Años cua­ren­ta, rit­mo de te­le­fil­me

Pos­gue­rra San­taeu­là­lia ofre­ce un re­tra­to de la Bar­ce­lo­na de los años cua­ren­ta don­de la bús­que­da de una ni­ña per­di­da da pie a una red de so­li­da­ri­dad

La Vanguardia - Culturas - - LIBRO|S - J.N. San­taeu­là­lia La­so­rra­ver­me­lla PROA .419 PÁ­GI­NAS .20,50 EU­ROS

JULIÀGUILLAMON Du­ran­te los años en los que la cen­su­ra no de­ja­ba pa­sar ni una, las no­ve­las ca­ta­la­nas so­bre la­pos­gu errad es­cri­bía nun­clim amo­ral, de una den si­dad que, co­mo re­za el tó­pi­co, se po­día cor­tar. Así sur­gie­ron El vent de la nit de Joan Sa­les, La plaça del Dia

mant y El ca­rrer de les Ca­mè­lies de Mer­cèRo­do­re­da, El­bar­de Cè­liaSu­ño loQu ar an­ta anys­per­duts­deR osa Maria Ar­quim­bau. El he­cho de no po­der ha­blar abier­ta­men­te del o que pa­sa­ba, po­ten­cia ba­la elip­sis, la mi­ra­da ses­ga­da, la des­crip­ción in di­rec­ta. Los que siem­pre bus­can in­fluen­cias dirán que era el exis­ten­cia­lis­mo, que es­ta­ba en el am­bien­te. Pe­ro en reali­dad pa­sa­ba co­mo con las con

train­tes, las re­glas de obli­ga­do cum­pli­mien­to que los au­to­res del Ou­li­po se im­po­nían para es­cri­bir sus obras: “Es­cri­be una no­ve­la so­bre el fran­quis­mo en la que no apa­rez­ca el fran­quis­mo”. Los re­sul­ta­dos, en los li­bros ci­ta dos, son ex­ce­len­tes.

Aho­ra, en cam­bio, en las no­ve­las so­bre la pos gue­rra, el­fran­quis­mo es una ob­vie dad. Los per­so­na­jes sa­ben lo que pa­só yac tu an so­bre ex pues­tos ala luz de la his­to­ria. La tra­ma en­ca­de­na ele­men­tos que fun­cio­nan co­mo categorías: la lu­cha de anar­quis­tas con­tra co­mu­nis­tas, las re­des de ayu­da a los alia­dos para sal­var ju­díos o res­ca­tar avia­do­res caí­dos que atra-

ve­sa­ban la fron­te­ra por los Pi­ri­neos, ni­ños ro­ba­dos del hos­pi­cio que em­pie­zan otra vida con unos nue­vos pa­dres, ri­cos y ven­ce­dor es. Se pue­de ha­blar de to­do, to­do es­tá a la vis­ta. Con tan­tas pa­la­bras y tan­ta luz, el cli­ma mo­ral no tie­ne la den­si­dad de an­ta­ño. Los pa­rá­me­tros han cam­bia­do.

La so­rra ver­me­lla, de J.N. San­taeu­là­lia es una no­ve­la ca­rac­te­rís­ti­ca de es­ta nue­va hor­na­da. Par­te del fu­si­la­mien­to de una jo­ven di­ri­gen te de las Jo­ven tut­sSo­ci alis­tes Uni­fi­cad es, co­mo re­pre­sa­lia de un sa­bo­ta­je en la vía del tren, me­ses des­pués de aca­ba­da la gue­rra. La chi­ca tie­ne una hi­ja que ha des­apa­re­ci­do, di­cen que ha muer­to. El pa­dre, exi­lia­do en Fran­cia, re­gre­sa a Bar­ce­lo­na a es­con­di­das y bus­ca ala ni­ña, que vi­ve con un fa­bri­can­te que se pa­só al ban­do na­cio­nal y su es­po­sa. Hay un frai­le con buena con­cien­cia que se en­fren­ta a un di­le­ma :¿ tie­ne de­re­cho a pri­va­ra la ni­ña de una vida re­ga­la­da y de las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce la ri­que­za?

La so­rra ver­mell atie­ne un­mo vi­mien­to de cre­ma­lle­ra de al­ta mon­ta­ña: dos pa­sos ade­lan­te, en bus­ca de la ni­ña, y uno ha­cia atrás, para re­cons­truir lo que pa­só du­ran­te la gue­rra, con los per­so­na­jes re­par­ti­dos por to­dos los ban­dos.

El re­sul­ta­do es una no­ve­la pa­no­rá­mi­ca so­bre los años más du­ros de la re­pre­sión, cuan­do el pa­ra­pe­to del cam­po de laBo­ta, don­de fu­si­la­ban a la gen­te, la are­na pe­día más san­gre( y siem­pre ha­bía mi­li­ta­res y fa­lan­gis­tas dis­pues­tos a com­pla­cer­la). En las no­ve­las so­bre el­fran­quis­mo es­cri­tas en el fran­quis­mo to­dos eran más o me­nos cul­pa­bles de tran­si­gir, de co­la­bo­ra ro­deno plan­tar ca­ra con su­fi­cien­te de­ter­mi­na­ción. La dic­ta­du­ra en su­cia alas per­so­nas, no se es­ca­pan ni los más pu­ros. En las no­ve­las sob re el­fran­quis­mo es­cri­tas en las úl­ti

mas dé­ca­das( de Les ve us­de­lPam ano de Ja u me Ca­bré a La se­gad eMar

tíDo­mín­gue za Allò que va­pass ar a

Car­dós­deR amo n Sol son a) triun­fa el co­ra­je, el ins­tin­to, el amor y la amis­tad. Son un ac­to de jus­ti­cia poé­ti­ca que se re­suel­ve co­mo una pe­lí­cu­la de aven­tu­ras, que su­bli­ma la re­sis­ten­cia a la opre­sión. En este gé­ne­ro,

La so­rra ver­me­lla bus­ca cap­tar a los lec­to­res por la hu­ma­ni­dad de los per­so­na­jes: de los anar­quis­tas que no quie­ren lle­var uni­for­me a la cria­da que ado­ra a los se­ño­res, pa­san­do por la en­fer­me­ra in­gle­sa que tra­ba­ja en el con­su­la­do bri­tá­ni­co y se enamo­ra de un co­mu­nis­ta. La his­to­ria tal co­mo la han ido de­po­si­tan­do vein­te años de no­ve­las y do­cu­men­tal es de me­mo­ria his­tó­ri­ca .|

Un ac­to de jus­ti­cia poé­ti­ca, una pe­lí­cu­la de aven­tu­ras en la que triun­fa el co­ra­je, el amor y la amis­tad

AR­CHI­VO

Dos ni­ños fren­te a un car­tel de Fran­co en una ima­gen de pos­gue­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.