El es­cán­da­lo co­mo es­ti­lo

La Vanguardia - Culturas - - Pantalla|s - CAR­LOS LOSILLA

En un mo­men­to de La re­gión sal­va­je, por aho­ra la cul­mi­na­ción del ar­te es­qui­vo y bru­tal de Amat Es­ca­lan­te, un hom­bre in­ten­ta dis­pa­rar con­tra su mu­jer pe­ro erra el ti­ro y la ba­la se in­crus­ta en su pro­pia pier­na. Ella, idean­do una ven­gan­za sal­va­je, lo obli­ga a su­bir a la par­te de atrás de una ca­mio­ne­ta pa­ra trans­por­tar­lo al lu­gar don­de pien­sa aca­bar con él. El cuer­po ren­quean­te no aca­ba de en­ca­jar, los miem­bros en­tu­me­ci­dos se mues­tran tor­pes en los mo­vi­mien­tos. Al ce­rrar la por­te­zue­la, el me­tal gol­pea con­tra el pie y po­de­mos oír los gri­tos de do­lor pro­ce­den­tes del ros­tro des­en­ca­ja­do.

Sin em­bar­go, Es­ca­lan te va más allá, de ma­ne­ra que tam­bién po­da­mos ver el cho­que en­tre la puer­ta del vehícu­lo y la ex­tre­mi­dad del he­ri­do. Un plano de de­ta­lle mues­tra, im­pa­si­ble, el re­sul­ta­do de esa co­li­sión. ¿Era ne­ce­sa­rio que la pe­lí­cu­la vi­sua­li­za­ra de es­te mo­do el su­fri­mien­to del hom­bre? ¿Por qué Es­ca­lan­te no re­cu­rre a la

elip­sis y nos aho­rra ese ins­tan­te ho­rri­ble, ese do­lor de­más ?¿ Es­ta­mos an­te un es­ti­lis­ta del ex­ce­so o an­te un sá­di­co in­mo­ral?

La re­gión sal­va­je re­abre el mis­mo de­ba­te que ha per­se­gui­do des­de el prin­ci­pio a ca­da una de sus des­de la ya le­ja­na San­gre (2005), su ópera pri­ma. Pue­de que se tra­te de un tra­ba­jo me­nos pro­vo­ca­dor, me­nos ex­plí­ci­to en la mos­tra­ción de una vio­len­cia siem­pre des­agra­da­ble y qui­zá na­rra­ti­va­men­te in­ne­ce­sa­ria, pe­ro la sen­sa­ción de dis­gus­to por par­te del es­pec­ta­dor si­gue sien­do la mis­ma.

En el mis­mí­si­mo ini­cio del re­la­to, ve­mos a una mu­jer en una ha­bi­ta­ción os­cu­ra e in­quie­tan­te, mien­tras al­go pa­re­ci­do a un ten­tácu­lo se arras­tra des­de su va­gi­na has­ta el ex­te­rior del plano. Esa mu­jer es Ve­ró­ni­ca (Si­mo­ne Bu­cio) y ese ten­tácu­lo per­te­ne­ce a una criatura ig­no­ta, pro­ce­den­te de un meteorito cu­ya ima­gen ha inau­gu­ra­do la pe­lí­cu­la, que una pa­re­ja mis­te­rio­sa man­tie­ne pri­sio­ne­ra en su ca­sa, ais­la­da en las afue­ras de la ciu­dad. Y los des­ti­nos de to­dos ellos se cru­za­rán con los de la pa­re­ja for­ma­da por Ale­jan­dra (Ruth Ra­mos) y Án­gel (Je­sús Me­za), a su vez mar­ca­da a fue­go por la ho­mo­se­xua­li­dad in­con­fe­sa­da de él, que man­tie­ne ator­men­ta­das re­la­cio­nes se­xua­les con Fa­bián, el her­mano de ella y, por lo tan­to, su cu­ña­do. Por su­pues­to, to­do ca­be en es­te re­la­to tur­bu­len­to: des­de en­con­tro­na­zos fa­mi­lia­res siem­pre cris­pa­dos has­ta es­ce­nas de pu­ro te­rror, pa­san­do por pe­leas y bron­cas tu­mul­tuo­sas, se­xo, su­dor y san­gre…

Sin em­bar­go, la cues­tión fun­da­men­tal, aque­llo que con­vier­te La re­gión sal­va­je en un ver­da­de­ro es­cán­da­lo, no es tan­to su atre­vi­mien­to a la ho­ra de mos­trar imá­ge­nes que mo­les­tan y per­tur­ban co­mo su osa­día con­cep­tual y na­rra­ti­va, el mo­do en que Es­ca­lan­te mez­cla es­ti­los y pues­tas en es­ce­na. La pe­lí­cu­la po­dría ser un cuen­to de cien­cia fic­ción, un me­lo­dra­ma des­afo­ra­do en la más pu­ra tra-

