Ser­mo­derno

Ini­cia­mos con es­tas pá­gi­nas una sec­ción men­sual en la cual el co­la­bo­ra­dor de ‘Cul­tu­ra/s’ Eduard Mol­ner da­rá un re­pa­so de la ac­tua­li­dad tea­tral, con un aná­li­sis de las obras más des­ta­ca­das que se han po­di­do ver en las úl­ti­mas se­ma­nas así co­mo la re­co­men­dac

La Vanguardia - Culturas - - ESCENARIOS - Por Eduar­dMol­ner

Es­te mes de ma­yo la Bar­ce­lo­na tea­tral ha si­do re­pre­sen­ta­ti­va de sus ca­ren­cias pe­ro tam­bién de sus es­pe­ran­zas res­pec­to a las opor­tu­ni­da­des da­das a la mo­der­ni­dad es­cé­ni­ca. Moua­wad-Brog­gi, en la Bi­blio­te­ca de Ca­ta­lun­ya; Ché­jov-Ri­go­la en el Lliu­re y Sha­kes­pea­re-Al­ber­tí en el TNC. Nos gus­ta la de­fi­ni­ción de mo­der­ni­dad de Mars­hall Ber­man, “ser mo­der­nos es ha­llar­nos en un en­torno que nos pro­me­te aven­tu­ras, po­der, ale­gría, cre­ci­mien­to, trans­for­ma­ción de no­so­tros y del mun­do y que al mis­mo tiem­po, ame­na­za con des­truir to­do lo que te­ne­mos, to­do lo que sa­be­mos, to­do lo que so­mos”, la mo­der­ni­dad pa­ra Ber­man es una “ex­pe­rien­cia de cam­bio”, o no es mo­der­ni­dad. Otra co­sa bien dis­tin­ta es la mo­der­ni­za­ción, que pa­ra Ber­man (y no­so­tros), se­ría sim­ple­men­te una re­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, o cien­tí­fi­ca, o una in­no­va­ción for­mal ex­ter­na. Un cam­bio de tra­je si quie­ren. Aho­ra te­ne­mos pers­pec­ti­va, por ejem­plo, pa­ra juz­gar el cam­bio de los años de Fe­li­pe Gon­zá­lez co­mo una mo­der­ni­za­ción, y no una ex­pe­ri­men­ta­ción de la mo­der­ni­dad.

Si mi­ra­mos con es­tos ojos la es­ce­na y bus­ca­mos la mo­der­ni­dad, con aquel afán de es­pec­ta­do­res se­dien­tos de res­pues­tas, se­dien­tos de es­pec­tácu­los que nos mo­ti­ven e in­ter­pe­len, se­dien­tos por ver re­pre­sen­ta­do es­te tiem­po nue­vo que nos em­pa­pa y nos so­bre­pa­sa, que es­tá por to­das par­tes y no po­de­mos elu­dir aun­que que­ra­mos, la de­cep­ción es gran­de, per­ma­nen­te. Aquí y allí en­con­tra­mos un ra­yo de luz. Nos con­ver­ti­mos en adic­tos a la luz es­ca­sa, “il faut être ab­so­lu­ment mo­der­ne ”, de­cía Rim­baud ,¿ por­qué? No por po­se, sino pa­ra in­ten­tar en­ten­der qué dia­blos pa­sa, qué nos es­tá pa­san­do. Moua­wad, por ejem­plo. Crea­dor de ro ad-dra­mas emo­cio­na­les, mono te­má­ti­cos. Na­da que­de- cir, en cier­ta ma­ne­ra tam­bién son mo­no­te­má­ti­cos Woody Allen o Tho­mas Bern­hard, por po­ner dos ejem­plos dis­tan­tes en la galaxia del si­glo XX. Moua­wad ha si­do ca­paz de po­ner en el cen­tro del de­ba­te la iden­ti­dad, la bús­que­da de la iden­ti­dad, los es­pe­jis­mos de la iden­ti­dad múl­ti­ple. Bús­que­das que se ex­pli­can a tra­vés de via­jes de gen­te he­ri- da que po­co a po­co va en­con­tran­do el por­qué son co­mo son, quién o qué los ha cons­trui­do de esa ma­ne­ra. Tra­yec­tos muy cor­tos –del do­mi­ci­lio al hos­pi­tal don­de ago­ni­za la ma­dre en Un obús al cor–, omuy y muy lar­gos–de Ca­na­dá a Lí­bano en In

cend is, de Que be­ca Al sa­cia en Bos­cos. Pe­ro si las pre­gun­tas que se ha­ce Waj­di Moua­wad al­can­zan nues­tro pre­sen­te, ¿sus res­pues­tas crea­ti­vas es­tán a la al­tu­ra de las in­quie­tu­des? En Áni­ma, su gran obra na­rra­ti­va, ve­mos un des­plie­gue de me­tá­fo­ras de gran ri­que­za y ori­gi­na­li­dad. Por el con­tra­rio, en sus dra­mas el ex­ce­so en las si­tua­cio­nes de los per­so­na­jes, co­lo­ca­dos per­ma­nen­te­men­te en un su­fri­mien­to emo­cio­nal in­con­men­su­ra­ble, es evi­den­te que sa­cu­de al es­pec­ta­dor. Sin em­bar­go ,¿ real­men­te se abor­dan los con­flic­tos que mo­ti­van los ar­gu­men­tos des­de un plan­tea­mien­to que pro­vo­que la re­fle­xión ?¿ O es­ta­mos an­te una ela­bo­ra­dí­si­ma, ca­si ge­nial, fa­bu­la­ción ca­paz de cap­tar nues­tra aten­ción y de con­mo­ver­nos, pe­ro que se si­túa le­jos de la po­si­bi­li­dad de trans­for­mar, pre­ci­sa­men­te por tra­ba­jar des­de lo ex­cep­cio­nal?

