TRAP, EL NUE­VO POP ES­PA­ÑOL

EL PROVOCATIVO RAP DE LOS NINIS SAL­TA DE YOUTU­BE AL FES­TI­VAL SÓ­NAR

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - RUBENPUJOL

El tra­pes un( gé­ne­ro) bas­tar­do. De mo­da mi­llen­nial y ob­je­to de cu­rio­si­dad y/o re­cha­zo por el es­ta­blish­ment mu­si­cal, en ape­nas un par de años y en un ac­to re­lám­pa­go de su­bli­ma­ción edí­pi­ca este es­ti­lo de­mú­si­ca se ha eman­ci­pa­do y ya no re­co­no­ce ni a su su­pues­to pa­dre, el rap. En Es­pa­ña, en­va­len­to­na­dos por me

gus­ta y de­ce­nas de­mi­llo­nes de vi­si­tas de YouTu­be, se ha ido desa­rro­llan­do has­ta ad­qui­rir es­ta­tus de fe­nó­meno ge­ne­ra­cio­nal. Des­pués de dé­ca­das tra­tan­do de con­so­li­dar una es­ce­na del­hip-hop ca­paz de eri­gir­se en un es­ti­lo por­ta­voz de la ju­ven­tud es­pa­ño­la, el trap ha ma­ta­do al pa­dre en re­des so­cia­les y pla­ta­for­mas de in­ter­net para con­ver­tir­se en el ver­da­de­ro rap es­pa­ñol, que no enel­rap

enes­pa­ñol.

La pre­sen­ta­ción en sociedad del trap pue­de fe­char­se en el Só­nar del 2015, cuan­do la di­rec­ción del fes­ti­val se atre­vió a pro­gra­mar a Pxxr Gvng –léa­se Poor Gang, la ban­da de los po­bres, con­ver­ti­dos aho­ra en Los Santos–un cuar­te­to mes­ti­zo de post ado­les­cen­tes sa­lid os de Gra­na­da, Ma­drid y el Ra­val bar­ce­lo­nés sin si­quie­ra un dis­co en el mer­ca­do. Las cró­ni­cas de aque­llos días des­ta­ca­ban que ha­bía más chi­cas pe­rrean­do en­ci­ma del es­ce­na­rio que en­tre el pú­bli­co .“La au­dien­cia del tra­pes muy jo­ven y muy es­pe­cí­fi­ca, y es­cu­cha prác­ti­ca­men­te ex­clu­si­va­men­te es­ta mú­si­ca ”, ex­pli­ca En­ric Pa­lau, uno de los di­rec­to­res del cer­ta­men. “Se mue­ven­más por re­des so­cia­les que por con­cier­tos y fes­ti­val es. La apues­ta de­lSó­na­res­sa car­los de su ám­bi­to ha­bi­tual”. “Tú vas con to­da la ro­pa del De cath­lon/ Yo de esa mier­da po­ca, yo Louis Vui- tton” (Pimp Fla­co, Vo­yFl ex yBoys ). Es­ta apues­ta del fes­ti­val b ar­ce lo­nés por sa­ca­ral­trap de su zo­na de con­fort se con­cen­tra este año en un nue­vo es­ce­na­rio, el So­na­rXS, des­ti­na­do a so­ni­dos un der gro undy don­de ac­tua­rán cinco de los ocho ar­tis­tas in­clui­dos en es­tas pá­gi­nas que ope­ran con ma­yor o me­nos or­to­do­xia en la es­ce­na na­cio­nal. Lo de un der gro un des, en cual­quier ca­so, un ca­li­fi­ca­ti­vo re­la­ti­vo y al­go va­cío de sig­ni­fi­ca­do, co­mo re­co­no­ce Pa­la u, que iden­ti­fi­ca en el gé­ne­ro el po­ten­cial para dar voz al vér­ti­go pos con­su­mis­ta de las hor­das de ado­les­cen­tes y ni nis, más o me­nos mar­gi­na­les pe­ro per­ma­nen­te­men­te co­nec­ta­dos .“Mu­chos de es­tos ar­tis­tas, co­mo Los Santos o C. Tan ga­na, em­pie­zan a triun­far enA­mé­ri­caLa­ti­na. Se aca­ba­rá con­vir­tien­do en un nue­vo pop en el sen­ti­do de mú­si­ca real­men­te po­pu­lar ”, aña­de.

