Las dos cul­tu­ras

La Vanguardia - Culturas - - CULTURAS - SER­GIO VI­LA-SANJUÁN

Pa­re­ce ser que la pri­me­ra ter­tu­lia li­te­ra­ria que se ce­le­bró en Bar­ce­lo­na fue la ani­ma­da por el poe­ta Joan Bos­cà, o Juan Bos­cán –con am­bos nom­bres fir­ma­ba– en su ca­sa de la ca­lle Lle­dó. Se ha­bía ins­ta­la­do allí de vuel­ta de sus pe­ri­plos ita­lia­nos, y a par­tir de 1532 aco­gía a ami­gos con los que ha­bla­ba de li­te­ra­tu­ra, de te­mas cul­tu­ra­les y po­de­mos su­po­ner que tam­bién de po­lí­ti­ca. En­tre ellos el poe­ta Joan Fe­rran­dis d´Heredia o el batlle

ge­ne­ral de Ca­ta­lun­ya Je­ro­ni Agus­tí, pe­ro tam­bién, cuan­do ve­nían a la ciu­dad, au­to­res cas­te­lla­nos co­mo su ami­go Gar­ci­la­so de la Ve­ga. Des­de ha­ce qui­nien­tos años, pues, la re­la­ción en­tre crea­do­res que es­cri­ben en am­bas len­guas ha si­do es­tre­cha en Bar­ce­lo­na (y en me­nor me­di­da en el res­to de Ca­ta­lun­ya) y cons­ti­tu­ye uno de los ele­men­tos que dan ca­rác­ter a la cul­tu­ra ca­ta­la­na.

Con im­por­tan­tes con­se­cuen­cias: co­mo do­cu­men­tó Er­nest Lluch, la co­ne­xión en­tre idio­mas, en el cam­po edi­to­rial, re­sul­tó ha­bi­tual­men­te po­si­ti­va; los pe­rio­dos de pros­pe­ri­dad lo fue­ron en las dos di­rec­cio­nes (aun­que con di­fe­ren­te vo­lu­men), y cuan­do, en el si­glo XIX, arran­có la Re­nai­xe­nça, una ini­cia­ti­va im­pul­sa­da des­de la éli­te li­te­ra­ria y lue­go asu­mi­da por la so­cie­dad y la cla­se po­lí­ti­ca, la po­ten­cia edi­to­rial bar­ce­lo­ne­sa en len­gua cas­te­lla­na dio una só­li­da ba­se pa­ra la edi­ción en ca­ta­lán, con la que los

re­vi­vals lin­güís­ti­cos ga­lle­go y vas­co no con­ta­ron. El fran­quis­mo, ob­via­men­te, con­no­tó de for­ma si­nies­tra la re­la­ción en­tre es­ta­do au­to­ri­ta­rio y cul­tu­ra en ca­ta­lán.

El Ayun­ta­mien­to bar­ce­lo­nés ha ser­vi­do en dis­tin­tas oca­sio­nes co­mo ele­men­to equi­li­bra­dor. El re­lan­za­mien­to de­ci­mo­nó­ni­co de la li­te­ra­tu­ra en ca­ta­lán hu­bie­ra si­do ca­si im­pen­sa­ble sin los Jocs Flo­rals de im­pul­so mu­ni­ci­pal que co­ro­na­ron a Ver­da­guer en 1877. En 1951, post­gue­rra du­ra, la cor­po­ra­ción in­clu­ye en los pre­mios Ciu­dad de Bar­ce­lo­na el de Poe­sía Ca­ta­la­na, que ga­na Se­bas­tià Sán­chez Juan (y en años pos­te­rio­res, Pe­ru­cho, Va­le­ri, Fa­ges de Cli­ment...). Mien­tras que en épo­ca pu­jo­lis­ta, cuan­do des­de la Ge­ne­ra­li­tat ten­día a con­si­de­rar­se la crea­ción lo­cal en cas­te­llano co­mo un in­cor­dio, el Ayun­ta­mien­to de Ma­ra­gall fo­men­tó am­bas li­te­ra­tu­ras e im­pu­so un pro­yec­to cul­tu­ral en el que ca­si to­do el mun­do pu­do sen­tir­se­có­mo­do.

Ree­la­bo­rar y ac­tua­li­zar un pro­yec­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas cons­ti­tu­ye el re­to al que nos ve­mos abo­ca­dos en el mo­men­to pre­sen­te. Las dos cul­tu­ras for­man una so­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.