His­to­rias del ba­ca­lao

¿Era jus­ta la ma­la fa­ma de es­ta musica de bai­le?

La Vanguardia - Culturas - - Portada - IG­NA­SI MO­YA

Po­cos fe­nó­me­nos lú­di­co-cul­tu­ra­les aca­ba­ron tan de­nos­ta­dos y con tan­ta ma­la fa­ma como la lla­ma­da ru­ta del ba­ka­lao, aque­lla con­cen­tra­ción de dis­co­te­cas y mú­si­ca de bai­le en Va­len­cia y al­re­de­do­res que du­ran­te unos quin­ce años –en­tre 1980 y 1995– atra­jo a mi­les y mi­les de se­gui­do­res a sus fies­tas. Cier­to es que co­rrió por allí bas­tan­te sus­tan­cia es­tu­pe­fa­cien­te –las mí­ti­cas mes­ca­li­nas, so­bre to­do– y que el pe­ri­plo de dis­co­te­ca en dis­co­te­ca po­día, en sus mo­men­tos ál­gi­dos, pro­lon­gar­se du­ran­te to­do el fin de se­ma­na sin in­te­rrup­ción (si ha­cía fal­ta, se co­ci­na­ba una pae­lla en el par­king de la dis­co­te­ca, pa­ra que el cuer­po aguan­te). Pe­ro no pa­re­ce jus­to que la his­to­ria de aque­llos días de­ba re­su­mir­se úni­ca­men­te en sus as­pec­tos más po­lé­mi­cos. Pa­ra mu­chos, hu­bo allí al­go más que dro­gas y de­sen­freno. Y aho­ra, con un po­co de la pers­pec­ti­va que otor­ga el tiem­po, el pe­rio­dis­ta bar­ce­lo­nés –y tam­bién disc-joc­key– Luis Cos­ta ha ex­plo­ra­do esa his­to­ria y la cuen­ta en las pá­gi­nas de ¡Ba­ca­lao!

Al­go que in­ten­tan des­men­tir la ma­yo­ría de los pro­ta­go­nis­tas de aque­llos días que han na­rra­do su ver­sión de los he­chos pa­ra el li­bro –disc­joc­keys, pro­mo­to­res de con­cier­tos, di­rec­to­res de dis­co­te­cas...– es que aque­lla mo­vi­da va­len­cia­na fue­ra úni­ca­men­te una fies­ta ma­qui­ne­ra, es de­cir, de esa mú­si­ca que prio­ri­za el rit­mo de chun­da-chun­da, mu­chos beats por mi­nu­to (bpms), mu­cho vo­lu­men y po­ca sus­tan­cia mu­si­cal. Por con­tra, reivin­di­can un fe­nó­meno abier­to de mi­ras (de oí­dos) y en el que se da­ban ci­ta des­de las co­rrien­tes más co­mer­cia­les a las más van­guar­dis­tas del mo­men­to: del pop gui­ta­rre­ro al punk, si­nies­tros, nue­vos ro­mán­ti­cos, elec­tró­ni­ca... Un cóc­tel de mo­der­ni­dad mu­si­cal im­por­ta­da por un pu­ña­do de fa­ná­ti­cos de es­pí­ri­tu em­pren­de­dor (eso aho­ra tan de mo­da) que di­fun­dían su cre­do des­de las ca­bi­nas de los disc-joc­keys (prehis­tó­ri­cas, com­pa­ra­das con las de hoy en día), tien­das de dis­cos y pro­gra­mas de ra­dio. Así, en aque­llas sa­las de bai­le, de Ba­rra­ca a Cho­co­la­te o Spook (por ci­tar al trío más emblemático de sus ini­cios) po­dían con­ver­tir­se en hit can­cio­nes de un gru­po van­guar­dis­ta como The Re­si­dents (Kaw-Li­ga )o so­nar te­mas a prio­ri tan po­co dis­co­te­que­ros como el pop me­ló­di­co de

Tin­sel­town in the rain, de los Blue Ni­le, o in­clu­so el piano mi­ni­ma­lis­ta de Wim Mertens con Ma­xi­ma­zing the au­dien­ce.

