LAS CAS­TAS DE LA LI­TE­RA­TU­RA JU­VE­NIL

Las cla­ves de los li­bros que fas­ci­nan a una nue­va ge­ne­ra­ción: una vi­sión in­hós­pi­ta del fu­tu­ro

La Vanguardia - Culturas - - Portada - ANTÒNIA JUSTÍCIA

Ado­les­cen­te, mu­jer y con un fu­tu­ro ne­gro, a me­nos que lo me­jo­re. Vi­ve en un mun­do pos­bé­li­co, don­de una gue­rra ha cam­bia­do pa­ra siem­pre las re­glas del jue­go. Un en­torno in­hós­pi­to es su reali­dad; la paz y el pe­li­gro van de la mano, un frá­gil equi­li­brio que só­lo se man­tie­ne gra­cias a sis­te­mas de man­do dic­ta­to­ria­les don­de no hay ca­bi­da pa­ra la li­ber­tad ni el li­bre al­be­drío. Un sis­te­ma de di­vi­sión ra­di­cal de la so­cie­dad por cas­tas man­tie­ne a to­do el mun­do en su si­tio. Pe­ro ellas no en­ca­jan. Ni quie­ren en­ca­jar. No quie­ren que na­die les di­ga quié­nes son ni a dón­de per­te­ne­cen. Ellas son di­fe­ren­tes. Así son las pro­ta­go­nis­tas de los li­bros que vie­nen fas­ci­nan­do a una nue­va ge­ne­ra­ción de lectores, la de los na­ci­dos en­tre 1995 y el 2015, bau­ti­za­da con el nom­bre de ge­ne­ra­ción K, de Kat­niss Ever­deen, la pro­ta­go­nis­ta de Los jue­gos del ham­bre de Su­san Co­llins (RBA/Fan­books), por­que es la se­rie que me­jor ha re­fle­ja­do has­ta el mo­men­to los sen­ti­mien­tos de esos jó­ve­nes que al igual que Kat­niss sien­ten que vi­ven una gue­rra per­pe­tua. Di­ver­gen­te , de Ve­ro­ni­ca Roth (Mo­lino/Fan­books), La rei­na

ro­ja, de Vic­to­ria Ave­yard (Oceano Gran Tra­ve­sía) , La se­lec­ción, de Kie­ra Cass (Ro­ca), La prue­ba, de Joe­lle Char­bon­neau (Oz), así co­mo la po­pu­lar se­rie de Co­llins, por po­ner cin­co ejem­plos des­ta­ca­dos, com­par­ten la vi­sión de un mun­do dis­tó­pi­co, in­hós­pi­to y de­sigual, un mun­do des­tro­za­do por la ge­ne­ra­ción de sus pa­dres y en el que ellos, los jó­ve­nes, de­ben lu­char pa­ra so­bre­vi­vir, ha­cien­do ga­la de unos va­lo­res ya ol­vi­da­dos. Mu­je­res que ha­blan de mu­je­res y don­de el amor, aun­que pre­sen­te y mu­chas ve­ces cas­to, es se­cun­da­rio. To­do ello na­rra­do en pri­me­ra per­so­na en ho­nor a la cul­tu­ra del yo, otro ras­go que las ca­rac­te­ri­za.

“La pre­sión so­bre los jó­ve­nes pa­ra que se de­fi­nan a sí mis­mos ha au­men­ta­do y co­mien­za más tem­prano. A los 14 años ya se es­tá for­zan­do un mol­de que va a ser di­fí­cil rom­per”, ar­gu­men­ta­ba re­cien­te­men­te Clau­dia Gray, au­to­ra de Me­dia­no­che, una exi­to­sa se­rie de vam­pi­ros. Des­de su óp­ti­ca, es­te ti­po de no­ve­las se re­fie­ren es­pe­cí­fi­ca­men­te a la ne­ga­ti­va de los jó­ve­nes a acep­tar las de­fi­ni­cio­nes, las prue­bas y las op­cio­nes for­za­das por la so­cie­dad. “Sa­be­mos que la con­ta­mi­na­ción y el con­su­mis­mo es­tán lle­van­do al pla­ne­ta a la rui­na. Po­dría­mos no acep­tar la cien­cia del cam­bio cli­má­ti­co, pe­ro no po­de­mos ig­no­rar las se­quías, olas de ca­lor y otros sig­nos de

