Pa­so­li­ni to­da­vía

Más de cua­ren­ta años des­pués de su ase­si­na­to, Pier Paolo Pa­so­li­ni si­gue sien­do un re­feren­te in­te­lec­tual pa­ra mu­chos crea­do­res. Con po­cas se­ma­nas de di­fe­ren­cia se ha­brán po­di­do ver en los es­ce­na­rios ca­ta­la­nes tres mon­ta­jes ins­pi­ra­dos en la vi­da y la obra d

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s -

Cuan­do el di­rec­tor de es­ce­na Ia­go Pe­ri­cot vio Sa­ló o le 120

gior­na­te di So­do­ma (1975), pen­só y di­jo en voz al­ta, “cha­val es­tás aca­ba­do”. Efec­ti­va­men­te no se equi­vo­có, el ase­si­na­to de Pa­so­li­ni si­guió en muy po­cas se­ma­nas al es­treno del fil­me que, ofi­cial­men­te, no se es­tre­nó en Es­pa­ña has­ta 1978. Pe­ri­cot ha­bía co­no­ci­do per­so­nal­men­te a Pa­so­li­ni en una vi­si­ta re­lám­pa­go que el ci­neas­ta y poe­ta hi­zo a Bar­ce­lo­na. En la vi­si­ta vio un mon­ta­je de la Es­co­la Dra­mà­ti­ca Adrià Gual o de la mis­ma Com­pan­yia Adrià Gual, en la cú­pu­la del ci­ne Co­li­seum de la Gran Via bar­ce­lo­ne­sa (el com­pa­ñe­ro Oriol Puig Tau­lé ha es­tu­dia­do con pre­ci­sión la ac­ti­vi­dad de aque­llas en­ti­da­des). Des­pués de ver el mon­ta­je pa­só la no­che ro­dea­do de bar­ce­lo­ne­ses que bien po­dría­mos con­si­de­rar la crème de los círcu­los in­te­lec­tua­les y ar­tís­ti­cos de opo­si­ción a la Bar­ce­lo­na del mo­men­to, en­tre ellos el ar­tis­ta po­li­fa­cé­ti­co Ia­go Pe­ri­cot. Re­cuer­do que me re­la­tó el re­cuer­do a raíz de un co­men­ta­rio que yo le hi­ce so­bre Pa­so­li­ni. En­ton­ces me do­cu­men­ta­ba pa­ra un ar­tícu­lo ex­ten­so pu­bli­ca­do en es­tas pá­gi­nas ha­ce más de diez años. Pues bien, Pe­ri­cot no alar­dea de ha­ber co­no­ci­do per­so­na­li­da­des in­ter­na­cio­na­les de la es­ce­na –tam­bién me ex­pli­có su en­cuen­tro con Ha­rold Pin­ter en Edim­bur­go co­mo quien co­men­ta el úl­ti­mo li­bro que ha leí­do–, pe­ro por la fi­gu­ra crea­ti­va de Pa­so­li­ni Pe­ri­cot ha sen­ti­do siem­pre una de­vo­ción es­pe­cial que se con­so­li­dó de­fi­ni­ti­va­men­te des­pués de ver Teo­re­ma (1968), una pe­lí­cu­la con la que se iden­ti­fi­có ab­so­lu­ta­men­te has­ta el pun­to de es­cri­bir per­so­nal­men­te a Pa­so­li­ni pa­ra agra­de­cer­le la con­se­cu­ción de una obra maes­tra, pe­ro so­bre to­do la con­cep­ción de una obra ne­ce­sa­ria.

Aho­ra, vis­to en pers­pec­ti­va, po­de­mos cons­ta­tar que Pa­so­li­ni es­tre­nó su fil­me dos años des­pués de otro hi­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co de los se­sen­ta,

Per­so­na, de Berg­man. Allí tam­bién cir­cu­la una in­ves­ti­ga­ción so­bre las ca­pas del in­di­vi­duo, sus más­ca­ras, la ver­dad ocul­ta en el fon­do de ca­da ser hu­mano y la do­ble vi­da que to­do el mun­do lle­va. Eran ex­plo­ra­cio­nes pro­fun­das que se ini­cia­ron con los ex­pe­ri­men­tos, qui­zás ba­na­les o su­per­fi­cia­les, de Pi­ran­de­llo a prin­ci­pios del si­glo XX, pe­ro que en los años se­sen­ta inevi­ta­ble­men­te to­ma­ban otra di­men­sión por­que la ca­lle bra­ma­ba con­tra el or­den bur­gués. En Teo­re­ma la en­tra­da del per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Te­ren­ce Stamp en una ca­sa ha­bi­ta­da por una fa­mi­lia per­fec­ta­men­te bur­gue­sa rom­pe to­dos los es­que­mas de to­dos: es ob­vio el pa­ra­le­lis­mo bí­bli­co del ad­ve­ni­mien­to de un en­via­do que aca­ba con el mun­do pre­sen­te pa­ra anun­ciar, por la vía de los he­chos, uno nue­vo. Tam­bién la osa­día de Pa­so­li­ni que usa ya en el mis­mo tí­tu­lo un enun­cia­do ma­te­má­ti­co: teo­re­ma es una afir­ma­ción que pue­de ser de­mos­tra­da co­mo cier­ta en un de­ter­mi­na­do mar­co ló­gi­co. “Arri­vo do­ma­ni” es el men­sa­je del te­le­gra­ma que re­ci­be a la fa­mi­lia vein­ti­cua­tro ho­ras an­tes de la vi­si­ta del chi­co que lo aca­ba­rá des­mon­tan­do to­do; De­vo par­ti­re.

