Xa­vier Prat, pin­tor de la Bar­ce­lo­na de los 80

Pin­tor de la nue­va fi­gu­ra­ción de los años 70 y 80, re­creó es­ce­nas y pai­sa­jes bar­ce­lo­ne­ses en obras de ai­re oní­ri­co, re­ple­tas de ele­men­tos sim­bó­li­cos. La Fun­da­ció Vi­la Ca­sas res­ca­ta su fi­gu­ra y su obra a los diez años de su muer­te

La Vanguardia - Culturas - - Especial Festivales De Verano - SERGIO VI­LA-SAN­JUÁN

Cuan­do le co­no­cí so­lía ves­tir un pon­cho co­mo el de Tin­tín en El

Tem­plo del Sol, lo que en la muy pro­gre Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de los años 70 re­pre­sen­ta­ba sin du­da un toque de dis­tin­ción. Qui­zás por ello des­de el prin­ci­pio le vi co­mo al­guien di­fe­ren­te, ca­paz de po­ner una no­ta de co­lor, aun­que fue­ra al­go es­tri­den­te, y de fan­ta­sía en to­do lo que se cru­za­ba en su ca­mino. Ha­bla­ba ca­ta­lán o cas­te­llano con un sua­ve se­seo. In­ter­ve­nía bas­tan­te en cla­se con ob­ser­va­cio­nes ori­gi­na­les que re­ve­la­ban su cul­tu­ra tan am­plia co­mo he­te­ro­do­xa, y los pro­fe­so­res de la épo­ca, gen­te se­su­da y muy po­li­ti­za­da, le ob­ser­va­ban con des­con­cier­to.

Xa­vier Prat Ri­quel­me era un per­so­na­je in­ten­so, que cul­ti­va­ba a fon­do sus raí­ces pe­rua­nas es­cu­chan­do val­se­ci­tos (“Si me ale­jo de ti / es por­que he com­pren­di­do / que soy la nu­be gris / que nu­bla tu ca­mino”) ro­deán­do­se de ob­je­tos y te­ji­dos del país, le­yen­do a Cé­sar Va­lle­jo y co­ci­nan­do es­pe­cia­li­da­des co­mo el ce­bi­che o la cau­sa li­me­ña.

Ha­bía na­ci­do y cre­ci­do en Li­ma, pe­ro tras la muer­te de su pa­dre la fa­mi­lia vol­vió a Ca­ta­lun­ya, de don­de pro­ce­día. Xa­vier re­fres­ca­ba re­gu­lar­men­te toda la mi­to­lo­gía y la nos­tal­gia pe­rua­na con sus ami­gos de aquel país, co­mo el gran tra­duc­tor de Elias Ca­net­ti, Juan Jo­sé del So­lar, y jun­to a su ma­dre, Joa­na, quien tam­bién guar­da­ba abun­dan­te me­mo­ra­bi­lia en el pi­so fa­mi­liar.

Pe­ro Xa­vi era un hi­jo de su tiem­po, de la agi­ta­ción de los años se­ten­ta y de los mo­vi­dos tiem­pos de la tran­si­ción: se de­cla­ra­ba anar­quis­ta, no se per­día una ma­ni­fes­ta­ción y por el apar­ta­men­to de la ca­lle Creu Co­ber­ta que com­par­tía con su her­mano Jor­di pa­sa­ban las fi­gu­ras del mo­men­to, las de las Jor­na­das Li­ber­ta­rias del año 77 o del mun­do ram­ble­ro en­ton­ces en plena efer­ves­cen­cia. Du­ran­te al­gún tiem­po en aque­lla ca­sa abier­ta se con­ser­vó con re­ve­ren­cia un man­tón de Oca­ña, rey de la no­che de la épo­ca, que na­die sa­bía muy bien co­mo ha­bía ido a pa­rar allí.

Re­la­cio­nar­se con Prat era co­mo vi­vir en una pá­gi­na del Nad­ja de An­dré Bre­ton. Co­no­cía los si­tios más ra­ros de la ciu­dad, con­ver­tía en le­gen­da­rios los lu­ga­res ano­di­nos y, con él, una sim­ple vuel­ta a la man­za­na po­día de­pa­rar en­cuen­tros con los per­so­na­jes más pin­to­res­cos. Te lle­va­ba al bar Mar­se­lla de la ca­lle Hos­pi­tal a be­ber “el ajen­jo de los poe­tas mal­di­tos” y a una ta­ber­na ig­no­ta de la pla­za Sant Agus­tí Vell don­de ser­vían las me­jo­res ca­ñaí­llas de la ciu­dad.

