¿De­fi­ni­ti­va­men­te afro­ame­ri­cano?

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s - ED­WARD LUCIE-SMITH Iden­ti­dad per­di­da

La es­ti­mu­lan­te e in­te­li­gen­te mues­tra inau­gu­ra­da en la Ta­te Mo­dern de Lo­nd­res con el tí­tu­lo El al­ma de una

na­ción (Soul of a na­tion) ofrece pie­zas de ar­te afro­ame­ri­cano rea­li­za­das en­tre 1963 y 1983 y plan­tea más pre­gun­tas de las que en reali­dad con­si­gue res­pon­der. Sin em­bar­go, su­po­ne un ver­da­de­ro hi­to. En Es­ta­dos Uni­dos los afro­ame­ri­ca­nos cons­ti­tu­yen una mi­no­ría am­plia y vi­si­ble­men­te di­fe­ren­cia­da cu­ya im­por­tan­cia cul­tu­ral só­lo em­pe­zó a re­co­no­cer­se de mo­do bas­tan­te re­cien­te. Aho­ra la si­tua­ción ha cam­bia­do de mo­do drás­ti­co.

De to­dos mo­dos, ya no es se­gu­ro que sean, co­mo ocu­rría an­ta­ño, la mi­no­ría ma­yo­ri­ta­ria más fá­cil­men­te vi­si­ble, dis­tin­gui­ble de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Da la im­pre­sión de que la po­bla­ción afro­ame­ri­ca­na es­ta­do-uni­den­se se ha vis­to su­pe­ra­da en fe­cha re­cien­te por los la­ti­nos, si bien es­tos es­tán tan di­vi­di­dos que re­sul­ta di­fí­cil afir­mar­lo con cer­te­za. Y, por otra par­te, es­tá el he­cho de que mu­chos la­ti­nos que lo son de un mo­do in­dis­cu­ti­ble tam­bién tie­nen una por­ción de as­cen­den­cia afri­ca­na. De ellos mis­mos que se iden­ti­fi­quen con la cul­tu­ra la­ti­na o con la cul­tu­ra afro­ame­ri­ca­na. Es un po­co di­fí­cil que lo ha­gan con am­bas. De ma­ne­ra par­ti­cu­lar, es un di­le­ma pa­ra los in­mi­gran­tes pro­ce­den­tes de Cu­ba y sus des­cen­dien­tes, así co­mo pa­ra bue­na par­te de la po­bla­ción de Puer­to Ri­co.

Al re­pa­sar el catálogo de El al­ma de una na­ción: el ar­te en la épo­ca del Black Po­wer, re­sul­ta sor­pren­den­te la es­ca­sí­si­ma pre­sen­cia de nom­bres de ori­gen la­tino. Sí, es­tán Vir­gi­nia Ja­ra­mi-

llo y qui­zá Roy DeCa­ra­va. La ma­yo­ría de los ape­lli­dos son in­gle­ses: Kay Brown, Ed Clark, Bob Crawford, Jeff Do­nald­son. Si uno vie­ra só­lo la lis­ta sin el con­tex­to, nun­ca di­ría que los nom­bra­dos eran de as­cen­den­cia afri­ca­na. Só­lo de mo­do oca­sio­nal, un nom­bre adop­ta­do (por ejem­plo, Sen­ga Nen­gui­di) pro­por­cio­na una cla­ve. Se­me­jan­te he­cho po­ne de re­lie­ve el mo­do en que la iden­ti­dad afri­ca­na se vio des­ga­rra­da por los me­ca­nis­mos de la es­cla­vi­tud. Quie­nes fue­ron tras­la­da­dos des­de Áfri­ca a Amé­ri­ca pa­ra ser ven­di­dos co­mo es­cla­vos que­da­ron des­po­ja­dos de to­do ras­tro de sus cul­tu­ras ori­gi­na­les. Lo úni­co que les que­dó, en el sen­ti­do más li­te­ral, fue su piel ne­gra.

Un ras­go muy emo­ti­vo de la ex­po­si­ción es que re­pre­sen­ta una bús­que­da y una re­crea­ción de­li­be­ra­da de esa iden­ti­dad ne­gra per­di­da. Cons­ti­tu­ye una desafian­te afir­ma­ción de se­pa­ra­ción. Una afir­ma­ción he­cha en el con­tex­to de la cul­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se con­tem­po­rá­nea vis­ta en su con­jun­to.

Ade­más, per­ci­bi­mos otra pa­ra­do­ja, pues­to que la cul­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se se ha vuel­to ca­da vez más re­gio­nal, so­bre to­do des­de el pro­gre­si­vo de­cli­ve del mo­vi­mien­to pop art. Aho­ra re­sul­ta mu­cho más fá­cil de­fi­nir el ar­te ca­li­for­niano, el Me­dio Oes­te (en con­cre­to, Chica­go), Nue­vo Mé­xi­co, Nue­va Or­leans o Seattle, que se­ña­lar una obra de ar­te o un fe­nó­meno ar­tís­ti­co re­cien­tes y ex­cla­mar: “Sí, es tí­pi­ca­men­te es­ta­dou­ni­den­se”.

