Otras pro­fun­di­da­des

La Vanguardia - Culturas - - Pantalla|s -

Jac­ques Cous­teau siem­pre tu­vo la sen­sa­ción de es­tar ex­plo­ran­do un te­rri­to­rio in­fi­ni­to mien­tras car­to­gra­fia­ba ma­res y océa­nos. Por su­pues­to, fue uno de los pio­ne­ros en fil­mar el fon­do ma­rino, con fi­nes, en prin­ci­pio, me­ga­ló­ma­nos y aca­so im­pe­ria­lis­tas pe­ro muy pron­to tam­bién cien­tí­fi­cos y con­ser­va­cio­nis­tas. Aun­que no sa­be­mos mu­cho so­bre sus gus­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos pe­se a ser muy ci­né­fi­lo, se­gu­ra­men­te co­no­cía los ma­ra­vi­llo­sos cor­to­me­tra­jes cien­tí­fi­cos de Jean Pain­le­vé, que du­ran­te dé­ca­das fil­mó to­do ti­po de ani­ma­les, mu­chas ve­ces ma­ri­nos (co­mo los pul­pos y los ca­ba­lli­tos de mar de al­gu­nas de sus obras maes­tras). Nin­guno de los dos, va­ya por de­lan­te, se con­for­ma­ba con lo que les ofre­cían los océa­nos y ca­da uno les su­per­po­nía al­go más, Cous­teau una poe­sía Los do­cu­men­ta­les de Cous­teau so­bre las pri­me­ras ba­ses ha­bi­ta­bles que él mis­mo fun­dó en las pro­fun­di­da­des ma­ri­nas tu­vie­ron una pro­fun­da in­fluen­cia en la es­té­ti­ca de (Te­ren­ce Young, 1965), una de las pe­lí­cu­las más em­ble­má­ti­cas de la se­rie Bond. Se tra­ta­ba de una es­pe­cie de uni­ver­so pa­ra­le­lo a nues­tro al­can­ce, que en ma­nos de Cous­teau te­nía fi­nes cien­tí­fi­cos y en ma­nos del ci­ne co­mer­cial con­vir­tió el mar en un te­rri­to­rio sin ley, ideal pa­ra que des­de él las men­tes más dia­bó­li­cas tra­ma­sen los pla­nes más ro­cam­bo­les­cos, ro­dea­dos por de­li­cio­sos to­ques pop muy de la épo­ca, tan­to en pe­lí­cu­las de aven­tu­ras co­mo de cien­cia fic­ción, en­tre otras la se­rie y

(Ri­chard Fleis­cher, 1966).

Sin em­bar­go, Cous­teau no fue úni­ca­men­te una fran­qui­cia es­té­ti­ca, fue an­te to­do un nue­vo pa­ra­dig­ma vi­sual, una

Wes An­der­son, 2004) es más una se­sión de psi­coa­ná­li­sis de imá­ge­nes que un re­tra­to de Jac­ques Cous­teau, pe­se a que el per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Bill Mu­rray es­tá ob­via­men­te ins­pi­ra­do en él. Siem­pre he creí­do que, en reali­dad, és­ta des­co­mu­nal pe­lí­cu­la tra­ta so­bre la for­ma­ción de Wes An­der­son co­mo es­pec­ta­dor, ins­ta­la­do pri­me­ro en el

pa­ra sur­car con él los ma­res y lle­gar al úl­ti­mo con­fín del mun­do, y más tar­de en el in­te­rior de un ba­tis­ca­fo pa­ra in­ves­ti­gar las pro­fun­di­da­des ma­ri­nas, si­guien­do un ca­mino muy pa­re­ci­do al de Víc­tor Erice in­vo­ca­do­ra y Pain­le­vé efec­tos su­rrea­lis­tas.

Su­pon­go que am­bos en­ten­dían el ci­ne co­mo un ins­tru­men­to ex­plo­ra­to­rio, no tan­to co­mo un tea­tro vi­sual don­de po­dían es­ce­ni­fi­car his­to­rias. Eso los co­lo­ca más cer­ca del ci­ne ex­pe­ri­men­tal que del con la ac­ti­tud de un ni­ño en bus­ca de lo ma­ra­vi­llo­so. nue­va for­ma de ver el mun­do, mez­clan­do al mis­mo tiem­po las rui­nas de su pa­sa­do (a tra­vés de los nu­me­ro­sos bar­cos hun­di­dos que en­con­tró a lo lar­go de su vi­da) y el enor­me po­ten­cial que ofre­cía el océano de ca­ra al fu­tu­ro.

Esa co­li­sión ex­pli­ca la fas­ci­na­ción de Ja­mes Ca­me­ron con el pa­sa­do, su ob­se­si­va bús­que­da de los res­tos del

es­ta­ble­ce un pa­ra­le­lis­mo en­tre Cous­teau y el ca­pi­tán Ne­mo de las no­ve­las de Ju­les Ver­ne; yo es­ta­ble­ce­ría un pa­ra­le­lis­mo en­tre Pain­le­vé y los in­ven­tos pa­ta­fí­si­cos de Ru­be Gold­berg pa­ra las ti­ras có­mi­cas so­bre el pro­fe­sor Lu­ci­fer Gor­gon­zo­la Butts, tan pa­re­ci­dos a los in­ven­tos del pro­fe­sor Franz de Co­pen­ha­gue en TBO. y el ha­ber dra­ma­ti­za­do su hun­di­mien­to en una de las pe­lí­cu­las de más éxi­to de la his­to­ria del ci­ne; ex­pli­ca, asi­mis­mo, los es­ce­na­rios ma­ri­nos de (1989), don­de los se­res hu­ma­nos en­tran en con­tac­to con for­mas de vi­da ex­tra­te­rres­tres, y ex­pli­ca el cli­ma acuá­ti­co de (2008), pa­ra pro­po­ner con él el fu­tu­ro del ci­ne. cuan­do en

(1972) y (2006) ex­plo­ra­ba el efec­to del ci­ne en un es­pec­ta­dor que acu­de a él por pri­me­ra vez, vien­do có­mo a par­tir de en­ton­ces ya na­da vuel­ve a ser lo mis­mo.

Aun­que se tra­ta­se de do­cu­men­ta­les di­vul­ga­ti­vos de ca­rác­ter cien­tí­fi­co, las pe­lí­cu­las y se­ries de Jac­ques Cous­teau ayu­da­ron a dar for­ma a la es­té­ti­ca de cier­to ci­ne co­mer­cial de los se­sen­ta y los se­ten­ta, co­mo pue­de ver­se en

de la se­rie Bond y en

La mez­cla en­tre el ci­ne, la cien­cia, la aven­tu­ra y cier­ta poe­sía su­rrea­lis­ta ya ha­bía si­do lle­va­da a ca­bo por Jean Pain­le­vé des­de fi­na­les de la dé­ca­da de los años vein­te, con pe­lí­cu­las ro­da­das en el fon­do del mar y ob­ser­van­do las ex­tra­ñas for­mas y mo­vi­mien­tos de cier­tas es­pe­cies

Los nom­bres son otros: Jac­ques Cous­teau se lla­ma Ste­ve Zi­zou y el se con­vier­te en el Y aun­que tam­po­co las si­tua­cio­nes guar­dan mu­cha re­la­ción con la reali­dad, no pre­ten­de re­pre­sen­tar la reali­dad sino re­in­ter­pre­tar un mi­to fun­da­cio­nal: el de to­do es­pec­ta­dor que co­mien­za a dar for­ma a una idea del mun­do a tra­vés del ci­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.