Prototipos: mu­je­res ado­les­cen­tes, de cla­se des­fa­vo­re­ci­da, as­tu­tas, va­lien­tes, abo­ca­das a cam­biar el mun­do

un mun­do en des­com­po­si­ción y tam­po­co los mu­chos sig­nos de de­sigual­dad so­cial”, aña­de el tam­bién es­cri­tor de no­ve­la ju­ve­nil Todd Mit­chell, au­tor de Back­wards y The last phan­ter. Pre­ci­sa­men­te la de­sigual­dad so­cial, tra­du­ci­da en es­tos li­bros en una di­vi­sión de la so­cie­dad por cas­tas ina­mo­vi­bles, es jun­to a las múl­ti­ples prue­bas que las pro­ta­go­nis­tas de­ben su­pe­rar lo más lla­ma­ti­vo de es­tos uni­ver­sos li­te­ra­rios, ya re­crea­dos en su ma­yo­ría en la gran pan­ta­lla.

Di­vi­sión con la ex­cu­sa de la paz

“En mi ca­sa hay un es­pe­jo, es­tá de­trás de un pa­nel co­rre­de­ro. Nues­tra fac­ción me per­mi­te mi­rar­me en él el se­gun­do día de ca­da ter­cer mes, el día que mi ma­dre me cor­ta el pe­lo”. Quien ha­bla es Tris, la jo­ven de 16 años pro­ta­go­nis­ta de la tri­lo­gía de Ve­ro­ni­ca Roth, con cu­yas pa­la­bras da ini­cio a Di­ver­gen­te (2011), la pri­me­ra de las no­ve­las cu­yo ci­clo se cie­rra con

In­sur­gen­te (2012) y Leal (2013). De to­das las dis­to­pías es qui­zá la que más mar­ca­da­men­te pre­sen­ta la di­vi­sión de la so­cie­dad en cas­tas. En la ciu­dad de Chica­go re­cons­trui­da tras una de­vas­ta­do­ra gue­rra acon­te­ci­da cien años an­tes, el mun­do de Tris se di­vi­de en cin­co gru­pos o fac­cio­nes “pa­ra man­te­ner la paz”: Eru­di­ción, don­de es­tán los in­te­li­gen­tes, los que va­lo­ran el co­no­ci­mien­to; Cor­dia­li­dad, con los aman­tes de la paz y la ar­mo­nía; Ver­dad, los que va­lo­ran la sin­ce­ri­dad y el or­den; Osa­día, los va­lien­tes e in­tré­pi­dos en­car­ga­dos de las ta­reas po­li­cia­les; y Ab­ne­ga­ción, los al­truis­tas, los ser­vi­do­res pú­bli­cos y los que lle­van la vi­da más sen­ci­lla. Son tam­bién los que lle­van las rien­das del go­bierno, y ae sta fac­ción per­te­ne­ce Tris.

En la so­cie­dad en­cor­se­ta­da que nos pre­sen­ta Roth, lle­va­da al ci­ne en el 2014 por Neil Bur­ger, la úni­ca po­si­bi­li­dad de cam­bio se pre­sen­ta a los 16 años, cuan­do una prue­ba de ap­ti­tud ba­sa­da en la per­so­na­li­dad de­ter­mi­na­rá a qué fac­ción per­te­ne­ce ca­da uno. “El fu­tu­ro per­te­ne­ce a aque­llos que sa­ben cuál es su si­tio”, re­za su mo­dus vi­ven­di. Pe­ro in­de­pen­dien­te­men­te del re­sul­ta­do, los jó­ve­nes po­drán ele­gir. Una elec­ción, la úni­ca, que se­rá de por vi­da y que com­por­ta el aban­dono del ho­gar fa­mi­liar. Pa­ra Tris la prue­ba po­ne de ma­ni­fies­to el ori­gen de su in­con­for­mis­mo: sus cua­li­da­des la ha­cen vá­li­da pa­ra tres fac­cio­nes, lo que la con­vier­ten di­rec­ta­men­te en una di­ver­gen­te, al­guien sin fac­ción, que no en­ca­ja en los cá­no­nes es­ta­ble­ci­dos... En de­fi­ni­ti­va, al­guien te­mi­do y que hay que eli­mi­nar.