Du­ran­te un par de años fre­cuen­ta­mos el ta­ller de es­cri­tu­ra im­pul­sa­do por Jo­sé Do­no­so en Sit­ges, don­de au­to­res no­ve­les nos con­gre­gá­ba­mos en torno al no­ve­lis­ta chi­leno pa­ra leer y de­ba­tir nues­tros in­ten­tos li­te­ra­rios. Allí Xa­vier to­pó con un per­so­na­je más im­pre­vi­si­ble aún, el poe­ta pe­ruano Amé­ri­co Ya­bar, y su­man­do la ima­gi­na­ción de am­bos cual­quier no­che po­día aca­bar en una se­sión de cha­ma­nis­mo a la luz de la lu­na o un re­ci­tal con los poe­tas en­ca­ra­ma­dos a la me­sa de cual­quier restaurante chino.

Es­cri­bía ver­sos que reunió en va­rios vo­lú­me­nes pe­ro que nun­ca edi­tó, y pro­du­jo una ex­ten­sa y va­ria­da obra plás­ti­ca: di­bu­jos, acua­re­las y óleos con ini­cia­les plan­tea­mien­tos su­rrea­lis­tas, fi­gu­ras ex­tra­ña­men­te anó­ni­mas y mo­no­cro­mas en am­bien­tes ma­rí­ti­mos, es­ce­nas de amor y ero­tis­mo en pai­sa­jes ur­ba­nos to­ca­dos por la irrea­li­dad, con le­yen­das co­mo “y en otras ciu­da­des tam­bién ama­ne­ce... esos re­cuer­dos que de ti me que­dan”.

La su­ya era una fi­gu­ra­ción eru­di­ta e iró­ni­ca, a ra­tos con tintes de la pin­tu­ra me­ta­fí­si­ca ita­lia­na, a ra­tos con re­fe­ren­cia a la Mu­jer ba­jan­do una es­ca­le­ra de Mar­cel Du­champ o a Las Tres Gracias de Ru­bens, en re­ela­bo­ra­cio­nes se­ria­les. Las mos­tra­ba en lu­ga­res no pro­fe­sio­na­li­za­dos co­mo la abi­ga­rra­da tien­da Ar­got de la ca­lle Hos­pi­tal. Su ex­po­si­ción mas im­por­tan­te tu­vo lu­gar en 1982, or­ga­ni­za­da por Josep Miquel Gar­cía en un es­pa­cio de la Dipu­tación Pro­vin­cial de Llei­da, a don­de acu­di­mos sus ami­gos a acom­pa­ñar­le.

A prin­ci­pios de los años ochen­ta, en los ba­res de no­che y las sa­las de bai­le Bar­ce­lo­na dis­fru­ta­ba de la li­ber­tad. Al son de las mú­si­cas se da­ban ci­ta jó­ve­nes es­cri­to­res, pe­rio­dis­tas, pin­to­res, di­se­ña­do­res, mú­si­cos, ci­neas­tas… En bas­tan­tes de sus cua­dros Xa­vier Prat re­crea una sa­la de bai­le ideal, com­bi­na­ción de la po­pu­lar La Paloma, con su es­truc­tu­ra de dos plan­tas, y La Ceca del barrio de la Ri­be­ra, de breve e in­ten­sa vi­da, con sus es­ti­li­za­das co­lum­nas de hie­rro, ele­men­to re­cu-

Na­ci­do en Pe­rú de fa­mi­lia ca­ta­la­na, re­fres­ca­ba la mi­to­lo­gía y la nos­tal­gia de su país de ori­gen

rren­te en su pin­tu­ra. La se­rie El

bai­le plas­ma un mun­do de di­na­mis­mo, agi­ta­ción y vi­ta­li­dad, con som­bras de in­quie­tud sim­bo­li­za­das por los anó­ni­mos per­so­na­jes mo­no­cro­má­ti­cos.

