Co­mo sue­le su­ce­der en to­do re­tra­to de un mi­to, es­ta pe­lí­cu­la evi­ta las apro­xi­ma­cio­nes fron­ta­les o los pla­nos de­ma­sia­do ex­plí­ci­tos, con­vir­tien­do sus imá­ge­nes en más­ca­ras que en­cu­bren al per­so­na­je prin­ci­pal. El Caly­pso apa­re­ce só­lo co­mo un bar­co vie­jo que n

La Vanguardia - Culturas - - Pantalla|s - HI­LA­RIO J. RO­DRÍ­GUEZ

Pro­pon­ga­mos un jue­go a par­tir de

Jac­ques (L’Odys­sée, Je­ro­me Sa­lle, 2016) y ob­ser­ve­mos qué le fal­ta pa­ra ser Ciu­da­dano Ka­ne (Or­son We­lles, 1940) en cuan­to a pe­lí­cu­la bio­grá­fi­ca. La di­fe­ren­cia más ob­via es que el pri­me­ro es un bio­pic real a par­tir de la fi­gu­ra de Jac­ques Cous­teau y el se­gun­do es un bio­pic apó­cri­fo a par­tir de Wi­lliam Ran­dolph Hearst; ade­más, el pri­me­ro es fru­to de un in­ten­so tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción y el se­gun­do es fru­to de un in­ten­so tra­ba­jo ima­gi­na­ti­vo. Es­to nos lle­va a la si­guien­te di­fe­ren­cia, en­tre el ca­rác­ter bio­grá­fi­co de una y la car­ga au­to­bio­grá­fi­ca de la otra, pues allí don­de Sa­lle pro­po­ne cier­to dis­tan­cia­mien­to na­rra­ti­vo, We­lles vio­la la dis­tan­cia fo­cal y a ve­ces da la sen­sa­ción de es­tar re­tra­tán­do­se a sí mis­mo a tra­vés de su per­so­na­je prin­ci­pal (a quien él mis­mo in­ter­pre­ta).

Se me ocu­rre, no obs­tan­te, que el abis­mo que de ver­dad se­pa­ra a las dos pe­lí­cu­las es una cues­tión de es­ti­lo, co­mo si un pe­rio­dis­ta se en­fren­ta­se con Wi­lliam Sha­kes­pea­re an­te el fo­lio en blan­co, en bus­ca de la ver­dad y la poe­sía res­pec­ti­va­men­te.

A Jac­ques le in­tere­san me­nos los lo­gros de Cous­teau (Lam­bert Wil­son) que có­mo y por qué los lle­vó a ca­bo. Pe­ro eso sue­le su­ce­der cuan­do de la po­si­bi­li­dad de un se­mi­do­cu­men­tal so­bre los se­cre­tos del mar pa­sa­mos a un me­lo­dra­ma fa­mi­liar con zo­nas os­cu­ras, cuan­do en lu­gar de su­mer­gir­nos en el océano pa­ra des­cu­brir un uni­ver­so que a ca­si to­dos nos re­sul­ta des­co­no­ci­do, obli­ga­mos a un bu­zo a emer­ger pa­ra ob­ser­var sus cos­tu­ras hu­ma­nas y des­ci­frar su mis­te­rio­sa tra­yec­to­ria has­ta con­ver­tir­se en un eco­lo­gis­ta.

