El pri­mer ‘quién es quién’ de las le­tras ca­ta­la­nas

El re­fe­ren­te his­tó­ri­co de Fe­lix To­rres Amat

La Vanguardia - Culturas - - MIRADAS - SER­GIO VI­LA-SANJUÁN

En el año 1798D. Ig­na­cio To­rre­sA­mat, en­car­ga­do de la Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca Epis­co­pal de Bar­ce­lo­na, se pro­pu­so crear un apar­ta­do de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te a los es­cri­to­res ca­ta­la­nes. “Amo tan­to a mi pa­tria co­mo un je­sui­ta a su com­pa­ñía”, le es­cri­bió a su her­mano Fe­lix, a quien pi­dió que le ayu­da­ra re­gis­tran­do dis­tin­tas bi­blio­te­cas es­pa­ño­las (es­pe­cial­men­te la del Es­co­rial) en bus­ca­de­re­fe­ren­cia­saau­to­res­de­la­que lla­ma­ban “la pro­vin­cia de Ca­ta­lu­ña”.

Ig­na­cio mu­rió en 1811, pe­ro su her­mano man­tu­vo la lla­ma. Fe­lix To­rres Amat de Pa­lou (Sa­llent de Llo­bre­gat, 1772-Ma­drid, 1847), de fa­mi­lia muy vin­cu­la­da a la Igle­sia, so­brino de un con­fe­sor deCar­los IV, es­tu­dió enAl­ca­lá yMa­drid, se doc­to­ró en Teo­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Cer­ve­ra, fue ca­nó­ni­go en La Gran­ja y Bar­ce­lo­na, tra­duc­tor de la Bi­blia al cas­te­llano y, des­de 1833, obis­po­de­la­lo­ca­li­dad­leo­ne­sa­deAs­tor­ga.Tam­bién­fue­se­na­dor­po­rBar­ce­lo­na y hom­bre de equi­li­brios, en­car­ga­do de me­diar en­tre el go­bierno es­pa­ñol y el Va­ti­cano y tam­bién de apa­ci­guar áni­mos tras la gue­rra car­lis­ta.

En 1816, Fe­lix lee en la Real Aca­de­mia de Bue­nas Le­tras una di­ser­ta­ción so­bre la ne­ce­si­dad de pu­bli­car un dic­cio­na­rio de los au­to­res ca­ta­la­nes, cul­mi­nan­do el tra­ba­jo em­pren­di­do. Tra­ba­ja en ello in­ten­sa­men­te, con la ayu­da de sus ami­gos y co­rres­pon­sa­les en to­da la Pe­nín­su­la, du­ran­te los lus­tros si­guien­tes. En 1834 , y ya a pun­to de im­pri­mir su tra­ba­jo, re­ci­bió del eru­di­to fran­cés Mr. Tas­tú, oriun­do de Per­pi­ñan, un­dos­sier­de­co­pias de­tres­cien­tas poe­sías ma­nus­cri­tas ca­ta­la­nas y pro­ven­za­les en­con­tra­das en la Bi­blio­te­ca Real de Pa­rís ba­jo el epí­gra­fe

A es­ta co­lec­ción le­sa­cóun­buen­par­ti­do,re­pro­du­cien­do par­cial o ín­te­gra­men­te un buen nú­me­ro de las can­cio­nes ob­te­ni­das.

El li­bro apa­re­ce fi­nal­men­te con el tí­tu­lo de

en­la Im­pren­ta bar­ce­lo­ne­sa de J. Ver­da­guer, 1836.

La justificación del em­pe­ño es de ín­do­le pa­trió­ti­co-sen­ti­men­tal. “Ca­ta­lu­ña, mi ama­da pa­tria, es la úni­ca pro­vin­cia­deEs­pa­ña­que­noha­cui­da­do­de­pu­bli­car sus glo­rias li­te­ra­rias”, es­cri­be el obis­po. Alu­de a ini­cia­ti­vas que han pre­ce­di­do la su­ya co­mo la

de Jo­sef Ro­dri­guez de Cas­tro, o

una

De es­ta se­ña­la que se pro­po­nía “dar no­ti­cia de los me­jo­res es­cri­to­res del rei­na­do de Car­los III. Mas yo creo que de­bo dar­la de to­dos los de Ca­ta­lu­ña, aún de los me­no­res e ín­fi­mos”. Se re­ser­va ex­ten­der­se en al­gu­na idea “cuan­do se tra­te de los sa­bios más emi­nen­tes”.