Do­ma­ni, era el tí­tu­lo de una ins­ta­la­ción del vi­deoar­tis­ta Ming Wong (Sin­ga­pur, 1971) que pu­de ver en Ná­po­les en el mar­co del fes­ti­val de la ciu­dad en ju­nio del 2010 ins­pi­ra­da en Teo­re­ma. Re­na­to Qua­glia, el di­rec­tor del fes­ti­val, ha­bía in­vi­ta­do al ar­tis­ta asiá­ti­co a rea­li­zar en Ná­po­les un pro­yec­to que ya te­nía hil­va­na­do pa­ra la Bie­nal de Ve­ne­cia del 2009, pe­ro que allí ha­bía si­do re­cha­za­do. Wong in­ter­pre­ta­ba a to­dos los per­so­na­jes en sus ví­deos: si lo que vie­ne de fue­ra es una ver­sión de ellos mis­mos, tal vez el cam­bio ya es­ta­ba la­ten­te en ellos mis­mos. El ex­tran­je­ro re­cién lle­ga­do es só­lo una es­pe­cie de ca­ta­li­za­dor.

En el Grec de es­te año pu­di­mos ver un mon­ta­je que ha­cía re­fe­ren­cia tam­bién a la obra de Pa­so­li­ni que co­men­ta­mos. Ac­tes obs­cens en es­pais

pú­blics, un tex­to de Da­vi­de Car­ne­va­li di­ri­gi­do por Al­bert Arri­bas. De he­cho, un poe­ma es­ce­ni­fi­ca­do, car­ga­do de me­tá­fo­ras vi­sua­les, unas más fe­li­ces que otras, pe­ro muy con­ce­bi­das pa­ra ilus­trar o si­tuar en el es­pa­cio y el tiem­po un tex­to que se ale­ja ab­so­lu­ta­men­te de la vo­lun­tad de ex­pli­car nin­gu­na his­to­ria en con­cre­to, y se cen­tra en cons­truir imá­ge­nes que cues­tio­nan –y tal vez la es­ce­na de Arri­bas no atra­pa siem­pre las pa­la­bras de Car­ne­va­li. Tam­bién aquí, des­pués de atra­ve­sar un la­be­rin­to im­po­si­ble por el que el es­pec­ta­dor es guia­do (no hay du­da que la an­ti­tea­tral ar­qui­tec­tu­ra del TNC de Bofill jue­ga a fa­vor del gui­ño de Arri­bas), el pú­bli­co se en­cuen­tra an­te una fa­mi­lia per­fec­ta­men­te bur­gue­sa que co­me en torno a una me­sa en un si­len­cio pe­sa­do. Al fi­nal son los in­tér­pre­tes co­mo Màr­cia Cis­te­ró, Oriol Ge­nís, la mis­ma An­tò­nia Jau­me o Sergi To­rre­ci­lla, los que aca­ban apor­tan­do una luz que ayuda a na­ve­gar por la com­ple­ji­dad de los sen­ti­dos y los sig­ni­fi­ca­dos. Aquí tam­bién un án­gel anun­cia­dor mar­ca el tem­po de una pie­za que jue­ga con la re­sis­ten­cia del es­pec­ta­dor de hoy, más acos­tum­bra­do a la in­me­dia­tez.

Era aquel –Berg­man, Pa­so­li­ni–

otro ci­ne, que era po­si­ble gra­cias a un pú­bli­co que lo pe­día. Gra­cias a otro pú­bli­co. Se­gu­ra­men­te se ten­drá que vol­ver a bus­car. De he­cho ya hay in­di­cios de una de­man­da más in­quie­ta. O sea que el pú­bli­co pro­ba­ble­men­te ya es­tá, ha vuel­to, y só­lo hay que ir a bus­car­lo con va­len­tía. Es­ta­mos to­da­vía ba­jo el im­pe­rio del pen­sa­mien­to úni­co au­dio­vi­sual que se cons­tru­yó en los años ochen­ta del si­glo XX, al am­pa­ro de un pen­sa­mien­to po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co tam­bién úni­co.

