El An­ti­guo Tes­ta­men­to y la se­rie de te­le­vi­sión

‘The hand­maid’s ta­le’ Ba­sa­da en la no­ve­la deMar­ga­ret At­wood, es­tá lla­ma­da a ser una de las me­jo­res se­ries del año, a ca­ba­llo en­tre un fu­tu­ro dis­tó­pi­co y un pa­sa­do in­te­gris­ta. La ana­li­za­mos

La Vanguardia - Culturas - - PANTALLA|S - HULU /HBO JOR­GE CA­RRIÓN

Fue pre­ci­sa­men­te en 1984 cuan­do Mar­ga­ret At­wood em­pe­zó a es­cri­bir en Ber­lín El cuen­to de la cria­da (re­cién re­edi­ta­da por la editorial Sa­la­man­dra), una no­ve­la ex­tra­or­di­na­ria lla­ma­da a su­ce­der a la de Or­well co­mo me­tá­fo­ra del fu­tu­ro in­me­dia­to. Si en 1984 se fa­bu­ló la exis­ten­cia de un Gran Her­mano que, a nues­tros ojos, es si­nó­ni­mo de te­le­con­trol y dro­nes y te­le­rrea­li­dad; se po­dría de­cir que El cuen­to

de la cria­da an­ti­ci­pa la ob­se­sión ac­tual por la fer­ti­li­dad, en un con­tex­to de ex­tre­mis­mo re­li­gio­so que tam­bién nos es sos­pe­cho­sa­men­te fa­mi­liar.

Bien­ve­ni­dos a la Re­pú­bli­ca de Gi­lead, un Es­ta­do teo­crá­ti­co sur­gi­do de un gol­pe de Es­ta­do que pre­tex­tó es­tar ve­lan­do por la se­gu­ri­dad na­cio­nal tras un atentado te­rro­ris­ta. Sus ha­bi­tan­tes to­da­vía recuerdan las li­ber­ta­des re­cien­tes, que han si­do su­pri­mi­das en aras de ins­tau­rar una nue­va reali­dad, en que la Bi­blia se lee li­te­ral­men­te en to­das las si­tua­cio­nes de la vida co­ti­dia­na. En­tre ellas, la pro­crea­ción.

Una pla­ga de in fer­ti­li­dad ha con­ver­ti­do alas es­ca­sas mu­je­res fér­ti­les en bie­nes muy pre­cia­dos. Ins­pi- ra­dos en un pa­sa­je del An­ti­guo Tes­ta­men­to que pre­fi­gu­ra los vi en­tres de al­qui­ler (“He aquí mi sier­va Bil­há; úne­te a ella y pa­ri­rá so­bre mis ro­di­llas, y yo tam­bién ten­dré hi­jos de ella”), esas mu­je­res que ovu­lan pa­san a lla­mar­se cria­das: su fun­ción es de­jar­se po­seer por los

co­man­dan­tes que con­tro­lan po­lí­ti-

En Gi­lead, el Es­ta­do obli­ga a leer la Bi­blia li­te­ral­men­te para la vida co­ti­dia­na; pe­ro cun­de la in­fer­ti­li­dad

ca y mi­li­tar­men­te el país. Am­bos for­man par­te de una nue­va for­ma de fa­mi­lia en que los ni­ños prác­ti­ca­men­te no exis­ten, co­mo las espo

sas, las mar­tas y los chó­fe­res. Los es­pías infiltrados en la sociedad son co­no­ci­dos co­mo ojos; y las maes­tras de las cria­das, co­mo tías. Para cons­truir una nue­va reali­dad hay que crear un nue­vo len­gua­je.

Por eso no es de ex­tra­ñar que en la igual­men­te ex­tra­or­di­na­ria adap­ta­ción te­le­vi­si­va, The hand­maid’s

ta­le (Hulu), el co­man­dan­te y la cria­da pro­ta­go­nis­tas jue­guen a scrab­ble. No po­dría ha­ber si­do aje­drez o nai­pes: te­nía que ser un com­ba­te de pa­la­bras. Ella se lla­ma real­men­te Ju­ne, pe­ro en su nue­va vida su ape­la­ti­vo es De­fred (las cria­das pier­den su iden­ti­dad, la pre­po­si­ción de las de­fi­ne co­mo pro­pie­dad de otro, co­mo apén­di­ce, co­mo ins­tru­men­to re­pro­duc­ti­vo, co­mo pie­zas in­ter­cam­bia­bles). To­das las dic­ta­du­ras ins­tau­ran su do

ble­pien­sa: Ju­ne, que es la na­rra­do­ra, con­tra­po­ne cons­tan­te­men­te su dis­cur­so ín­ti­mo( voz en off) con ese dis­cur­so pú­bli­co que ha te­ni­do >

‘The hand­maid’s ta­le’ Di­rec­to­res Reed Mo­rano, Mi­ke Bar­ker, Ka­te Dennis, Flo­ria Si­gis­mon­di y Ka­ri Sko­gland Ac­to­res Eli­sa­beth Moss, Jo­seph Fien­nes, Ale­xis Ble­del, Max Ming­he­lla y Jor­da­na Bla­ke, en­tre otros

Arri­ba, la ac­triz y pro­duc­to­ra es­ta­dou­ni­den­se Eli­sa­beth Moss, co­no­ci­da por su pa­pel co­mo Peggy Ol­son en la mul­ti­pre­mia­da se­rie ‘Mad men’. Jun­to a es­tas lí­neas, se­cuen­cia del fil­me so­bre la im­por­tan­cia de la pro­crea­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.