Por eso de­be­ría­mos ir con cui­da­do cuan­do ha­ce­mos cla­si­fi­ca­cio­nes y en­se­gui­da si­tua­mos a Moua­wad en­tre los más gran­des de la li­te­ra­tu­ra dra­má­ti­ca. Nos fal­ta pers­pec­ti­va, pe­ro la obra crea­da de mo­men­to nos los ha­ce in­com­pa­ra­ble a Pin­ter, o Bec­kett, o Ché­jov, de quien aho­ra ha­bla­re­mos. Por cier­to, to­dos ellos, gran­des re­pre­sen­tan­tes de la mo­der­ni­dad des­de las pa­ra­do­jas de la co­ti­dia­ni­dad más mun­da­na. Aquí te­ne­mos, por ejem­plo, el per­so­na­je de Ivá­nov, de Ché­jov. Un hom­bre de­cep­cio­na­do, de­sen­ga­ña­do, en­tris­te­ci­do. No lo ve­mos co­mo un de­pre­si­vo, al­guien en­fer­mo, o quí­mi­ca­men­te en­fer­mo, in­ca­paz de ge­ne­rar alien­to en la vi­da, lo que nos man­tie­ne a to­dos vi­vos.

Joan Ca­rre­ras cons­tru­ye un Ivà­nov lleno de una gran ver­dad, mo­derno en su in ca­pa­ci­dad de afron­tar la reali­dad co­mo se pre­sen­ta. Lo en­via­ría­mos aun buen te­ra­peu­ta, por­que su Iván oves un hom­bre que no con­tro­la la tris­te­za que lo em­pa­pa. Pe­ro el Ivá­nov de Ché­jov es un hom­bre su­pe­ra­do por la cir­cuns­tan­cia, in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra la reac­ción, des­ar­ma­do pa­ra dar un vuel­co a su vi­da. Le ha pa­sa­do al­go, por eso es­tá don­de es­tá. Ché­jov in­tu­ye el fra­ca­so del re­for­mis­mo po­lí­ti­co an­te la in­men­si­dad de la em­pre­sa que su­po­nía trans­for­mar el za­ris­mo des­de den­tro. Tols­tói, ami­go de Ché­jov, er aun ejem­plo de re­for­mis­ta agra­rio fra­ca­sa­do en sus pro­pias fin­cas. Ima­gi­nen la frus­tra­ción de un hom­bre co­mo Ivá­nov, car­ga­do de bue­nas ideas pe­ro aba­ti­do an­te el pri­mer gran obs­tácu­lo. Aquí lo po­de­mos arras­trar ha­cia no­so­tros y eso in­ten­ta con­se­guir Ri­go la. Jó­ve­nes de hoy aba­ti­do s por di­fi­cul­ta­des, que no en­tien­den que la vi­da es­ta­rá lle­na de obs­tácu­los. Ti­rar la toa­lla a pe­sar de­te­ner­lo to­do pa­ra po­der re­po­ner­se. Suer­te tie­ne el mon­ta­je de te­ner ins­tru­men­tos co­mo Ca­rre­ras, o An­dreu Be­ni­to, o Pep Cruz o Pau Ro­ca; la dis­per­sión de ele­men­tos es­cé­ni­cos, o su su­per­fi­cia­li­dad, no los ayu­da: ¿ha­ce fal­ta que Ca­rre­ras se dé pu­ñe­ta­zos en una más­ca­ra de go­ma que lo re­pre­sen­ta pa­ra en­ten­der su sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad? Qui­zás sí; el ar­tis­ta Pe­re­jau­me ha sen­ten­cia­do en al­gu­na oca­sión que vi­vi­mos el tiem­po de la ob­vie dad ,“si cons­trui­mos un ho­tel cer­ca del mar, ha­ce fal­ta que ten­ga for­ma de ve­la ”.