Han pa­sa­do me­nos de­dos años de la pues­ta de lar­go de Pxxr Gvang en un gran ci­ta del pa­no­ra­ma cul­tu­ral, y aun­que tal vez sea al­go pron­to, se pue­de ar­gu­men­tar que el­trap en Es­pa­ña se pre­sen­ta( por fin) co­mo una ma­ni­fes­ta­ción análo­ga–en re­per­cu­sión ge­ne­ra­cio­nal y con­te­ni­do so­cio­ló­gi­co–y au­tóc­to­na alo­que ha si­do el­hip-hop des­de fi­na­les de la dé­ca­da de 1970 en los gue­tos de Es­ta­dos Uni­dos. El tra­pes bas­tar­do pe­ro ge­nuino por­que, aun­que re­pi­te ges­tos yre fe­ren­cias–co­mono pue­de­ser­de otra ma­ne­ra en el im­pe­ria­lis­mo cul­tu­ral pro­pa­ga­do por la fi­bra óp­ti­ca y por el 3G–, ha ido cons­tru­yen­do un dis­cur­so pro­pio con la vir­tud de la can­di­dez para tras­cen­der a sus pro­pios re­fe­ren­tes. Has­ta tal pun­to el trap es­pa­ñol se ha eman­ci­pa­do, que mien­tras en Es­ta­dos Uni­dos el trap con­ti­núa sien­do un sub­gé­ne­ro del hip-hop, en la es­ce­na es­pa­ño­la ha

ele­va­do su es­ta­tus por en­ci­ma del desuspr ecur­so­res. “Tu es­ti­lo es co­mo mi in­glés, de ga­rra­fón de agua Vi ch y/ Hay mu­cho­pap ichu­lo pe­ro po­cas bit ches ”( Be jo, Mu­cho ). Es cier­to que para el oí­do po­co acos­tum­bra­do o para los po­co afi­cio­na­dos alas eti­que­tas y ten­den­cias re­sul­ta di­fí­cil y has­ta ab­sur­do di­fe­ren­cia r el trap del hip-hop de fi­lia­ción pen­den­cie­ra y he­do­nis­ta –el gangs­ta­yel

bling­bling–má so me­nos con­ven­cio­nal. En una pri­me­ra es­cu­cha–o vi­sio­na­do, pues su pla­ta­for­ma de pro­pa­ga­ción pri­ma­ria es YouTu­be–, pue­de pre­sen­tar­se co­mo po­co más que una ver­sión ru­di­men­ta­ria del rap,res­trin­gi da por un con­jun­to muy li­mi­ta­do de re­cur­sos es­ti­lís­ti­cos y una poé­ti­ca re­cu­rren­te en­lo­ma ca­rra y con­su­mis­ta. Pe­ro más allá de al­gu­nas es­pe­ci­fi­ci­da­des so­no­ras (ca­si téc­ni­cas ), lo que dis­tin­gue el­trap na­cio­nal del a es­ce­na del­hip-hop son las nue­vas for­mas de con­su­mo y producción, que­de ter­mi­nan su pú­bli­co y, con él, su dis­cur­so.

El trap no só­lo ha asi­mi­la­do ma­nie­ris­mos y he­rra­mien­tas, sino que se los ha apro­pia­do y adap­ta­do a la reali­dad mes­ti­za – ca­ni, la­ti­na, ni­ni, a ve­ces pe­ro no siem­pre mar­gi­nal– es­pa­ño­la. Tras algunos in­ten­tos más que dig­nos de cons­truir un rap con acen­to es­pa­ñol co­mo la se­vi­lla­na y fla­men­ca Ma­la Ro­dríg ue­zo­los­rum­be­ros bar­ce­lo­ne­ses Só­lo Los So­lo, el tra­pes la mú­si­ca de los na­ti­vos di­gi­ta­les, au­tén­ti­co sin die­sen tan­to que han cre­ci­do en­tre las rui­nas de la industria dis­co­grá­fi­ca y con una die­ta ecléc­ti­ca su­mi­nis­tra­da vía on­li­ne en la que in­cor­po­ra­ban de una ma­ne­ra or­gá­ni­ca el reg­gae­ton, el fla­men­co o el r&b y el pop de ra­dio­fór­mu­la. No co­pian có­di­gos, sino que han na­ci­do en ellos, y el mes­ti­za­je no es una de­ci­sión es ti­lís ti ca, sino su idio­ma ma­terno, en el que mez­cla n el ar­got y la reali­dad del aca­lle es­pa­ño­la, del Al­bai­cí­na­lR ava­lo Te tuán,conl os ma­nie­ris­mos y la ac­ti­tud de los gue­tos de Atlan­ta oC om­pto­nap ren­di­do se­nYouTu­be. Evi­den­te­men­te, co­mo bue­nos