En aque­llos años pre­olím­pi­cos en que la ciu­dad vol­vía a abrir­se al mar, re­creó los pa­seos jun­to al puer­to, cuan­do vi­vía, pri­me­ro en el Portal de la Pau y des­pués en el edi­fi­cio ocho­cen­tis­ta y ma­só­ni­co de los Por­xos d’en Xi­fré, con su com­pa­ñe­ra Pi­tu y sus hi­jos pe­que­ños. La zo­na que a sus pies se ex­ten­día has­ta Mont­juïc se trans­fi­gu­ra­ba en un es­pa­cio mí­ti­co, de desa­so­sie­go exis­ten­cial, an­he­lo y me­mo­ria.

A pe­sar de que fue la per­so­na con más ta­len­to na­tu­ral que co­no­cí en mis años de ju­ven­tud, nun­ca lle­gó a pro­fe­sio­na­li­zar real­men­te sus ap­ti­tu­des li­te­ra­rias y plás­ti­cas. Una ex­tre­ma sen­si­bi­li­dad de­fen­si­va le ha­cía mos­trar­se siem­pre re­ti­cen­te a la ho­ra de en­se­ñar­las y de pro­mo­cio­nar­se. Pe­ro en los tra­ba­jos que rea­li­za­ba pa­ra ga­nar­se la vi­da tam­bién se las arre­gla­ba pa­ra con­ver­tir frag­men­tos de la reali­dad mas pro­sai­ca en fan­ta­sía. Du­ran­te un tiem­po rea­li­za­ba glo­bos ar­te­sa­na­les y otras ma­ra­vi­llas con pa­pel y car­tón en un co­mer­cio del barrio de Grà­cia. Y lue­go co­la­bo­ró en es­ce­no­gra­fías pa­ra pe­lí­cu­las co­mo An­gus­tia de Bi­gas Lu­na, jun­to al de­co­ra­dor Fe­li­pe de Pa­co. A par­tir de 1992 prác­ti­ca­men­te de­ja de pin­tar.

Hoy po­de­mos ver­le co­mo uno de los ar­tis­tas más re­pre­sen­ta­ti­vos de aque­llos años. Su ela­bo­ra­da téc­ni­ca, re­fe­ren­cias au­to­bio­grá­fi­cas, iro­nía y car­ga cul­tu­ral lo ins­cri­ben en los pa­rá­me­tros de la post­mo­der­ni­dad en­ton­ces emer­gen­te. Cons­ti­tu­ye un es­la­bón per­di­do del ar­te ca­ta­lán de aque­lla épo­ca, el equi­va­len­te a los pin­to­res de la movida ma­dri­le­ña co­mo Mar­tín Be­gué o El Hor­te­lano, muy re­co­no­ci­dos y ca­no­ni­za­dos en la ca­pi­tal es­pa­ño­la, con los que ex­pu­so en la ga­le­ría Ovi­dio. En vi­da del pin­tor, la obra de Xa­vier Prat, tan ri­ca en imá­ge­nes em­ble­má­ti­cas, no fue aco­gi­da ni co­rrec­ta­men­te di­fun­di­da en­tre no­so­tros, pe­ro qui­zás, oja­lá, le ha­ya lle­ga­do su mo­men­to. Xa­vier Prat (1957-2007)

Es un es­la­bón per­di­do de la pin­tu­ra ca­ta­la­na, el equi­va­len­te a los pin­to­res de la movida ma­dri­le­ña de la épo­ca

PA­SEO DEL MAR En dis­tin­tas obras de es­ta se­rie Prat trans­fi­gu­ra el pa­seo Co­lom, el Moll de la Fus­ta y otros es­ce­na­rios ma­rí­ti­mos en un pai­sa­je sim­bó­li­co con fi­gu­ras in­tri­gan­tes Es­te tex­to es una adap­ta­ción del que fi­gu­ra en el ca­tá­lo­go de la ex­po­si­ción Xa­vier Prat (19572007) . Y en otra ciu­dad tam­bién ama­ne­ce, co­mi­sa­ria­da por el au­tor.

AU­TO­RRE­TRA­TO 1981 Del­ga­do, in­quie­to, fu­ma­dor, se plas­ma en un en­torno de re­fe­ren­cias cul­tu­ra­les, en­la­zan­do con los pos­tu­la­dos pos­mo­der­nos de los años 80

EL BAI­LE Una sa­la de bai­le ideal de la Bar­ce­lo­na de los pri­me­ros años 80, mez­cla de La Paloma, con sus dos ni­ve­les, y La Ceca de la Ri­be­ra, con sus es­ti­li­za­das co­lum­nas de hie­rro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.