Con­tra eso la es­ce­na se ha su­ble­va­do, evi­den­te­men­te, pe­ro los ejem­plos de crea­do­res que de ver­dad se han en­fren­ta­do al pen­sa­mien­to úni­co son es­ca­sos. Romeo Cas­te­lluc­ci ha se­gui­do an­dan­do por sen­de­ros tra­za­dos por Pa­so­li­ni. En So­bre el con­cep­te del ros­tre, en el Fill de Déu

que pu­di­mos ver en el Lliu­re en el Grec 2011, un hi­jo lim­pia­ba reite­ra­da­men­te el cu­lo de un pa­dre que en­ca­ra­ba su úl­ti­ma fa­se vi­tal con pa­ña­les y una de­men­cia se­nil ab­so­lu­ta. Es­tá cla­ro: a Pa­so­li­ni le preo­cu­pa­ba la ju­ven­tud, la pér­di­da del sen­ti­do vi­tal de unos jó­ve­nes ani­qui­la­dos cul­tu­ral­men­te por la po­ten­cia de la RAI (o de la BBC o de TVE, fue un pro­ce­so uni­ver­sal). Cas­te­lluc­ci se ha ocu­pa­do más de la ve­jez: en es­tos cua­ren­ta años pa­sa­dos en­tre un crea­dor y el otro he­mos vi­vi­do el au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da com­bi­na­do con la he­ge­mo­nía de la ju­ven­tud equi­pa­ra­da a la sa­lud y la po­ten­cia fí­si­ca (no po­de­mos ima­gi­nar una ca­de­na de tien­das de éxi­to co­mo De­cath­lon en los años se­ten­ta del si­glo XX). Pe­ro cuan­do la bio­lo­gía se im­po­ne im­pla­ca­ble­men­te, y la muer­te se anun­cia a tra­vés de una lar­guí­si­ma fa­se de de­pen­den­cia, ¿es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra un amor que pi­de tan­ta re­nun­cia?

En es­te Grec 2017 tam­bién vi­mos el mon­ta­je de Ri­go­la en torno al tex­to de Pa­so­li­ni Poe­ta de las ce­ni­zas que ya co­men­ta­mos el pa­sa­do ju­lio.

Who’s me, que se es­tre­nó en el Tem­po­ra­da Al­ta 2016, ha te­ni­do una ex­ce­len­te re­cep­ción, ya se ha vis­to fue­ra y se­gu­ra­men­te tie­ne lar­ga vi­da por de­lan­te. Te­ne­mos que ce­le­brar la ex­pan­sión de la pa­la­bra de Pa­so­li­ni que aña­di­rá a un pú­bli­co nue­vo pa­ra el poe­ta ita­liano. Pe­ro por de­lan­te te­ne­mos to­da­vía más Pa­so­li­ni, con Bo­log­na: Pa­so­li­ni, de la com­pa­ñía La Ve­ro­nal, di­ri­gi­da por Mar­cos Mo­rau. Se tra­ta de un es­pec­tácu­lo que se po­drá ver du­ran­te la Fi­ra de Tà­rre­ga y que gi­ra en torno al cri­men de Pa­so­li­ni, de los úl­ti­mos mo­men­tos de la vi­da del crea­dor ita­liano. Quién ma­tó a Pa­so­li­ni es un mis­te­rio que to­da­vía no es­tá re­suel­to y que sin du­da se con­vier­te en una per­fec­ta me­tá­fo­ra de aque­lla Ita­lia de los se­ten­ta, don­de to­do el mun­do ma­ta­ba, en un cli­ma de vio­len­cia que so­bre to­do lo que pre­ten­día era ase­gu­rar el sta­tu quo, el man­te­ni­mien­to en el po­der de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na. La muer­te re­cien­te de Pino Pe­lo­si, el chi­co que acom­pa­ña­ba a Pa­so­li­ni en el mo­men­to de su ase­si­na­to y que fue acu­sa­do, juz­ga­do y con­de­na­do por la muer­te del poe­ta, pro­ba­ble­men­te aca­ba­rá con las po­si­bi­li­da­des de acla­rar un ase­si­na­to que de­jó mu­chos in­te­rro­gan­tes por res­pon­der. En cual­quier ca­so, el ase­si­na­to de Pa­so­li­ni pa­re­ce ha­ber ta­pa­do en bue­na me­di­da su obra. So­bre el acon­te­ci­mien­to gi­ran las pe­lí­cu­las de Da­vid Grie­co, La mac­chi­na­zio­ne (2016) y Abel Fe­rra­ra, Pa­so­li­ni (2014). Sin em­bar­go lo que pue­de te­ner más in­ci­den­cia en nues­tro pre­sen­te es re­leer su obra, li­te­ra­ria, fíl­mi­ca, tea­tral, pa­ra cons­truir nue­vos ar­te­fac­tos a par­tir de unos con­te­ni­dos que son sor­pren­den­te­men­te ac­tua­les. |

MAY ZIRCUS / TNC

Arri­ba, una es­ce­na del mon­ta­je ‘Ac­tes obs­cens en es­pais pú­blics’ que se ha po­di­do ver en el Tea­tre Nacional

Da­vi­de Car­ne­va­li / Al­bert Arri­bas Ac­tes obs­cens en es­pais pú­blics

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.