mi­llen­nials, al mis­mo tiem­po que as­pi­ran al éxi­to y al di­ne­ro, quie­nes ha­cen yes cu­chan­trap no es­pe­ran que quie­ne­ses­cri­bi mo­so­lee­mo­ses­tas­lí­neas­los en­ten­da­mos. MC co­moKin­der Ma­lo y Pimp Fla­co, que ha­ce un par de años eran ob­je­to de mo­fa en pro­gra­mas de ra­dio y con­si­de­ra­dos po­co me­nos que en­gen­dros in­fra mu­si­ca­les, acu­mu­lan hoy más de 78 mi­llo­nes de vi­si­tas en Yo u Tu bey su­pe­ran en sus­crip­cio­nes en su ca­nal ala au­dien­cia me­di­da por el EGM de esos mis­mos es­pa­cios de la ra­dio con­ven­cio­nal. “Las me­no­res quie­ren que sea­mos su pa­pá / (...) Sus ma­dres nos quie­ren ver muer­tos” (Pxxr Gvng, Pxx­ring). Co­mo ha ocu­rri­do tan­tas ve­ces en el pa­sa­do, esa ba­rre­ra de ac­ce­so ge­ne­ra­cio­nal cons­ti­tu­ye buena par­te de su atrac­ti­vo y ex­pli­ca que ha­ya su­pe­ra­do en in­fluen­cia al mis­mo hip-hop –al­go­que­nohao­cu rri­doe­nEs­ta­dos

Uni­dos, don­de el trap si­gue sien­do un sub­gé­ne­ro del hip-hop–, por no de­cir al rock o al in­die, la mú­si­ca que al fin y al ca­bo es­cu­chan sus pa­dres, pro­fe­sor eso el en­car­ga­do de la ham­bur­gue­se­ría don­de cu­rran.

Tan­to el pro­ce­so co­mo sus re­sul­ta­dos pue­den juz­gar­se im­pos­ta­dos, pe­ro no más que cual­quier otra mo­da o ten­den­cia que ger­mi­na en el cal­do de cul­ti­vo glo­ba­li­zan­te de in­ter­net. Por usar un cli­ché de la se­mióti­ca de los años se­sen­ta, el me­dio es más que nun­ca el men­sa­je, e in­ter­net es el eco­sis­te­ma que lo de ter­mi­na to­do; es la fuen­te de in­for­ma­ción y la he­rra­mien­ta de tra­ba­jo, es la pla­ta­for­ma de dis­tri­bu­ción y el mo­de­lo de in­ci­pien­te ne­go­cio. La mú­si­ca se es­cu­cha en lo mó­vi­les–de­ma­sia­do a me­nu­do sin au­ri­cu­la­res, con­ver­ti­do sen boom­box con mu­chas apli­ca­cio­nes pe­ro so­ni­do pre­ca­rio –, y se pro­du­ce con soft­wa­re pi­ra­tea­do, apren­dien­do el ofi­cio con una mez­cla de haz­lo-tú-mis- mo y crowd­sour­cing, re­cu­rrien­do a tu­to­ria­les y fo­ros des­de don­de se ba­jan ba­ses ins­tru­men­ta­les so­bre las que ra­pear, mu­chas ve­ces sin aten­der a cues­tio­nes me­no­res co­mo los de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual, y con el que ha­cer­se un nom­bre co­mo MCy atraer las pro­duc­cio­nes aje­nas,

co­mo ejem­pli­fi­ca la po­pu­lar Pai, te­ma cons­trui­do so­bre la ba­se del

Work­deRhian na que dio a co­no­cer a Ba­dG­yal.

