Ser po­pu­lis­ta

La Vanguardia - Culturas - - Mirada|s -

En El por­qué de los po­pu­lis­mos, Fran Ca­rri­llo, acu­dien­do al pro­fe­sor Ma­nuel Arias Mal­do­na­do, ex­pli­ca cua­tro pro­pie­da­des del ser po­pu­lis­ta, re­la­cio­na­das en­tre sí.

Éli­te / Pue­blo. Dos uni­da­des de aná­li­sis ho­mo­gé­neas: la éli­te y el pue­blo. Es­ta di­vi­sión en­tre ciu­da­da­nos es lo que me­jor de­fi­ne, se­gún to­dos los au­to­res, el po­pu­lis­mo. Se tra­ta de una se­pa­ra­ción prác­ti­ca­men­te her­mé­ti­ca, co­mo si no hu­bie­se po­si­bi­li­dad de co­mu­ni­ca­ción en­tre dos blo­ques mo­no­lí­ti­cos, co­mo si en la so­cie­dad exis­tie­sen dos reali­da­des pa­ra­le­las. Ni se to­can ni se en­tien­den.

Ami­go / Enemi­go. El po­pu­lis­mo in­ter­pre­ta esas dos reali­da­des co­mo una re­la­ción de amor y odio en­tre am­bas, con­for­man­do así vi­sio­nes e in­ter­pre­ta­cio­nes an­ta­gó­ni­cas y co­mo si el diá­lo­go no fue­se po­si­ble. El re­la­to ami­go/enemi­go es efec­ti­vo, aquí, por­que ali­men­ta la con­fron­ta­ción, y la per­pe­túa.

Sin ma­ti­ces. El po­pu­lis­mo ba­sa par­te de su es­tra­te­gia en una do­ble va­lo­ra­ción, siem­pre con­tra­pues­ta. Mien­tras el pue­blo siem­pre tie­ne ra­zón, la éli­te siem­pre es co­rrup­ta. Sin ma­ti­ces. Sin con­tra­dic­cio­nes. Sin po­si­bi­li­dad de trans­for­ma­ción. De al­gún mo­do, se le ex­tir­pa a la cas­ta su ca­pa­ci­dad éti­ca.

Mo­no­po­lio. El po­pu­lis­mo jue­ga a la ló­gi­ca del to­do por la par­te. In­ter­pre­ta la idea de so­be­ra­nía po­pu­lar co­mo la vo­lun­tad ge­ne­ral que pre­va­le­ce so­bre el res­to, y así es mo­no­po­li­za­da por quie­nes se con­si­de­ran ga­ran­tes y deu­do­res de di­cha so­be­ra­nía. ¿Có­mo sa­lir, en­ton­ces, de di­cha he­ge­mo­nía?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.