de len­gua in­gle­sa.

Po­co a po­co, sin em­bar­go, la obra de Cer­van­tes irá per­mean­do la cul­tu­ra ita­lia­na, con la ex­cep­ción de

La for­za del sangue (1696) o La zin­ga­ret­ta, de Car­lo Celano. No en vano Car­lo Goz­zi (1720-1806) de­di­ca­rá un poe­ma a Cer­van­tes y Apos­to­lo Zeno (1668-1750) lle­va­rá a es­ce­na dos epi­so­dios de El Qui­jo­te.

En la mis­ma épo­ca se pu­bli­ca­rán las se­cue­las So­cra­te im­ma­gi­na­rio

(1775) de Fernando Galiani y Giam­bat­tis­ta Lo­ren­zi y Don Chis­ciot­ti e San­ziu Pan­za (1787) de Gio­van­ni Meli. En el si­glo XIX los Pro­mes­si spo­si de Ales­san­dro Man­zo­ni mues­tran al­gu­nas in­fluen­cias cer­van­ti­nas. Y ya en el si­glo XX se pro­du­ci­rá el des­pe­gue del his­pa­nis­mo cer­van­tis­ta en Ita­lia, con au­to­res que van des­de Ce­sa­re De Lo­llis o Giu­sep­pe Tof­fa­nin has­ta Benedetto Cro­ce, Mario Ca­se­lla o Pao­lo Sa­vi-Ló­pez. |

“Ciu­dad pe­que­ña, pe­ro muy bien he­cha, y en la que me­jor que en otras par­tes de Ita­lia, son bien vis­tos y aga­sa­ja­dos los es­pa­ño­les” (El li­cen­cia­do Vi­drie­ra) An­tes de par­tir pa­ra Ná­po­les y Le­pan­to, Cer­van­tes es­tu­vo en Ro­ma al ser­vi­cio del car­de­nal Ac­qua­vi­va

Ser­gi Rodríguez Ló­pez-Ros es di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes de Ro­ma

FOTOS GETTY

Arri­ba, re­tra­to de Miguel de Cer­van­tes por Juan de Jáu­re­gui y, al la­do, portada de la pri­me­ra edi­ción en ita­liano del ‘Qui­jo­te’. En el res­to de fo­to­gra­fías, imá­ge­nes de Ro­ma y Flo­ren­cia y, en la pá­gi­na si­guien­te, Gé­no­va, Ná­po­les y Lucca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.