Ese em­pu­je de unas cuan­tas per­so­nas en­con­tró res­pues­ta en mi­les de jó­ve­nes con ga­nas de fies­ta en un mo­men­to his­tó­ri­co –pos­fran­quis­mo, pri­me­ros años de la de­mo­cra­cia– en el que las an­sias de li­ber­tad y la per­mi­si­vi­dad se con­ju­ga­ron pa­ra ha­cer­lo po­si­ble. Como to­do fe­nó­meno, el

ba­ca­lao es hi­jo de su tiem­po: tan de­fi­ni­ti­vos fue­ron se­gu­ra­men­te los in­puts mu­si­ca­les que lle­ga­ban del ex­te­rior como la fal­ta de nor­ma­ti­va so­bre ho­ra­rios de cie­rre de los lo­ca­les noc­tur­nos o la au­sen­cia de le­gis­la­ción so­bre las dro­gas sin­té­ti­cas. Y es hi­jo tam­bién de un lu­gar es­pe­cí­fi­co. A fa­vor de Va­len­cia ju­gó se­gu­ra­men­te el es­tar fue­ra de los fo­cos que ilu­mi­na­ban to­do cuan­to se co­cía en Ma­drid o Bar­ce­lo­na. Y pre­ci­sa­men­te cuan­do el fe­nó­meno em­pe­zó a lla­mar la aten­ción de los fo­cos –los me­dios– em­pe­zó a ges­tar­se el fi­nal de la his­to­ria. Si los años ochen­ta vie­ron el apo­geo, en los no­ven­ta, una de­ri­va mu­si­cal aho­ra­sí­más ma­qui­ne­ra, la lle­ga­da del éx­ta­sis y las am­bi­cio­nes eco­nó­mi­cas de al­gu­nos, de­ri­va­ron en pre­sión po­li­cial y me­diá­ti­ca so­bre ho­ra­rios y con­su­mo de dro­gas; y se ini­ció el de­cli­ve.

De al­gún mo­do, la ex­pre­sión “mo­rir de éxi­to” es per­fec­ta­men­te apli­ca­ble. De éxi­to y tal vez de precocidad,

En años de in­ci­pien­te de­mo­cra­cia, se ci­ta­ron en unas po­cas dis­co­te­cas an­sias de li­ber­tad y per­mi­si­vi­dad Ha­ce no me­nos de vein­te años la lla­ma­da ru­ta del ba­ka­lao, por las pis­tas de bai­le va­len­cia­nas, dio mu­cho que ha­blar. Un li­bro re­co­ge aho­ra su his­to­ria dan­do voz a al­gu­nos de sus pro­ta­go­nis­tas

ade­lan­tán­do­se a fe­nó­me­nos pos­te­rio­res como la fie­bre acid hou­se ibi­cen­ca o el Mad­ches­ter sound. Cier­ta­men­te, la mo­vi­da va­len­cia­na, con ba­ka­lao o sin él, fue al­go mu­cho más un­der­ground que otros fe­nó­me­nos si­mi­la­res y/o coe­tá­neos. Y en su pro­pia esen­cia es­tu­vo tam­bién su fe­cha de ca­du­ci­dad.

Luis Cos­ta ofre­ce en su li­bro una cró­ni­ca bas­tan­te por­me­no­ri­za­da de to­do ello y, ce­dien­do la voz a los pro­ta­go­nis­tas, evi­ta jui­cios y va­lo­ra­cio­nes. Del con­jun­to emer­ge una his­to­ria ne­ce­sa­ria (ape­nas hay bi­blio­gra­fía so­bre el te­ma) y los retratos de unos per­so­na­jes en­tre los que hu­bo tam­bién epi­so­dios de ce­los en una épo­ca en la que los disc-joc­keys no eran to­da­vía las es­tre­llas en las que hoy se han con­ver­ti­do. A su fa­vor, en cual­quier ca­so, no mos­trar­se ex­ce­si­va­men­te nos­tál­gi­cos de aque­llos años de­ba ka la o. O ba­ca­lao .|

CON­TRA

Ma­pa de las dis­co­te­cas que en los años 80 y 90 par­ti­ci­pa­ron de al­gún mo­do en la ru­ta del ba­ka­lao

CON­TRA

Carlos Si­mó, disc­joc­key de Ba­rra­ca en­tre 1980-86. A la de­re­cha, Dis­tri­to10, en Va­len­cia ciu­dad, una de las dis­co­te­cas más gran­des de la épo­ca

CON­TRA

Arri­ba, a la iz­quier­da, el dj Alfredo Fio­ri­to en 1988. A la de­re­cha, de arri­ba aba­jo: Ba­rra­ca en sus ini­cios; ex­te­rior de ACTV; y el dj Fran Lea­ners (de­re­cha) en la tien­da de dis­cos Zic Zac de Va­len­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.