En su in­tro­duc­ción To­rres Amat ci­ta al frai­le Jai­me Villanueva: la li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na flo­re­ció en sus dos siglos de oro, XIII y XIV, “con­tan­do a cen­te­na­res los es­cri­to­res de ju­ris­pru­den­cia, teo­lo­gía, po­lí­ti­ca, fi­lo­so­fía mo­ral, poe­sía y otras­mil co­sas”. Sin em­bar­go, ese pe­rio­do do­ra­do “tu­vo la des­gra­cia de pre­ce­der a la in­ven­ción de la im­pren­ta, yes­taes­la­cau­sa prin­ci­pal por­que­seig­no­ran los pro­gre­sos de la li­te­ra­tu­ra de es­ta pro­vin­cia tan fér­til en in­ge­nios”.

En cuan­to al cri­te­rio de se­lec­ción, To­rres Amat ar­gu­men­ta que “he repu­tado por ca­ta­lán”, ade­más de los na­ci­dos en el Prin­ci­pa­do, “a to­do es­cri­tor hi­jo de los con­da­dos de Ro­se­llón, Con­flent, Va­lles­pir y otros que es­ta­ban uni­dos con nues­tra pro­vin­cia, an­tes de ha­ber­se agre­ga­do al reino de Fran­cia”. Tam­bié­naal­gu­nos­de­los­que­se­du­da­si na­cie­ron en Va­len­cia, pe­ro que tie­nen el ape­lli­do ca­ta­lán o han es­cri­to en es­ta len­gua. De­ja fue­ra a aque­llos de los que se sa­be con cer­te­za que son va­len­cia­nos co­mo­san Vi­cen­te Fe­rrer, al tiem­po que “vin­di­ca a otros has­ta aho­ra vin­di­ca­dos por pro­vin­cias co­mo Ara­gón”.

El dic­cio­na­rio va an­te­ce­di­do de unos

Ene­llo­sa­se­gu­ra que ya en el año 1000 Ca­ta­lun­ya era “la me­nos in­cul­ta de to­das las na­cio­nes”. A par­tir de Ra­mon Be­ren­guer III, ar­gu­men­ta, flo­re­ce la cul­tu­ra “en pro­ven­zal” en Pro­ven­za, Lan­gue­doc, Bor­go­ña, Li­mo­ges, Poi­tiers... tie­rras vin­cu­la­das al con­da­do de Bar­ce­lo­na. Se tra­ta sus­tan­cial­men­te, es­cri­be, del mis­mo idio­ma que el ca­ta­lán, “nom­bre que le co­rres­pon­de con mas pro­pie- dad”, y tam­bién lla­ma­do le­mo­sín.

Adu­ce que mien­tras la an­ti­gua poe­sía cas­te­lla­na “no le­van­tó mu­cho el gri­to en­tre las otras na­cio­nes”, la pro­ven­zal “hi­zo tan­to rui­do en to­das las pro­vin­cias oc­ci­den­ta­les de Europa”. La in­tro­duc­ción in­cor­po­ra una “no­ti­cia de los tro­va­do­res ca­ta­la­nes y so­bre un an­ti­guo can­cio­ne­ro”, es­cri­ta por Mr. Puig­ga­ri, quien co­men­ta el ci­ta­do

con poe­tas co­mo Au­siàs Marc, “el Pe­trar­ca de Es­pa­ña”.

To­rres Amat di­ce no ha­ber­se atre­vi­do a ha­cer un “Dic­cio­na­rio crí­ti­co”, “obra no so­la­men­te su­pe­rior a mis dé­bi­les fuer­zas, sino su­ma­men­te di­fí­cil a las de cual­quier par­ti­cu­lar”. En cam­bio ofre­ceu­nas“me­mo­ria­soa­pun­tes”pa­ra ayu­dar a for­mar­lo. Su apor­ta­ción fi­nal su­pera los 2.000 au­to­res y más de un cen­te­nar de obras anó­ni­mas.

De­la li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na con­si­de­ra­da clá­si­ca en­con­tra­mos, jun­to a Au­siàs Marc,aRa­mo­nL­lull,Jor­di­deSan­tJor­dioRa­mo­nMun­ta­ner,pe­ro­noa­pa­re­ce por ejem­plo Joa­not Martorell, pro­ba­ble­men­te por el cri­te­rio “va­len­ciano” ya co­men­ta­do. To­rres Amat con­sig­na au­to­res y li­bros que ha leí­do o vis­to di­rec­ta­men­te, pe­ro tam­bién mu­chos que co­no­ce por re­fe­ren­cias de se­gun­da o ter­ce­ra­ma­noo­de­los­que­lehaha­bla­do al­gún ami­go. Por ello son nu­me­ro­sas las obras de las que es di­fí­cil pre­ci­sar en que len­gua fue­ron es­cri­tas.

