Kathryn Bi­ge­low: la co­rres­pon­sal de gue­rra

‘De­troit’ El 15 de sep­tiem­bre re­gre­sa a las pan­ta­llas una de las di­rec­to­ras más re­le­van­tes del mo­men­to. Con un fil­me va­lien­te so­bre uno de los ma­yo­res le­van­ta­mien­tos ciu­da­da­nos en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos

La Vanguardia - Culturas - - Pantalla|s - DA­NIEL V. VILLAMEDIANA

Uno de los as­pec­tos más lla­ma­ti­vos y lo­gra­dos del úl­ti­mo tra­ba­jo de Kathryn Bi­ge­low es su ri­gu­ro­si­dad his­tó­ri­ca, al­go que se pue­de apre­ciar in­clu­so en la es­cri­tu­ra del pro­pio guión. De he­cho, co­mo el pro­pio guio­nis­ta de la pe­lí­cu­la De­troit (Mark Boal) ha con­fe­sa­do en un re­cien­te ar­tícu­lo, uno de los tex­tos fun­da­men­ta­les que ha uti­li­za­do pa­ra re­dac­tar el guión del fil­me, ha si­do el do­cu­men­ta­do li­bro The Al­giers Mo­tel in­ci­dent (1968). Su au­tor, John Her­sey, ga­na­dor del pre­mio Pu­liz­ter, es con­si­de­ra­do uno de los fun­da­do­res del nue­vo pe­rio­dis­mo, un ti­po de es­cri­tu­ra ca­rac­te­ri­za­da por uti­li­zar re­cur­sos téc­ni­cos pro­ce­den­tes de la fic­ción en los re­por­ta­jes pe­rio­dís­ti­cos. Una for­ma de afron­tar la his­to­ria re­cien­te, que tie­ne mu­cho que ver con el fil­me que nos ocu­pa, De­troit.

Pe­ro, ¿qué otras ca­rac­te­rís­ti­cas unen la obra de Her­sey con la pe­lí­cu­la de Bi­ge­low? Apar­te de haber afron­ta­do la mis­ma te­má­ti­ca y haber ser­vi­do el texto de Her­sey co­mo fuen­te pa­ra ela­bo­rar el guión –al­gu­nos diá­lo­gos in­clu­so han si­do to­ma­dos di­rec­ta­men­te–, la ga­na­do­ra del Os­car en el 2008 ha bus­ca­do en sus úl­ti­mos tra­ba­jos una es­té­ti­ca pró­xi­ma al ci­ne do­cu­men­tal. Al­go que po­de­mos apre­ciar tan­to a tra­vés de la for­ma –la uti­li­za­ción de cá­ma­ra en mano– co­mo por el pro­pio con­te­ni­do de los fil­mes.

Sin em­bar­go, es­ta ten­den­cia do­cu­men­tal no ha es­ta­do siem­pre pre­sen­te en su ci­ne. Si ana­li­za­mos la tra­yec­to­ria de la di­rec­to­ra es­ta­dou­ni­den­se, ve­re­mos có­mo den­tro de su fil­mo­gra­fía hubo un gi­ro ra­di­cal en un de­ter­mi­na­do mo­men­to. Has­ta el año 2008, Bi­ge­low ha­bía rea­li­za­do pe­lí­cu­las pu­ra­men­te in­dus­tria­les, sin ape­nas to­que per­so­nal, ca­so de Los via­je­ros de la no­che (1987) –un fil­me de zom­bis–

o Le lla­man Bod­hi (1991).

En el 2002, co­men­zó a cambiar es­ta ten­den­cia y reali­zó el th­ri­ller his­tó­ri­co K-19: The Wi­dow­ma­ker, una his­to­ria de sub­ma­ri­nos cen­tra­da en la gue­rra fría. Pe­ro fue real­men­te con The hurt loc­ker (En tie­rra hos­til,

2008), don­de se pro­du­jo un abrup­to cam­bio en su for­ma de ha­cer ci­ne.

Bi­ge­low no só­lo cam­bió su es­té­ti­ca, has­ta ese mo­men­to me­nos de­fi­ni­da, sino que co­men­zó a in­tere­sar­se por cues­tio­nes del pre­sen­te de Es­ta­dos Uni­dos. En En tie­rra hos­til, tam­bién es­cri­ta por Mark Boal, se des­cri­be de for­ma an­gus­tio­sa la vi­da de un des­ac­ti­va­dor de bom­bas du­ran­te la gue­rra de Irak. En ella, ya po­de­mos apre­ciar el es­ti­lo que de­fi­ni­ría a par­tir de en­ton­ces el ci­ne de la di­rec­to­ra: la uti­li­za­ción de una cá­ma­ra ner­vio­sa y ac­ti­va, que per­mi­te al es­pec­ta­dor vi­vir las si­tua­cio­nes de ma­ne­ra fron­tal, sin es­ca­pa­to­ria. Una téc­ni­ca es­ti­lís­ti­ca que

po­dría­mos de­no­mi­nar co­mo de “co­rres­pon­sal de gue­rra” (re­cor­de­mos aquí que Her­sey tam­bién fue co­rres­pon­sal).