Es el signo de los tiem­pos, el nue­vo pa­ra­dig­ma vi­sual: aho­ra nos in­tere­san me­nos las imá­ge­nes que lo que po­da­mos ha­cer con ellas, nues­tra sel­fie an­te la to­rre Eif­fel don­de no­so­tros so­mos los pro­ta­go­nis­tas, nues­tro jui­cio y no nues­tra in­quie-

tud, nues­tra pre­sen­cia y no nues­tra re­ve­ren­cia. Al­go así es Jac­ques: una pe­lí­cu­la a par­tir de Cous­teau, no tan­to so­bre él. Que co­mien­ce con la muer­te de su hi­jo Philippe (Pie­rre Ni­ney) mien­tras in­ten­ta ame­ni­zar en el es­tua­rio del río Ta­jo y aca­be –du­ran­te los cré­di­tos fi­na­les– lan­zan­do un men­sa­je pa­ra pre­ser­var el me­dio am­bien­te, nos lo di­ce to­do so­bre su de­ri­va y su ca­rác­ter lí­qui­do, pe­se a su fal­ta de in­te­rés en ex­plo­rar el in­te­rior ma­rino, el et­hos de sus per­so­na­jes o tan si­quie­ra el

pat­hos de al­gu­nas si­tua­cio­nes (co­mo la tor­men­ta que ba­rre una elip­sis an­tes de que el Caly­pso lle­gue con su tri­pu­la­ción a la An­tár­ti­da).

A Cous­teau sus de­trac­to­res lo ca­li­fi­can de te­me­ra­rio, pre­po­ten­te, cruel a ve­ces con los ani­ma­les, pu­te­ro, mal pa­dre, peor ma­ri­do, am­bi­cio­so, char­la­tán y ma­te­ria­lis­ta. To­do eso sue­na muy nor­te­ame­ri­cano y es­ta pe­lí­cu­la es fran­ce­sa, de mo­do que al me­nos nos li­bra­mos de esa ira in­cen­dia­ria aun­que al­gu­nas se­cuen­cias pa­sen de pun­ti­llas so­bre cier­tos ras­gos cues­tio­na­bles del per­so­na­je, sin ape­nas ro­zar­lo.

En oca­sio­nes da la sen­sa­ción de que las imá­ge­nes tu­vie­sen mie­do de crear al­gún ti­po de am­bi­güe­dad, por las po­si­bles con­se­cuen­cias, no va­yan a ser ma­lin­ter­pre­ta­das o cri­ti­ca­das por frí­vo­las o inocen­tes o fu­rio­sas. En ese sen­ti­do, Jac­ques pa­re­ce el an­ver­so de los do­cu­men­ta­les y las se­ries en las que in­ter­vino el Jac­ques Cous­teau real, don­de la im­pe­ri­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y la poe­sía en­tre in­ge­nua y me­siá­ni­ca de sus guio­nes se com­pen­sa­ban –co­mo en los tra­ba­jos de Fé­lix Ro­drí­guez de la Fuen­te– gra­cias al en­tu­sias­mo te­me­ra­rio de las to­mas y a la con­ti­nua sen­sa­ción de es­tar al­can­zan­do al­go nun­ca an­tes vis­to.

En es­te fil­me to­do es bo­ni­to, per­fec­to, in­clu­so no hay pe­li­gro cuan­do va­rios ti­bu­ro­nes ro­dean a un gru­po de sub­ma­ri­nis­tas por­que sa­be­mos que no son reales, tan só­lo efec­tos es­pe­cia­les ge­ne­ra­dos por or­de­na­dor. Es ci­ne, es­ta­mos a sal­vo; es­ta­mos en ma­nos de Jé­rô­me Sa­lle y no en ma­nos de Or­son We­lles o del ver­da­de­ro Jac­ques Cous­teau, con quie­nes ha­bría­mos es­ta­do en se­rio pe­li­gro por­que con ellos la tec­no­lo­gía aún no es­ta­ría in­ven­ta­da, sino in­ven­tán­do­se, por­que con ellos la his­to­ria aún no es­ta­ría es­cri­ta y es­ta­ría­mos en pleno pro­ce­so de es­cri­bir­la,for­zan­do­sus­lí­mi­tes. |

Cous­teau pa­só de fil­mar las pro­fun­di­da­des con fi­nes me­ga­ló­ma­nos a cien­tí­fi­cos, di­vul­ga­ti­vos y con­ser­va­cio­nis­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.