Na­ci­dos en la in­me­dia­tez di­gi­tal, los ar­tis­tas del trap pro­du­cen con­te­ni­dos cons­tan­te­men­te sin no­ción de tem­pos, lan­za­mien­tos ni ca­len­da­rios pro­mo­cio­na les, si bien só­lo aho­ra los ar­tis­tas co­mien­zan a en­fren­tar­se a la cues­tión de có­mo mo­ne­ti­zar esos mi­llo­nes de clics que ge­ne­ran. Con­ver­ti­do el dis­co en una re­li­quia de va­lor sim­bó­li­co, los ar­tis­tas ven­den ca­mi­se­tas an­tes que mú­si­ca, co­mo los ci ta do­sPxx­rGvn­goD ella fuen­te, que ha des­ple­ga­do un am­bi­cio­so plan de

mer­chand is in­gai­mag en­de une qui­po­de fút­bol–con bu­fan­das y ca­mi­se­tas de­mar­cad en ylon ca­ro con es­cu­do in­clui­do –, o se or­ga­ni­zan en una cons­te­la­ción de he­te­ró­ni­mos, co­lec­ti­vos y mar­cas con am­bi­cio­sas es­truc­tu­ras em­pre­sa­ria­les, con sus pro­pias ofi­ci­nas de con­tra­ta­ción y mar­ke­ting, co­mo es el ca­so de La Ven di ción(conv de ven­tas ), li­de­ra­da por Los Santos. De mo­men­to, el ni­ño pro­di­gio de las ba­ses dePxx­rGvng, el b ar­ce lo­nés de ori­gen uru­guay oS te ve Lean, ya ha fi­cha­do por el equi­po de pro­duc­to­res 808 Ma­fia, ca­sa gran­de del­trap en Es­ta­dos Uni­dos, mien­tras que su ex­com­pa­ñe­ro Yung Beef se pro­yec­ta co­mo una fi­gu­ra trans­ver­sal de la es­ce­na que lo mis­mo ri­ma so­bre so­bre­vi­vir en el R aval que­des­fi­la en la se­ma­na de la mo­da de Pa­rís con ta­co­nes de agu­ja .|

El trap es la mú­si­ca de los na­ti­vos di­gi­ta­les, cre­ci­dos con una die­ta ecléc­ti­ca de reg­gae­ton, fla­men­co, pop y r&b

BSN POS­SE

Jue­ves 15, So­na­rXS Aso­cia­dos al trap de ma­ne­ra só­lo tan­gen­cial, los ma­la­gue­ños Stay Purft y Bro­ken Lip fun­cio­nan co­mo pa­re­ja de pro­duc­to­res de am­plio es­pec­tro que fa­go­ci­tan gé­ne­ros. Su ex­pre­sión prin­ci­pal es la mú­si­ca elec­tró­ni­ca, con es­pe­cial aten­ción a to­do lo que im­pli­que ‘footwork’, es­ti­lo de mú­si­ca y bai­le si­mi­lar al break dan­ce, y para ello no tie­nen pro­ble­mas en asi­mi­lar funk, hou­se o el dubs­tep, só­lo con es­po­rá­di­cas co­la­bo­ra­cio­nes vo­ca­les que los acer­can a los cá­no­nes del hip-hop.

C. TAN­GA­NA

Sá­ba­do 17, So­na­rDô­me Di­ce en uno de sus úl­ti­mos te­mas, ‘Es­pa­bi­lao’, que ha “fir­ma­do el con­tra­to más gran­de en Es­pa­ña de to­do el gre­mio”, y aun­que no sa­be­mos si eso es mu­cho o po­co, lo cier­to es que su pro­yec­ción es no­ta­ble, con una gi­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na in­clui­da. Ro­mán­ti­co y me­lo­so has­ta lo soez co­mo un R. Kelly ma­dri­le­ño, su r&b es más bai­la­ble, y su producción es­tá por en­ci­ma de la me­dia, lo que de­mues­tra que no es un re­cién lle­ga­do a la es­ce­na de la mú­si­ca ur­ba­na.

BAD GYAL

Viernes 16, So­nar XS Es la Rihan­na de Vi­las­sar de Mar, ‘la pussy k ma­na’, que com­bi­na sen­sua­li­dad con rit­mo ca­ri­be­ños y ac­ti­tud. Pe­se a que ella se de­fi­ne co­mo dan­cehall, se la pue­de con­si­de­rar trap so­bre to­do por el es­ti­lo de producción que mos­tró en sus ini­cios, cuan­do se dio a co­no­cer ra­pean­do en ca­ta­lán en te­mas co­mo ‘In­da­pan­den’ y ‘Pai’. Des­de en­ton­ces, ame­di­da que ha ido atra­yen­do pro­duc­cio­nes más so­fis­ti­ca­das, se ha pa­sa­do al cas­te­llano y has­ta co­que­tea con el in­glés.

