Ca­sas con vida in­te­rior

La Vanguardia - Culturas - - PORTADA - ISABELGÓMEZMELENCHÓN 01 Tor­néEs­quius Poè tic aquo ti dia­na CO­MI­SA­RIOS: EDUAR­DO VA­LLÈS YE LE­NA LLORE N S. M NA C. BAR­CE­LO­NA. WWW.MNAC.CAT. HASTAEL9 DEJULIO

Pla­ci­dez e in­quie­tud en los cua­dros de Pe­re Tor­né

Pe­re Tor­né Es­quius (Bar­ce­lo­na, 1879-Fla­va­court, Fran­cia, 1936) fue co­no­ci­do co­mo el“pin­tor de in­te­rio­res ”, y efec­ti­va­men­te una par­te muy im­por­tan­te de su producción se cen­tra en los es­pa­cios do­més­ti­cos, co­me­dor es, dor­mi­to­rios, sa­lo­nes, jar­di­nes in­te­rio­res. Una obra sin­gu­lar y per­so­nal muy apre­cia­da en su mo­men­to pe­ro que ca­yó ca­si en el ol­vi­do tras su muer­te, has­ta el pun­to de que tu­vie­ron que pa­sar va­rias dé­ca­das has ta­ques ele de­di­car ala pri­me­ra mo­no­grá­fi­ca. La ex­po­si­ción que aho­ra le con­sa­gra el MNAC cons­ti­tu­ye la pri­me­ra en un mu­seo pú­bli­co y una oca­sión ano per­der se­pa­ra co­no­cer unos cua­dros tan ale­ja­dos de las te­má­ti­cas ha­bi­tua­les en este país.

Por las mis­mas fe­chas en que Tor­né Es­quius em­pe­zó a pin­tar sus cua­dros de in­te­rio­res, los ar­tis­tas nór­di­cos ya ha­bían con­ver­ti­do el­gé- ne­ro en una de sus se­ñas de iden­ti­dad. Carl Lars­son, Fanny Bra­te o Han naPau­li des­de Sue­cia, Car­lHol­soe y Vil­helm Ham­mers­høi en Di­na­mar­ca hi­cie­ron de es­tos es­pa­cios un re­fle­jo de la vida do­més­ti­ca, es­ce­nas re­ple­tas de tra­ji­nes fa­mi­lia­res, ni­ños que jue­gan al es­con­di­te, mu­cha­chas que dis­po­nen el ser­vi­cio de me­sa, en­sa­yo sal piano. En los in­te­rio­res del ar­tis­ta ca­ta­lán sin em­bar­go no hay pre­sen­cia hu­ma­na, re­sul­ta desa­so­se­gan­te co­mo las co­sas to­man y se apro­pian de los lu­ga­res de sus pro­pie­ta­rios au­sen­tes. ¿No hay vida? Sí la hay, la su­ya pro­pia. Al mar­gen­nues­tro.

Dos de los cua­dros de la ex­po­si­ción mues­tran sen­das ha­bi­ta­cio­nes en Pa­rís. Se di­ría que se tra­ta de va­ria­cio­nes so­bre una mis­ma vis­ta: el te­cho abuhar­di­lla­do, la ven­ta­na de ti­po ven­ti­luz li­ge­ra­men­te abier­ta, el pa­pel pin­ta­do del apa­re den los mis-

mos to­nos ama­ri­llo-ver­de azu­la­do. Un es­ce­na­rio más for­ma le nun­ca so, la ca­ma he­cha, las za­pa­ti­llas re­co­gi­das; siem­pre la me­si­ta de no­che, la jo­fai­na y el ja­rro con flo­res: no son es­pa­cios tris­tes. P ere Tor­né se ha­bía ins­ta­la­do en 1905 en Pa­rís; un año an­tes ha­bía pre­sen­ta­do en una ex­po­si­ción co­lec­ti­va en la Sa­la Pa­rés de Bar­ce­lo­na algunos de los di­bu­jos que da­rían lu­gar a su obra más co­no­ci­da, Els do­lço­sin­drets­de Ca­ta­lun­ya.