La di­rec­to­ra nor­te­ame­ri­ca­na, con­ti­nuó así pro­fun­di­zan­do en es­te nue­vo es­ti­lo vi­sual y lo lle­vó aún más le­jos en La no­che más os­cu­ra (Ze­ro Dark

Thirty, 2012), don­de se na­rran los he­chos que lle­va­ron a la cap­tu­ra de Osa­ma bin La­den. De nue­vo, Bi­ge­low pro­fun­di­za en una téc­ni­ca en la que com­bi­na un sen­ti­do do­cu­men­tal con una fic­ción tre­pi­dan­te, le­jos del cual­quier ti­po de sen­ti­men­ta­lis­mo.

En su úl­ti­mo fil­me, De­troit, Bi­ge­low desa­rro­lla es­tas téc­ni­cas pa­ra rea­li­zar un fil­me ba­sa­do en he­chos rea­les. En es­te ca­so, la his­to­ria no se re­fie­re a un epi­so­dio pre­sen­te, sino a unos de los mo­men­tos más con­vul­sos den­tro de la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos, el in­ci­den­te del Mo­tel Al­giers, ocu­rri­do en 1967, en ple­na lu­cha por las li­ber­ta­des ci­vi­les. Bi­ge­low, de for­ma ob­via, busca con es­te tra­ba­jo tra­zar un pa­ra­le­lis­mo en­tre pa­sa­do y pre­sen­te, ha­cien­do que el es­pec­ta­dor re­fle­xio­ne so­bre có­mo la bru­ta­li­dad po­li­cial con­tra la po­bla­ción ne­gra si­gue sien­do un te­ma de ac­tua­li­dad.

La pe­lí­cu­la na­rra, por tan­to, los he­chos que ocu­rrie­ron en la ciu­dad de De­troit tras una re­da­da que la po­li­cía reali­zó en un bar noc­turno sin li­cen­cia. Una bru­tal in­ter­ven­ción que su­pu­so el co­mien­zo de una se­rie de dis­tur­bios ra­cia­les que se ex­ten­die­ron por la ciu­dad de De­troit, de­jan­do a su pa­so cer­ca de 43 muer­tos.

Afron­ta así una te­má­ti­ca com­ple­ja, tan­to por su co­ra­li­dad, co­mo por in­ten­tar es­ta­ble­cer el pun­to de vis­ta de la po­bla­ción ne­gra du­ran­te aque­llos he­chos. Pa­ra ello, se sir­ve de una cá­ma­ra ago­bian­te y con­vul­sa (que re­cuer­da a la de un co­rres­pon­sal de gue­rra), las imá­ge­nes se in­ter­ca­lan, ade­más, con ma­te­rial de ar­chi­vo. Re­cur­so que ha pro­vo­ca­do que di­ver­sos crí­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos ha­yan de­fi­ni­do el fil­me co­mo un do­cu­dra­ma.

La di­rec­to­ra de En tie­rra hos­til ha tra­ta­do de en­con­trar un di­fí­cil equi­li­brio en­tre his­to­ria y fic­ción en su bús­que­da de re­tra­tar aque­llos he­chos de for­ma fi­de­dig­na. En es­te sen­ti­do, la di­rec­to­ra sor­pren­de por su am­bi­ción y por la fuer­za de sus imá­ge­nes, y si­gue sien­do un ejem­plo de có­mo den­tro­de la in­dus­tria holly­woo di en se to­da­vía es po­si­ble rea­li­zar un ci­ne con ca­pa­ci­dad pa­ra re­fle­xio­nar so­bre el pa­sa­do des­de el pre­sen­te.

Con una his­to­ria co­ral de te­má­ti­ca com­ple­ja, la au­to­ra uti­li­za la cá­ma­ra en mano e in­ter­ca­la imá­ge­nes de ar­chi­vo

© AN­NA­PUR­NA PIC­TU­RES

La di­rec­to­ra de ‘De­troit’, di­ri­gien­do a Will Poul­ter

Imagen del fil­me. Los dis­tur­bios, en­tre el 23 y 28 de ju­lio de 1967, cau­sa­ron 43 muer­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.