el au­tor y su ima­gi­na­rio poé­ti­co

La Vanguardia - Culturas - - Pantalla|s -

El ci­ne de Amat Es­ca­lan­te, me­xi­cano na­ci­do en Bar­ce­lo­na en 1979, no tie­ne na­da que ver con el de Ale­jan­dro G. Iñá­rri­tu, Alfonso Cua­rón o Gui­ller­mo del To­ro. No uti­li­za los gé­ne­ros des­de un pun­to de vis­ta ci­né­fi­lo ni pre­ten­de lle­gar al gran pú­bli­co. Muy al con­tra­rio, su pun­to de par­ti­da son las pri­me­ras pe­lí­cu­las de Car­los Rey­ga­das –siem­pre atre­vi­das y com­ple­jas– co­mo Ja­pón (2002) o Ba­ta­lla en el cie­lo (2005), mien­tras que su estela lle­ga has­ta ci­neas­tas co­mo Emi­li­ano Ro­cha, cu­yo Te­ne­mos la car­ne (2016) se pro­yec­tó en el úl­ti­mo Fes­ti­val de Sit­ges. Son los hi­jos de un país y una reali­dad so­cial que no es­tán tan ale­ja­dos de su pro­pio ima­gi­na­rio poé­ti­co co­mo po­dría pa­re­cer.

LOS BAS­TAR­DOS (2008)

Tras la ex­plo­sión tre­men­dis­ta de ‘San­gre’, Es­ca­lan­te fin­gió su­mer­gir­se en un rea­lis­mo más acor­de con la tra­di­ción me­xi­ca­na con es­ta his­to­ria de dos in­mi­gran­tes clan­des­ti­nos que pro­vo­can di­ver­sos des­cen­sos a los in­fier­nos en Es­ta­dos Uni­dos, in­clu­yen­do el su­yo pro­pio y el de la mu­jer a la que de­ben ase­si­nar. El re­sul­ta­do se pa­re­cía más a Mi­chael Ha­ne­ke que a Luis Bu­ñuel, to­do ello ado­ba­do con el ha­bi­tual pri­mi­ti­vis­mo del ci­neas­ta. Se pre­sen­tó en la sec­ción Un Cer­tain Re­gard, en Can­nes, y ga­nó el pri­mer pre­mio del Fes­ti­val de Bra­tis­la­va.

SAN­GRE (2005)

Die­go y Blan­ca for­man un ma­tri­mo­nio ma­du­ro que vi­ve su co­ti­dia­nei­dad tris­te­men­te, en tra­ba­jos a la vez abu­rri­dos e in­quie­tan­tes, su­mi­dos en una vio­len­cia ha­bi­tual que no es más que el re­fle­jo de otra ca­si cós­mi­ca. Con su pri­mer lar­go, rea­li­za­do tras el cor­to­me­tra­je ‘Ama­rra­dos’ (2002), Es­ca­lan­te ya con­si­guió des­lum­brar y es­can­da­li­zar, to­do ello a tra­vés de una exi­gen­te pues­ta en es­ce­na, mien­tras la crí­ti­ca em­pe­za­ba a ha­blar de un es­ti­lo a me­dio ca­mino en­tre Rey­ga­das y Pa­so­li­ni y le otor­ga­ba el pre­mio Fi­pres­ci en el Fes­ti­val de Can­nes.

ÚNI­CA­MEN­TE HELI (2013)

Es­ta pe­lí­cu­la, que Es­ca­lan­te fil­mó tras apor­tar un epi­so­dio al lar­go co­lec­ti­vo ‘Re­vo­lu­ción’ (2010), for­ma un díp­ti­co per­fec­to con ‘Los bas­tar­dos’: tras la vio­len­cia, la dro­ga; tras el des­arrai­go, la fa­mi­lia; tras la in­mi­gra­ción, la co­rrup­ción po­li­cial. Pe­ro no se tra­ta de un do­cu­men­to so­cial, sino de una es­ca­la­da de ho­rro­res, na­rra­da con la im­pa­si­bi­li­dad de Bruno Du­mont, que cul­mi­na con un per­so­na­je col­ga­do ca­be­za aba­jo con los ge­ni­ta­les en lla­mas. ¿Pro­vo­ca­ción o es­ti­lo? Can­nes vol­vió a to­mar par­ti­do otor­gán­do­le el pre­mio al me­jor di­rec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.