For­ma­do en la Llot­ja de Bar­ce­lo­na, don­de coin­ci­di­ría con Pa­blo Pi­cas­so, muy pron­to em­pe­zó a to­mar par­te en ex­po­si­cio­nes e ini­ciar­se en la ilus­tra­ción, in­clui­das can­cio­nes y cuen­tos in­fan­ti­les. Se­rían jus­ta­men­te las ilus­tra­cio­nes las que le pro­por­cio­na­rían la ma­yor par­te de sus in­gre­sos gra­cias alas co­la­bo­ra­cio­nes con di­fe­ren­tes re­vis­tas y pe­rió­di­cos fran­ce­ses, En 1910 sus di­bu­jos a tin­ta de di­fe­ren­tes rin­co­nes de la geo­gra­fía ca­ta­la­na, los in­te­rio­res a plu­ma, de­ta­llis­tas co­mo si de un in­ven­ta­rio de bie­nes se tra­ta­ra, fue­ron pu­bli­ca­dos enel­vo­lu­men Els do­lços in­drets

de Ca­ta­lun­ya, con pró­lo­go de Joan Ma­ra­gall, con­ver­ti­do rá­pi­da­men­te en re­fe­ren­te es­té­ti­co del nou­cen­tis­me y aho­ra en ejem­plar de co­lec­cio­nis­ta. Los ori­gi­na­les se die­ron por per­di­dos has­ta que las in­ves­ti­ga­cio­nes para pro­du­cir es­ta ex­po­si­ción per­mi­tie­ron lo­ca­li­zar al me­nos quin­ce­dee­llos.

En­tol­da­dos de fies­ta, fa­cha­das de ca­sas, de igle­sias, claus­tros, es­ca­li­na­tas que con­du­cen aun apla­za o una er­mi­ta, fuen­tes, ar­cos, jar­di­nes, ban­cos en el par­que o con­tra la pa­red de una ca­sa: es­tam­pas que re­co­rren unos lu­ga­res en los que se in­tu­ye una exis­ten­cia dul­ce, co­mo su nom­bre ya an­ti­ci­pa, y sin em­bar­go no hay na­die en ellos para cer­ti­fi­car que así es.

En­la­za­das di­rec­ta­men­te con las es­tam­pas, las pin­tu­ras de in­te­rio­res re­co­gen es­tas es­ce­nas y las am­plían. Tor­né, pe­se a su re­si­den­cia en Pa­rís, vol­vía re­gu­lar­men­te a Bar­ce­lo­na, don­de ex­po­nía sus cua­dros y los ven­día a co­lec­cio­nis­tas par­ti­cu­lar es. No son obras de gran­des di­men­sio­nes, no ca­sa­ría con su ca­rác­ter re­co­gi­do; su producción es una sin­gu­la­ri­dad, co­mo lo fue to­da la tra­yec­to­ria del ar­tis­ta. Pe­re Tor­né prac­ti­có el pai­sa­jis­mo, se in­tere­só tam­bién por el mun­do del cir­co, por el ima­gi­na­rio in­fan­til –de­li­cio­sas las ta­blas de la ex­po­si­ción con es­ce­nas de jue­gos des­ti­na­das a la de­co­ra­ción de un cuar­to de ni­ños–y cul­ti­vó la te­má­ti­ca eró­ti­ca, con des­nu­dos y atre­vi­do s po­sa­dos. Pe­ro uno se que­da con esos in­te­rio­res que lle­nan de in­quie­tud al es­pec­ta­dor; una in­quie­tud que no na­ce de la tris­te­za, sino al con­tra­rio, de que pe­se a ala au­sen­cia de fi­gu­ras hu­ma­nas las ca­sas sean ho­ga­res, el fue­go que ar­de en las chi­me­neas ca­lien­ta las es­tan­cias y abri­ga al ga­to que duer­me an­te ellas y las flo­res se man­tie­nen fres­cas en los ja­rro­nes. Sim­ple­men­te las co­sas no nos ne­ce­si­tan.

El ca­tá­lo­go de la ex­po­si­ción re­co­ge una ci­ta del crí­ti­co Santos To­rro ella, para quien el ca­rác­ter del pin­tor era in­se­pa­ra­ble de su obra: “Se pro­du­jo siem­pre de un mo­do un tan­to re­traí­do y mar­gi­nal, co­mo au­sen­te en el so­li­ta­rio mun­do que tem­pra­na­men­te eli­gió co­mo ám­bi­to más pro­pi­cio para en­so­ña­cio­nes y de va­ne os ”. Re­sul­ta de lo más acer­ta­do.

El vo­lu­men ‘Els do­lços in­drets de Ca­ta­lun­ya’ re­co­ge sus di­bu­jos de rin­co­nes y es­tan­cias po­pu­la­res

04

03

02

05

06

07

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.