El mi­to de Te­seo

El ci­neas­ta Gary Ross lle­vó en el 2012 a la gran pan­ta­lla la pri­me­ra de las en­tre­gas de la tri­lo­gía de Su­zan­ne Co­llins, con­vir­tien­do a la ac­triz Jen­ni­fer Law­ren­ce en Kat­niss Ever­deen, la he­roí­na en la que mu­chos ado­les­cen­tes se vie­ron re­fle­ja­dos. La so­cie-

dad que pre­sen­ta es el re­sul­ta­do de una des­truc­ción no es­pe­ci­fi­ca­da que aca­ba con la ci­vi­li­za­ción mo­der­na: la na­ción de Pa­nem, la úni­ca de la que se ha­bla, cu­yo cre­ci­mien­to lle­vó a su di­vi­sión en tre­ce dis­tri­tos –el dis­tri­to 12, el de Kat­niss, uno de los más po­bres de­di­ca­do a la mi­ne­ría–, ca­da uno res­pon­sa­ble de pro­du­cir bie­nes de al­gu­na in­dus­tria en par­ti­cu­lar pa­ra ser­vir las cre­cien­tes ne­ce­si­da­des de la na­ción, y to­do fun­cio­nan­do ba­jo el con­trol del opre­si­vo Ca­pi­to­lio, la se­de cen­tral del go­bierno.

En los es­tu­dios rea­li­za­dos por el éxi­to que la obra de Co­llins ha te­ni­do en­tre los jó­ve­nes, mu­chos so­ció­lo­gos han vis­to me­tá­fo­ras del ca­pi­ta­lis­mo abu­si­vo y las dic­ta­du­ras de ex­tre­ma iz­quier­da: vi­gi­lan­cia, adoc­tri­na­mien­to de ma­sas, opre­sión po­li­cial y una di­vi­sión ra­di­cal de las cla­ses so­cia­les. Los jue­gos son un cas­ti­go pa­ra que los dis­tri­tos no ol­vi­den cuál es su lu­gar, en cla­ra re­fe­ren­cia al im­pe­rio ro­mano y el mi­to de Te­seo y el Mi­no­tau­ro, y Kat­niss un sím­bo­lo de la in­con­for­mi­dad y del cam­bio.

Un cuen­to de ha­das dis­tó­pi­co

Kie­ra Cass nos ofre­ce una vi­sión me­nos san­grien­ta del fu­tu­ro con La se­lec­ción (2012), un exi­to­so cuen­to de ha­das dis­tó­pi­co en cin­co en­tre­gas pu­bli­ca­das en­tre el 2012 y el 2016 –La