Una cu­rio­sa con­se­cuen­cia de es­ta épo­ca de frag­men­ta­ción cul­tu­ral es que dos ele­men­tos que so­lían pa­re­cer muy ais­la­dos e in­clu­so es­pe­cia­li­za­dos, han aca­ba­do por per­ci­bir­se co­mo tí­pi­cas afir­ma­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses de iden­ti­dad. Uno es el ar­te fe­mi­nis­ta, aun­que se tra­ta de una opi­nión arries­ga­da vien­do la di­fe­ren­cia en­tre, por ejem­plo, la obra de Judy Chica­go, la ma­triar­ca ar­tís­ti­ca del fe­mi­nis­mo es­ta­dou­ni­den­se, y la de una nue­va ge­ne­ra­ción de fo­tó­gra­fas sin con­ce­sio­nes que tra­ba­jan en Irán: sin con­ce­sio­nes, pe­ro al mis­mo tiem­po muy cons­cien­tes del com­ple­jo pa­pel desem­pe­ña­do por las mu­je­res en la his­to­ria de la cul­tu­ra ira­ní. Lo mis­mo es cier­to en el ca­so del ar­te con­tem­po­rá­neo rea­li­za­do hoy por mu­je­res en Ja­pón; aun­que, de mo­do ex­tra­ño, hay po­cas ar­tis­tas des­ta­ca­das tra­ba­jan­do en la Chi­na con­ti­nen­tal.

La otra afir­ma­ción acer­ca de una iden­ti­dad in­du­da­ble­men­te nor­te­ame­ri­ca­na, via­ble a tra­vés de to­das las va­ria­cio­nes re­gio­na­les del ar­te con­tem­po­rá­neo es­ta­dou­ni­den­se es, sin du­da, la ex­pre­sión afro­ame­ri­ca­na. Cuan­do se vi­si­ta la Bie­nal de Ve­ne­cia, por ejem­plo, es muy pro­ba­ble que uno en­cuen­tre un ar­tis­ta ne­gro ocu­pan­do el pa­be­llón es­ta­dou­ni­den­se.

La nue­va ex­po­si­ción de la Ta­te Mo­dern ofrece obras de una se­rie de lla­ma­ti­vos ar­tis­tas fi­gu­ra­ti­vos no tan co­no­ci­dos fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos co­mo me­re­ce­rían ser­lo. En­tre ellos se en­cuen­tran Bar­kley L. Hen­dricks, con un au­to­rre­tra­to des­nu­do ma­ra­vi­llo­sa­men­te des­ca­ra­do que lle­va por tí­tu­lo Bri­llan­te­men­te do­ta­do, y Nor­man Le­wis y su Amé­ri­ca la be­lla, una abs­trac­ción en blan­co y ne­gro que tras un exa­men más aten­to re­sul­ta ser una re­pre­sen­ta­ción pa­no­rá­mi­ca de una pro­ce­sión del Ku Klux Klan. Igual­men­te lla­ma­ti­vas son las obras con imá­ge­nes cor­po­ra­les, imá­ge­nes rea­li­za­das pre­sio­nan­do el cuer­po em­ba­dur­na­do so­bre el lien­zo. Un ejem­plo fa­mo­so, pre­sen­te en la mues­tra, es el Ca­so de in­jus­ti­cia de Da­vid Ham­mons, que re­pre­sen­ta a una fi-

El ar­te es aquí una bús­que­da de­li­be­ra­da de la cul­tu­ra e iden­ti­dad afri­ca­nas per­di­das tras la bru­tal es­cla­vi­tud

>

TA­TE TA­TE

BAR­KLEY HEN­DRICKS: ICON FOR MY MAN SU­PER­MAN. 1969 Sub­ti­tu­la­do ‘Su­per­man ne­ver sa­ved any black peo­ple –Bobby Sea­le’, hon­ra al ac­ti­vis­ta per­se­gui­do

ANDY WAR­HOL: MUHAM­MAD ALI. 1978 War­hol se in­tere­só por la fa­ma del hi­to del bo­xeo, que usó su in­fluen­cia so­cial pa­ra de­fen­der la cau­sa de los afro­ame­ri­ca­nos

TA­TE

JAE JARREL: REVOLUTIONARY SUIT (1968)

La ar­tis­ta y di­se­ña­do­ra de mo­da in­clu­ye ba­las al tra­je pa­ra ha­cer del cuer­po un cam­po de reivin­di­ca­ción y lu­cha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.