El es­pa­cio co­mo sím­bo­lo

Te­si­sU­na ex­po­si­ción en el mu­seo d’Or­say tra­za un re­co­rri­do por el ca­rác­ter mís­ti­co del pai­sa­jis­mo: de las ca­te­dra­les deMo­net a los bos­ques sa­gra­dos de Sé­ru­sier, las fi­gu­ras mis­te­rio­sas de Odi­lon Re­don y el co­lo­ris­mo de Hil­ma af Klint

La Vanguardia - Culturas - - ARTE|S - ALMUDENA BLAS­CO VALLÉS VIN­CENT VAN GOGH: NO­CHE ESTRELLADA SO­BRE EL RÓDANO, 1888.

La ma­gia de los sím­bo­los es la se­duc­ción que ope­ra en to­do es­pec­ta­dor en el mo­men­to de con­si­de­rar a fon­do los ele­men­tos fun­da­men­ta­les de la crea­ción. En el Mu­seo deOr­say se tie­ne la opor­tu­ni­dad de vi­vir esa li­be­ra­do­ra sen­sa­ción si se acu­de a las sa­las don­de se ha ubi­ca­do la ex­po­si­ción en ella se en­tra en con­tac­to con lo nu­mi­no­so, “una mís­ti­ca sin fe”, ha di­cho Guy Du­plat muy acer­ta­da­men­te: ese reino que no tie­ne fin. Y de ese mo­do se po­ne de­ma­ni­fies­to to­do el va­lor de unas pin­tu­ras que man­tie­nen una te­me­ra­ria con­fian­za con la fuer­za sim­bó­li­ca del es­pa­cio con­ver­ti­do en tiem­po de ini­cia­ción. De Mo­net aKan­dinsky, de Van Gogh aHil­ma af Klint o Emily Carr, de Gau­guin a Geor­gia O’Keef­fe, de Munch a Law­ren Ha­rris, Tom Thom­son oWen­ze­lHa­blik, to­das es­tas pin­tu­ras en su con­jun­to, y ca­da una de ellas por se­pa­ra­do, con­tri­bu­yen a des­ci­frar la mo­ra­da ce­les­te que aco­ge a la hu­ma­ni­dad en su seno.

La mues­tra bus­ca de­mos­trar que a tra­vés del ar­te aún es po­si­ble es­pi­ri­tua­li­zar el mun­do

La ela­bo­ra­ción de un re­la­to pe­da­gó­gi­co es el ar­ma eso­té­ri­ca para re­ve­lar el se­cre­to del mun­do. En es­ta oca­sión se ha de­ci­di­do lle­var al lí­mi­te la im­pre­sión que pro­du­ce el pai­sa­je, una im­pre­sión eter­na­men­te os­ci­lan­te, con­ti­nua­men­te con­tra­dic­to­ria, que za­ran­dea al vi­si­tan­te des­de el mis­mo ins­tan­te que to­ma con­cien­cia que la ma­yor par­te de pin­tu­ras

En efec­to, la im­pre­sión que ofre­cen las pin­tu­ras aquí ex­pues­tas es pro­duc­to de la com­bi­na­ción de al me­nos tres fac­to­res: lo que sa­be­mos de ca­da una de es­tas imá­ge­nes (que es bas­tan­te por­que mu­chas son obras fa­mo­sas), lo que ima­gi­na­mos que nos quie­ren de­cir (que tam­bién es mu­cho pues se abren a nues­tro de­seo de ha­llar la ver­dad ocul­ta en unas imá­ge­nes) y nues­tra disposición an­te es­ta pro­vo­ca­do­ra ex­po­si­ción (que es tam­bién de mu­cho ca­la­do por­que sin dar­nos cuen­ta di­ri­gi­mos nues­tro áni­mo para des­ve­lar en cual­quier pai­sa­je un pa­no­ra­ma de nues­tra vida es­pi­ri­tual).

Di­ría­se que los co­mi­sa­rios nos in­vi­tan aman­te­ner vi­va la con­fian- za en la ca­pa­ci­dad de per­cep­ción vi­sual so­bre lo ig­no­to: una per­cep­ción que, co­mo si fue­se una pun­ta de dia­man­te, ra­ya in­ten­cio­na­da­men­te la ma­te­ria ocul­ta de los sím­bo­los fun­da­men­ta­les pre­sen­tes en ca­da ima­gen aquí ex­pues­ta. Por se­pa­ra­do y so­bre to­do en su con­jun­to. Nun­ca un re­la­to ex­po­si­ti­vo ha si­do más in­ten­cio­na­do, don­de el or­den de la ex­po­si­ción se con­vier­te en un fin en si mis­mo. Las po­de­ro­sas imá­ge­nes de

in­vi­tan al vi­si­tan­te a iden­ti­fi­car la vi­bra­ción ocul­ta de lo que ve, al mo­do que pro­po­nía Mar­cel Proust en ca­da una de sus mi­nu­cio­sas des­crip­cio­nes en bus­ca del tiem­po per­di­do. Aquí se tra­ta­deun­so­fis­ti­ca­do­ca­mi­noen­bus­ca de la per­fec­ción, que so­lo es ca­paz de mos­trar el ma­gis­te­rio de lo sim­bó­li­co.

Ya des­de los pri­me­ros pa­sos se des­cu­bre este ma­gis­te­rio, tras las se­ña­les que lan­za Mo­net al pre­sen­tar su deRouen­de­lo­que es una ca­te­dral gó­ti­ca: una evo­ca­ción que en su tiem­po, y en el nues­tro, lle­va a bus­car el es­pí­ri­tu

MU­SEO DE OR­SAY, PA­RÍS MU­SEO DE OR­SAY, PA­RÍS

Cie­lo es­tre­lla­do en la no­che pro­ven­zal de sep­tiem­bre, don­de las lu­ces ar­ti­fi­cia­les so­bre las aguas del Ródano en Ar­les se mez­clan con las del fir­ma­men­to.

La disposición de los ár­bo­les del cas­ti­llo de Ker­duel per­mi­te ju­gar con el es­pa­cio por don­de se des­li­zan las jó­ve­nes en mis­te­rio­sa pro­ce­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.