SAN­DRO JEEAWOCK

Viernes 16, So­na­rLab En el es­que­ma or­ga­ni­za­ti­vo del trap, el ma­la­gue­ño Jeeawock es el cóm­pli­ce ne­ce­sa­rio de fi­gu­ras co­mo Pimp Fla­co, con la fun­ción de pro­veer de ba­ses a los MC cu­yas ri­mas se­me­rez­can sus rit­mos y en rea­li­zar re­mez­clas. En su ca­nal de YouTu­be, mu­chos de sus te­mas lle­van el car­te­li­to de “for sa­le”, si bien ya tie­ne ca­si a pun­to un ál­bum a su nom­bre con la co­la­bo­ra­ción de dis­tin­tos vo­ca­lis­tas en un es­ti­lo que él de­no­mi­na ‘fla­men­co­wa­ve’.

KIN­DER MA­LO & PIMP FLA­CO

Viernes 16, So­na­rHall Por sus mo­tes y al­gu­nas le­tras, po­dría uno pen­sar que es­tos her­ma­nos bar­ce­lo­ne­ses es­tán es­ce­ni­fi­can­do una pa­ro­dia, pe­ro su apro­xi­ma­ción al trap tie­ne po­co de lú­di­ca. Su re­tra­to del ca­lle­jeo es os­cu­ro, po­co ce­le­bra­ti­vo, ca­si punk. El pri­me­ro se mues­tra ca­si siem­pre an­ta­go­nis­ta y pen­den­cie­ro, mien­tras Pimp Fla­co gus­ta de mos­trar un la­do tierno y se atre­ve a can­tar, in­clu­so ver­sio­nan­do a Justin Bie­ber.

YUNG BEEF

Jue­ves 15, So­na­rXS La es­tre­lla más ru­ti­lan­te del trap, Fer­nan­do Gál­vez lo tie­ne to­do: pre­sen­cia, ver­sa­ti­li­dad y una­for­ma­de­ri­mar­que­mar­ca el ca­mino al res­to. Es un lí­der na­tu­ral que aglu­ti­na la es­ce­na a su al­re­de­dor, que se tras­la­dó a Bar­ce­lo­na des­de Gra­na­da tras con­tac­tar con el pro­duc­tor Ste­ve Lean por in­ter­net para for­mar Pxxr Gvang. Des­de aquí ha en­ca­be­za­do la ex­pan­sión me­diá­ti­ca y em­pre­sa­rial del gé­ne­ro, aho­ra con Los Santos y su se­llo/ofi­ci­na de con­tra­ta­ción La Ven­di­ción.

DE­LLA­FUEN­TE & MA­KA

Sá­ba­do 17, So­na­rXS Con pre­cla­ra men­te em­pre­sa­rial, el gra­na­dino De­lla­fuen­te ha sa­bi­do cons­truir­se un fe­nó­meno fan muy leal que lle­na sa­las y ago­ta su ca­tá­lo­go de mer­chan­di­sing. Su co­la­bo­ra­ción con el can­taor Ma­ka ha pro­fun­di­za­do en el acen­to fla­men­co de su ‘trap jon­do’, em­bo­rra­cha­do de con­cien­cia de ba­rrio y de ro­man­ti­cis­mo ‘mi­llen­nial’ que él mis­mo eti­que­ta co­mo ‘que­jío & Au­to-tu­ne’, que rom­pe ba­rre­ras es­ti­lís­ti­cas y de­fi­ne las po­si­bi­li­da­des del trap co­mo nue­vo pop.

BE­JO Sá­ba­do 17, So­na­rXS Es el pe­rro más ver­de del trap, ca­na­rio, po­li­rít­mi­co y po­li­cro­má­ti­co co­mo El Guin­cho, libre y ra­ro co­mo Emi­lio Jo­sé, con un to­que jazzy y lí­ri­ca im­pre­vi­si­ble. Su es­té­ti­ca se ale­ja del ima­gi­na­rio do­mi­nan­te del trap, y si se le in­clu­ye en es­ta es­ce­na es por­que ra­pea so­bre una ba­se rít­mi­ca y sa­ca oro de un pre­su­pues­to li­mi­ta­do mien­tras adop­ta de­ter­mi­na­dos ma­nie­ris­mos del hip-hop, no se sa­be bien si co­mo dis­cur­so in­te­gra­do o co­mo pa­ro­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.