éli­te, La ele­gi­da, La he­re­de­ra y La co­ro­na– don­de 35 chi­cas son es­co­gi­das pa­ra com­pe­tir por el afec­to del prín­ci­pe y ser la fu­tu­ra rei­na del país, Illéa, un ri­to cu­yo ob­je­ti­vo es man­te­ner al­ta la mo­ral de la na­ción. “Cuan­do lle­gó la car­ta, mi ma­dre se pu­so eu­fó­ri­ca. Ya ha­bía de­ci­di­do que to­dos nues­tros pro­ble­mas se ha­bían so­lu­cio­na­do. Pe­ro su plan te­nía un pro­ble­ma: yo. No creo que fue­ra una hi­ja par­ti­cu­lar­men­te desobe­dien­te, pe­ro ahí fue don­de di­je bas­ta. No que­ría per­te­ne­cer a la reale­za”. La ele­gi­da es Amé­ri­ca, una jo­ven Cin­co, de la cas­ta de los artistas , “a só­lo tres ni­ve­les de lo más ba­jo”, em­pe­ci­na­da por no de­jar­se des­lum­brar por la cor­te y dis­pues­ta a lle­var sus con­vic­cio­nes has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias. La di­rec­to­ra Thea Sha­rrock (An­tes de ti) lle­va­rá el pró­xi­mo año la adap­ta­ción de la se­rie al ci­ne y da­rá for­ma a un país ame­na­za­do por los que se opo­nen a la fe­roz di­vi­sión de la so­cie­dad en nú­me­ros: Uno, pa­ra la reale­za; Dos, pa­ra las ce­le­bri­ties ti­po mú­si­cos, mo­de­los, de­por­tis­tas, ac­to­res...; Tres pa­ra maes­tros y edu­ca­do­res; Cua­tro pa­ra pro­pie­ta­rios de ne­go­cios; Cin­co pa­ra artistas y mú­si­cos; Seis pa­ra el ser­vi­cio y la hos­te­le­ría; Sie­te pa­ra peo­nes, jar­di­ne­ros... y Ocho pa­ra los sin­te­cho. Só­lo a tra­vés del ma­tri­mo­nio se pue­de cam­biar de cas­ta. To­da una de­cla­ra­ción de va­lo­res.

San­gre y sa­bi­du­ría

Las tam­bién nor­te­ame­ri­ca­nas Vic­to­ria Ave­yard y Joe­lle Char­bon­neau op­tan por una di­vi­sión más sim­ple pe­ro más drás­ti­ca en sus res­pec­ti­vas se­ries, La rei­na ro­ja y La prue­ba. Ave­yard, cu­yos de­re­chos de la se­rie los ha com­pra­do Uni­ver­sal y que es­te año ha pu­bli­ca­do la ter­ce­ra en­tre­ga con La jau­la del rey, plan­tea só­lo dos cas­tas: la éli­te, con la san­gre pla­tea­da y su­per­po­de­res, y los tra­ba­ja­do­res, con la san­gre ro­ja y des­pro­vis­tos de cual­quier ras­go ex­tra­or­di­na­rio. En es­te gru­po se en­cuen­tra la pro­ta­go­nis­ta, Ma­re Ba­rrow, cu­ya san­gre ha mu­ta­do do­tán­do­la de un po­der ma­yor que el de cual­quier otro. Sin que­rer­lo –co­mo no lo quie­re tam­po­co nin­gu­na de es­tas he­roí­nas– se con­vier­te en la lí­der de la lu­cha por el cam­bio, en el sím­bo­lo del fin del so­me­ti­mien­to.

Por su par­te Char­bon­neau tam­bién pre­sen­ta una so­cie­dad dual, más pró­xi­ma a los ri­cos y po­bres de la so­cie­dad ac­tual, cu­yos ex­tre­mos se ale­jan a pa­sos agi­gan­ta­dos. Pe­ro en su ca­so la di­vi­sión no la pro­du­ce el di­ne­ro, sino el co­no­ci­mien­to. Nos en­con­tra­mos en un país con­fe­de­ra­do, con die­ci­ocho co­lo­nias re­gi­das por una éli­te. La prue­ba del tí­tu­lo alu­de al exa­men que só­lo los me­jo­res alum­nos de ca­da co­lo­nia de­ben ha­cer pa­ra ac­ce­der a la uni­ver­si­dad, don­de se les for­ma­rá pa­ra ser los fu­tu­ros lí­de­res. Una prue­ba de co­no­ci­mien­to y sa­bi­du­ría, pe­ro tam­bién una prue­ba de su­per­vi­ven­cia. Y Cía, la pro­ta­go­nis­ta­de 16 años, es una de ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.