Joan Ca­rre­ras ha cons­trui­do un Ivá­nov lleno de una gran ver­dad, mo­derno en su in­ca­pa­ci­dad de afron­tar la reali­dad co­mo se pre­sen­ta El ‘Ricard III’ de Ho­mar-Al­ber­tí tie­ne en la obra del vi­deoar­tis­ta Frank Aleu una de sus gran­des apor­ta­cio­nes

Con­ti­nua­mos en bus­ca de la­mo­der­ni­dad. La obra del vi­deoar­tis­ta Frank Aleu es una de las gran­des apor­ta­cio­nes de es­te Ricard III di­ri­gi­do por Xa­vier Al­ber­tí que to­da­vía se pue­de ver en la sa­la gran­de del TNC. Un enor­me ros­tro del Ri­car­do III–Lluís Ho­mar–que nos per­si­gue con la mi­ra­da y que imi­ta su ima­gen

sin per­der nun­ca, sin em­bar­go, su con­di­ción hu­ma­na. Tal vez es­tá aquí la fuer­za de es­ta pro­pues­ta; la es­pan­to­sa hu­ma­ni­dad del Ri­car­do III cons­trui­do po­rHo mar. El he­cho de que no ve­mos un mons­truo, una es­pe­cie de alien sin es­crú­pu­los que aca­ba­rá con to­da la tri­pu­la­ción de la na­ve, sino al­guien ca­si pró­xi­mo; Ho­mar aquí re­cuer­da a Lawrence Oli vie­ren una an­ti­gua ver­sión fíl­mi­ca (1955). Un mag­ní­fi­co ma­ni­pu­la­dor que con­vier­te las frus­tra­cio­nes de su de­for­mi­dad en ener­gía des­truc­ti­va, a par­tir de un ce­re­bro pri­vi­le­gia­do pa­ra las ma­qui­na­cio­nes. En el Ricard III el­ma­le­ma­na­deun hom­brey las ad­ver­ten­cias, o la lu­ci­dez, ema­nan de los per­so­na­jes fe­me­ni­nos. A di­fe­ren­cia de Macbeth don­de es una mu­jer am­bi­cio­sa quien em­pu­ja ha­cia el cri­men al ma­ri­do que quie­res erre y. Al­ber­tí tam­bién uti­li­za más­ca­ras pa­ra sig­ni­fi­car los ros­tros de los hi­jos del rey des­tro­na­do que se­rán sa­cri­fi­ca­dos, el cri­men su­pre­mo de Ri­car­do. Lás­ti­ma, sin em­bar­go, que el es­pa­cio y el ves­tua­rio no acom­pa­ñen, las es­truc­tu­ras me­tá­li­cas se pe­lean con un tra­ba­jo in­ter­pre­ta­ti­vo car­ga­do de ver­da den­la in­men­sa ma­yo­ría de los ac­to­res, to­do y que pues­tos a des­ta­car a al­guien, Car­me Elias, jun­to al men­cio­na­do Ho­mar, es­tá in­men­sa en sus dia­tri­bas con­tra el mo­nar­ca. Junio nos ofre­ce­rá Bo­das desan

gre, una de las pie­zas más populares de L or­ca, in­ter­pre­ta da por Cla­ra Se­gu­ra, No­ra Na­vas, Pau Ro­ca, Ivan Benet y Mon­tse Vall­vehí, di­ri­gi­da por Oriol Brog­gi :“Ten­go un con­cep­to del tea­tro en cier­ta for­ma per­so­nal y re­sis­ten­te. El tea­tro es la poe­sía que se le­van­ta del li­bro y se ha­ce hu­ma­na. Y al ha­cer­se, ha­bla y gri­ta, llo­ra y se de­ses­pe­ra. El tea­tro ne­ce­si­ta que los per­so­na­jes que apa- rez­can en la es­ce­na lle­ven un tra­je de poe­sía y al mis­mo tiem­po que se les vean los hue­sos, la san­gre .” Es­tas pa­la­bras del mis­mo Lorca son de 1936 y lo si­túan co­mo he­re­de­ro del gran tea­tro clá­si­co y al­mis­mo tiem­po lo dis­tan­cian del dra­ma modernista, el tea­tro en ver­so. Lorca creía que el poe­ta dra­má­ti­co“no de­be ol­vi­dar (...) los cam­pos de ro­cas, mo­ja­dos por el ama­ne­cer, don­de su­fren los la­bra­do­res, y ese pa­lo­mo, he­ri­do por un ca­za­dor mis­te­rio­so, que ago­ni­za en­tre los jun­cos sin que na­die es­cu­che su ge­mi­do”; Bo­das, Yer­ma,

Do­ña Ro si ta o La ca­sa, las es­cri­be un poe­ta ca­paz de una atre­vi­da ex­pe­ri­men­ta­ción van­guar­dis­ta, pe­ro que tam­bién es un hom­bre que quie­re in­ci­dir en la reali­dad, que quie­re ser en­ten­di­do pa­ra po­der trans­for­mar, que quie­re su­mar­se, con­tri­buir a la ex­pe­ri­men­ta­ción de­la­mo­der­ni­dad que co­men­tá­ba­mos más arri­ba.

FO­TOS: BITO CELS/ MAY ZIRCUS / BEIGOTT

Waj­di Moua­wad Bos­cos Arri­ba, ‘Bos­cos’, de Waj­di Moua­wad en la Bi­blio­te­ca de Ca­ta­lun­ya; aba­jo, a la iz­quier­da, Lluís Ho­mar co­mo Ri­car­do III en el mon­ta­je del TNC; y a la de­re­cha, ‘Ivà­nov', la in­ter­pre­ta­ción del director Àlex Ri­go­la de la obra de Ché­jov

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.