¿Por qué el au­tor no re­cu­rre a la elip­sis? ¿Es­ta­mos an­te un es­ti­lis­ta del ex­ce­so o an­te un sá­di­co in­mo­ral?

di­ción me­xi­ca­na, una des­pen­do­la­da his­to­ria de amor y de se­xo prohi­bi­do, una ex­plo­ra­ción del ma­chis­mo en­ten­di­do co­mo de­por­te na­cio­nal, una vi­sión cruel de la de­ca­den­te bur­gue­sía del país y mu­chas, mu­chas co­sas más. Y lo que decide en­car­nar, fi­nal­men­te, no re­sul­ta me­nos au­daz, pues en re­su­mi­das cuen­tas nos en­con­tra­mos an­te un fo­lle­tín fa­mi­liar de es­tir­pe tra­di­cio­nal, con hue­llas tan­to de las pri­me­ras pe­lí­cu­las de Bu­ñuel en Mé­xi­co co­mo de cier­ta te­le­no­ve­la la­ti­noa­me­ri­ca­na, que decide po­ner en pan­ta­lla aque­llo que en esas fic­cio­nes so­lo se su­ge­ría, aque­llo a lo que el es­pec­ta­dor úni­ca­men­te po­día ac­ce­der a tra­vés de la alu­sión.

Es­ca­lan­te, pues, no só­lo pro­vo­ca a tra­vés de las for­mas de su pe­lí­cu­la –más que de las imá­ge­nes su­pues­ta­men­te “im­pac­tan­tes”–, sino que con­vier­te esa pro­vo­ca­ción en la esen­cia de un cier­to ci­ne de aho­ra: ¿al­guien pue­de ima­gi­nar al­go más des­es­ta­bi­li­za­dor, ci­ne­ma­to­grá­fi­ca­men­te ha­blan­do, que es­te im­pen­sa­ble cru­ce en­tre Alien, El im­pe­rio de los sen­ti­dos y las pe­lí­cu­las de Mi­chael Ha­ne­ke?

Pues, en efec­to, La re­gión sal­va­je aña­de a to­do ese caos una pla­ni­fi­ca­ción so­se­ga­da y geo­mé­tri­ca, abier­ta­men­te pri­mi­ti­va, que sa­tu­ra la lim­pie­za del en­cua­dre me­dian­te in­ter­pre­ta­cio­nes abrup­tas –ca­si to­dos los ac­to­res son de­bu­tan­tes, co­mo en los de­más fil­mes de Es­ca­lan­te– y ges­tos des­me­su­ra­dos. El ci­neas­ta ha de­cla­ra­do que la ex­tra­ña criatura de ins­pi­ra­ción gi­ge­ria­na no apa­re­cía en la gé­ne­sis del guión, en prin­ci­pio pu­ra­men­te rea­lis­ta. Y eso es im­por­tan­te, pues la com­bi­na­ción de pla­cer y do­lor que pro­por­cio­na a los pro­ta­go­nis­tas, esa mez­cla de flui­dos –qui­zá de es­per­ma y san­gre– que se adi­vi­na tras su pre­sen­cia vis­co­sa, ter­mi­na sien­do la me­tá­fo­ra per­fec­ta de la re­la­ción del ci­ne de Es­ca­lan­te con su es­pec­ta­dor: a la vez atra­yen­te y re­pul­si­vo, con­ce­bi­do allá don­de la sen­ci­llez cul­mi­na en ex­ce­so, pro­me­te pla­ce­res que al fi­nal no cum­ple, fin­ge in­ter­nar­se en el te­rri­to­rio de lo co­no­ci­do pa­ra des­bor­dar­se ala pos­tre en una ima­gi­ne ría in­dis­tin­gui­ble ymagm áti­ca.

Po­dría de­cir­se, en cual­quier ca­so, que La re­gión sal­va­je su­po­ne la frustración de cual­quier de­seo que con­ci­ba el re­la­to co­mo al­go pla­cen­te­ro. Co­mo buena par­te del ci­ne con­tem­po­rá­neo que más im­por­ta, no pa­re­ce bus­car tan­to nues­tra sa­tis­fac­ción co­mo nues­tro re­cha­zo.

LA RE­GIÓN SAL­VA­JE (2016) Fa­bián (Eden Vi­lla­vi­cen­cio) y Ve­ró­ni­ca (Si­mo­ne Bu­cio, de es­pal­das), en un fo­to­gra­ma de la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Amat Es­ca­lan­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.