En aque­llos se­sen­ta

No­ve­la Lle­ga a li­bre­rías la obra­más de­tes­ta­ca­da de Pe­ter De Vries; Do­nWan­der­ho­pe, alter ego del au­tor, cuen­ta su vida des­de su in­fan­cia en Chica­go, en el seno de una fa­mi­lia cal­vi­nis­ta

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S - RO­BERT SALADRIGAS

Mal­colm Brad­bury des­ta­có que en los años se­sen­ta la vida nor­te­ame­ri­ca­na fue sen­si­ble ala pro­me­sa he­cha por el pre­si­den­te Ken­nedy de al­can­zar “una nue­va fron­te­ra”. Brad­bury se­ña­la, a pro­pó­si­to de la na­rra­ti­va, que es­ta in­cor­po­ró las ten­sio­nes en­tre lo pri­va­do y lo pú­bli­co que Nor­man Mai­ler hi­zo vi­si­ble en dos obras, Los pa­pe­les pre­si

den­cia­les (1963) pe­ro, so­bre to­do, enUn­sue­ño nor­te­ame­ri­cano (1965) en que el ase­sino Ro­jack, co­no­ci­do de Ken­nedy, “li­bra una ba­ta­lla pa­ra­le­la con­tra el cán­cer y los fal­sos po­de­res ”. Esa dua­li­dad de in­tere­ses por par­te del ciu­da­dano en­tre la his­to­ria per­so­nal y el com­pro­mi­so co­lec­ti­vo mar­ca­rá la me­jor no­ve­la de la dé­ca­da (Roth, Be­llow, Barth, He­ller, Bu­rroughs, Von­ne­gut, Pyn­chon, Gad­dis) que se rein­ven­ta a sí mis­ma.

Has­ta hoy no he sa­bi­do quien fue Pe­ter De Vries (Chica­go, 1910Nor­walk, 1993), hi­jo de emi­gran­tes ho­lan­de­ses que tras la se­gun­da gue­rra par­ti­ci­pó en laOSS, ger­men de lo que se­ría la CIA, fue du­ran­te va­rios años re­dac­tor del The New

Yor­ker y en fe­cha tan tem­pra­na de la dé­ca­da ken­ne­dia­na co­mo 1961 pu­bli­có su no­ve­la más des­ta­ca­da,

La san­gre del cordero ( The blood of

the lamb) que aca­ba de tra­du­cir­se. De­ci­dí leer­la lle­va­do por la cu­rio­si­dad. En prin­ci­pio me atra­jo que el na­rra­dor Don Wan­der­ho­pe con­ta­ra en pri­me­ra per­so­na sus vi­ven­cias del clan fa­mi­liar, un pu­ña­do cal­vi­nis­tas ra­di­ca­les que ape­nas so­por­tan las te­sis evo­lu­cio­nis­tas del her­mano ma­yor de Don. En cier­to mo­men­to creí que la his­to­ria –qui­zá au­to­bio­grá­fi­ca– iba a plan­tear la lu­cha en­tre la arrai­ga­da tra­di­ción re­li­gio­sa del mu­cha­cho y su po­si­ble

Una obra­mar­ca­da por la pér­di­da y la muer­te es­cri­ta por un au­tor tierno, trans­gre­sor y co­rro­si­vo a la vez

atrac­ción por las ideas pro­gre­sis­tas del par­ti­do co­mu­nis­ta. Pe­ro Don Wan­der­ho­pe des­cu­bre muy pron­to que an­tes que la ba­ta­lla por la re­ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca y so­cial del país ha de en­fren­tar­se en el ám­bi­to pri­va­do a la en­fer­me­dad y la­muer­te.

Don re­co­ge ba­su­ras jun­to a su pa­dre, así que con­tem­pla el mun­do des­de un ver­te­de­ro; más tar­de en­fer­ma de ti­sis, es in­ter­na­do en un sa­na­to­rio don­de se enamo­ra de una pa­cien­te y ella no se re­cu­pe­ra

el mal. Lue­go tra­ba­ja en pu­bli­ci­dad, cons­tru­ye una fa­mi­lia y su mu­jer se sui­ci­da. Pe­ro lo más gra­ve lle­ga cuan­do su hi­ja de on­ce años en­fer­ma de leu­ce­mia. Aquí la no­ve­la al­can­za el sen­ti­do que (de­duz­co) De Vries qui­so que tu­vie­ra. Don Wan­der­ho­pe pres­cin­de de cual­quier otra fan­ta­sía ideo­ló­gi­ca pro­yec­ta­da so­bre la vida pú­bli­ca y se so­me­te de lleno a los mons­truo­sos efec­tos de la en­fer­me­dad ape­nas ba­jo con­trol que des­tru­ye de una ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca, cruel has­ta el vó­mi­to, a su ni­ña que jun­to al res­to del uni­ver­so hos­pi­ta­la­rio –pa­cien­tes, mé­di­cos, en­fer­me­ras, fa­mi­lias– de re­pen­te se eri­gen en vértice del re­la­to. En­ton­ces su­ce­de que De Vries, que no me pa­re­ce un na­rra­dor ex­tra­or­di­na­rio –por su­pues­to no de la en­ver­ga­du­ra de Mai­ler, Roth, Be­llow, Haw­kes o He­ller, que tras el ase­si­na­to de Ken­nedy y la gue­rra de Viet­nam al­can­za­ron sus más al­tas co­tas co­mo in­tér­pre­tes del es­pí­ri­tu y las ten­sio­nes de aque­llos años se­sen­ta– se in­cor­po­ra por un ins­tan­te a la nó­mi­na de los gran­des cuan­do des­de el fon­do desudes es­pe­ro y su ra­bia de cal­vi­nis­ta hu­mi­lla­do in­cre­pa ala di­vi­ni­dad arro­jan­do una tar­ta ala ima­gen que la re­pre­sen­ta en el pór­ti­co de la igle­sia ca­tó­li­ca de San­ta Ana, fren­te al hos­pi­tal.

Creo que es­ta bre­ve se­cuen­cia ex­pli­ca que La san­gre del cordero sea una po­ten­cial no­ve­la de los um­bra­les de los se­sen­ta del pa­sa­do si­glo y que co­mo tal con­vie­ne leer­la hoy si nos atrae ha­cer­lo o re­cu­pe­rar la hue­lla de un au­tor se­cun­da­rio de la épo­ca, ca­paz de ma­ni­fes­tar­se co­rro­si­vo, tierno, in­clu­so in­ge­nuo y trans­gre­sor en ma­te­ria de fe. A de­cir ver­dad, una ra­re­za in­tere­san­te.

TRU­MAN MOO­RE / GETTY

El es­cri­tor Pe­ter De Vries

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.