Tal co­mo ade­lan­ta el pró­lo­go, los li­bros de ju­ris­pru­den­cia, teo­lo­gía, po­lí­ti­ca, fi­lo­so­fía mo­ral, me­di­ci­na, as­tro­no­mía o dis­tin­tas ra­mas de la cien­cia su­pe­ran con mu­cho a los de li­te­ra­tu­ra. Jun­to a hu­ma­nis­tas co­mo An­to­nio de Cap­many, el pa­dre Mas­deu o Pe­dro Fe­li­pe Mon­lau, en su em­pe­ño ex­haus­ti­vo el in­ves­ti­ga­dor re­co­ge el de Juan Pa­blo Ca­nals o la

de Jo­sé Al­ber­to Na­va­rro. Hay re­fe­ren­cias tan cu­rio­sas co­mo la del bea­to Jo­sé Oriol, del que na­rra un viaje a Ro­ma bus­can­do pa­de­cer mar­ti­rio. La Vir­gen se le apa­re­ce enMar­se­lla y le de­vuel­ve a Bar­ce­lo­na, don­de rea­li­za cu­ra­cio­nes en la igle­sia del Pi, “en cu­ya puer­ta prin­ci­pal era de ver la mul­ti­tud de co­jos, man­cos, tu­lli­dos y de to­do ge­ne­ro de do­lien­tes, que es­pe­ra­ban su ali­vio por me­dio de es­te Án­gel del Se­ñor”.

Aun­que en To­rres Amat hay una vo­ca­ción ex­plí­ci­ta de re­co­no­ci­mien­to y re­cu­pe­ra­ción de la len­gua ca­ta­la­na que lo co­lo­ca en­tre los pre­cur­so­res de la Re­nai­xe­nça (aun­que él no la uti­li­za), su cen­so es­tá li­de­ra­do por obras en cas­te­llano, idio­ma que do­mi­na la co­rrien­te cen­tral de la cul­tu­ra en Ca­ta­lun­ya al me­nos en­tre me­dia­dos del si­glo XVI y el úl­ti­mo ter­cio del XIX. La se­gun­da len­gua es el la­tín, em­plea­da ha­bi­tual­men­te en sus es­cri­tos por clé­ri­gos (que cons­ti­tu­yen ma­yo­ría en el li­bro) y tam­bién en cier­tas cor­po­ra­cio­nes ofi­cia­les.

Hay bas­tan­tes li­te­ra­tos que es­cri­ben en va­rias len­guas, co­mo Ar­nau de Vi­la­no­va o Do­min­go Gar­cía, y re­sul­ta des­ta­ca­ble la aten­ción que To­rres Amat pres­ta a la po­ten­te cul­tu­ra ju­día me­die­val, con per­so­na­jes co­mo R. Je­dahiah Ha­pen­ni­ni, bar­ce­lo­nés de 1250, co­no­ci­do co­mo “el Ci­ce­rón he­breo” y au­tor, jun­to a obras me­di­ta­ti­vas, de una so­bre aje­drez,

Al­gu­nas atri­bu­cio­nes han si­do des­men­ti­das por la his­to­rio­gra­fía pos­te­rior: Mi­guel Ser­vet, eje­cu­ta­do en Gi­ne­bra por or­den de Cal­vino, es pre­sen­ta­do co­mo na­ci­do en Ta­rra­go­na, mien­tras hoy se cree que era ara­go­nés. El cen­so re­sul­ta muy­ma­yo­ri­ta­ria­men­te mas­cu­lino, pe­ro en­con­tra­mos al­gu­nas au­to­ras, ge­ne­ral­men­te vin­cu­la­das al es­ta­men­to ecle­siás­ti­co, co­mo­sor Te­re­sa Pre­xa­na o sor Ju­lia­na Mo­rell.

Cuan­do tan a me­nu­do se quie­re re­du­cir la cul­tu­ra ca­ta­la­na a una es­tam­pa ho­mo­gé­nea y es­que­má­ti­ca, es con­ve­nien­te leer con de­te­ni­mien­to es­tas

de To­rres Amat pa­ra ha­cer­se una idea de su ver­da­de­ra com­ple­ji­dad y plu­ra­li­dad, tal co­mo la plas­ma­ba un eru­di­to de ha­ce ca­si dos­cien­tos años.

Ini­cia­do por su her­mano Ig­na­cio en 1798, el obis­po de As­tor­ga de­di­có más de trein­ta años al “Dic­cio­na­rio”, con ayu­da de co­rres­pon­sa­les en Es­pa­ña y Fran­cia

Cu­bier­ta de la obra de Fe­lix To­rres Amat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.