‘El sim­pa­ti­zan­te’, una no­ve­la de Viet­nam

Con el dis­tin­ti­vo del pre­mio Pu­lit­zer, Viet Thanh Ngu­yen fic­cio­na des­de su con­di­ción de emi­gran­te re­fu­gia­do la cruen­ta gue­rra del Viet­nam

La Vanguardia - Culturas - - Especial Festivales De Verano - RO­BERT SALADRIGAS

En el 2007 apa­re­ció la que des­de en­ton­ces es pa­ra mí la no­ve­la más ilus­tra­ti­va del dra­ma de Viet­nam, ex­pues­to cru­da­men­te des­de una pers­pec­ti­va nor­te­ame­ri­ca­na en la que no se con­tem­pla­ba la exis­ten­cia de ven­ce­do­res y ven­ci­dos sino que, en di­fe­ren­tes gra­dos, to­dos los par­ti­ci­pan­tes en la bar­ba­rie sa­lían de­rro­ta­dos. El li­bro era Ár­bol de hu­mo, de De­nis John­son, muy bien tra­du­ci­do pre­ci­sa­men­te por Javier Cal­vo. No he te­ni- do ocasión de leer a un na­rra­dor viet­na­mi­ta que tra­ta­se de re­cons­truir las vi­ven­cias de la gue­rra atroz que in­fla­mó su tie­rra asiá­ti­ca.

Has­ta aho­ra que lle­ga, con el dis­tin­ti­vo del pre­mio Pu­lit­zer, el au­tor viet­na­mi­ta Viet Thanh Ngu­yen, na­ci­do en una pe­que­ña al­dea en 1971. Se cuenta que a los cua­tro años, mien­tras el ré­gi­men de Viet­nam del Sur con el apo­yo nor­te­ame­ri­cano to­da­vía re­sis­tían las aco­me­ti­das del Nor­te mar­ca­do ideo­ló­gi­ca­men­te por Ho Chih Minh y por la pe­ri­cia bé­li­ca del ge­ne­ral Giap, el ni­ño fue eva­cua­do a Es­ta­dos Uni­dos y aho­ra im­par­te cla­ses de li­te­ra­tu­ra y cues­tio­nes ra­cia­les en la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia. El ca­so es que ha es­cri­to un li­bro –su­pon­go que en gran par­te de fic­ción pe­ro do­cu­men­tal­men­te vá­li­do– ex­ten­so, com­pac­to, de pie­zas en­ca­ja­das con des­tre­za, so­bre la épo­ca en que el ré­gi­men de Viet­nam del Sur se rin­dió an­te las fuer­zas ar­ma­das del Nor­te co­mu­nis­ta y los nor­te­ame­ri­ca­nos y sus alia­dos pro­ta­go­ni­za­ron una ver­gon­zo­sa, caó­ti­ca y san­grien­ta des­ban­da­da que Thanh Ngu­yen na­rra con vi­go­ro­so rea­lis­mo en las que tal vez sean sus me­jo­res pá­gi­nas (por cier­to tam­bién tra­du­ci­das del in­glés con bri­llan­tez por Javier Cal­vo).

Lo in­tere­san­te es el per­so­na­je que nos habla, mi­nu­cio­sa­men­te cons­trui­do des­de den­tro que en la pri­me­ra pá­gi­na se de­fi­ne así: “Soy un es­pía. Un agente in­fil­tra­do, un topo, un hombre con dos ca­ras”. En efec­to, es, al de­cir de su ma­dre viet­na­mi­ta, “el do­ble de to­do”, de ma­ne­ra que en su ad­mi­ti­da dua­li­dad re­pre­sen­ta la su­ma fi­nal del pue­blo viet­na­mi­ta por en­ci­ma de ideo­lo­gías, di­vi­sio­nes par­ti­dis­tas o so­cia­les. El ti­po, el Ca­pi­tán, es mano de­re­cha del Ge­ne­ral del sur que di­ri­gía la po­li­cía po­lí­ti­ca y por en­car­go del cual y ba­jo ase­so­ra­mien­to de la CIA ha apli­ca­do re­fi­na­das tor­tu­ras y en el exilio ha eje­cu­ta­do a co­le­gas que sa­bía inocen­tes. A su vez, el Ca­pi­tán man­te­nía in­for­ma­dos a sus en­la­ces co­mu­nis­ta, lo que obs­ta pa­ra que an­te su re­gre­so clan des­tino al Viet­nam del tío Ho sea ais­la­do en duras con­di­cio­nes se le obli­gue a es­cri­bir una pu­ri­fi­ca­do­ra con­fe­sión bio­grá­fi­ca pa­ra al fin ser de­vuel­to a Oc­ci­den­te ba­jo el le­ma de “se­guir vi­vien­do”.

En­tien­do que la gran cua­li­dad de ese tex­to den­so, san­guí­neo, que com­bi­na la re­fle­xión per­so­nal con la tra­ge­dia co­lec­ti­va, los sal­va­jes acon­te­ci­mien­tos que in­fli­gie­ron do­lor al pue­blo viet­na­mi­ta, lo que­bran­ta­ron y

co­mo par­te de Orien­te fue –has­ta aho­ra mis­mo– ig­no­ra­do o me­nos­pre­cia­do por la opi­nión pú­bli­ca oc­ci­den­tal, to­do es na­rra­do por un in­di­vi­duo do­ta­do con dos men­tes que ha­cia el fi­nal habla de sí mis­mo en plu­ral por­que en de­fi­ni­ti­va se sien­te re­pre­sen­tan­te úni­co de la historia y el des­tino de su país. Es­tu­pen­da la sec­ción que des­cri­be fu­rio­so su ase­so­ría en una pe­lí­cu­la (La al­dea) so­bre un ma­ni­pu­la­do Viet­nam, con par­ti­ci­pa­ción de emi­gran­tes, ro­da­da en Fi­li­pi­nas y di­ri­gi­da­por“elCi­neas­ta”,una­ca­ri­ca­tu­ra de la amo­ra­li­dad holly­woo­den­se. El sim­pa­ti­zan­te no es una no­ve­la

bé­li­ca co­mo Ár­bol de hu­mo, sino el tor­tuo­so re­la­to exis­ten­cial de un exi­lia­do viet­na­mi­ta que desea re­cu­pe­rar la au­to­es­ti­ma con la do­lo­ro­sa es­ce­ni­fi­ca­ción de la ver­dad que él, su­peran­do la in­cer­ti­dum­bre y me­dian­te el jue­go literario, iden­ti­fi­ca con su atri­bu­la­do­pue­blo.Oe­so­creo.

Un agente do­ble se exi­lia en Los Án­ge­les con los úl­ti­mos ofi­cia­les del de­rro­ta­do ejér­ci­to de Viet­nam del Sur

BETTMANN / GETTY

Fa­mo­sa ima­gen de la eva­cua­ción de Sai­gón por un he­li­cóp­te­ro de Air Ame­ri­ca des­de la azo­tea de una ca­sa a me­dia mi­lla de la em­ba­ja­da de EE.UU, el 29 de abril de 1975

GETTY

El au­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.