Los Jue­gos que die­ron nom­bre a una ge­ne­ra­ción

La Vanguardia - Culturas - - Mirada|s - ISA­BEL GÓ­MEZ MELENCHÓN

Ge­ne­ra­ción X, Mi­llen­nials. Y aho­ra, ge­ne­ra­ción K, los na­ci­dos en un ar­co va­ria­ble en­tre fi­na­les de los no­ven­ta y pri­me­ros 2000. Con K de Kat­niss, la he­roí­na de Los jue­gos del ham­bre . No más ge­ne­ra­ción Z, es­tos son los chi­cos y chi­cas, ni­ños y ado­les­cen­tes que han cre­ci­do ya con la de­pre­sión eco­nó­mi­ca, que no tie­nen re­cuer­dos del 11-S por­que eran be­bés o aún no ha­bían na­ci­do, los que vi­ven de una for­ma na­tu­ral el mun­do os­cu­ro que tan­to te­mor pro­vo­ca­ba en sus her­ma­nos ma­yo­res. Los mi­llen­nials pa­sa­ron mie­do con Harry Pot­ter, los K se iden­ti­fi­can con la lu­cha por la su­per­vi­ven­cia de los pro­ta­go­nis­tas de las dis­to­pías en bo­ga; un de­ta­lle: Los

jue­gos del ham­bre se pu­bli­ca­ron en el 2008, año de la cri­sis.

No­ree­na Hertz, eco­no­mis­ta, pro-

fe­so­ra del Uni­ver­sity Co­lle­ge Lon­don y au­to­ra del su­per­ven­tas Eye wi­de open: how to ma­ke smart de­ci­sions

in a con­fu­sing world, ini­ció en el 2015 un es­tu­dio so­bre los jó­ve­nes na­ci­dos en­tre 1995 y el 2015, a tra­vés de más de 2.000 en­tre­vis­tas a ado­les­cen­tes bri­tá­ni­cos y es­ta­dou­ni­den­ses. El re­sul­ta­do se pre­sen­tó en el World Eco­no­mic Fo­rum del 2015 y en Wo­men in the World Sum­mit en Nue­va York, con la de­no­mi­na­ción de Ge­ne­ra­ción K. A la vis­ta de las apre­cia­cio­nes de la es­tu­dio­sa, re­sul­ta cla­ro por­qué las dis­to­pías son las lec­tu­ras y pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas de es­tos ado­les­cen­tes. Ha­ce un par de años, The

New Yor­ker, en un ex­ten­so aná­li­sis so­bre la inun­da­ción de dis­to­pías pa­ra to­dos los pú­bli­cos que lle­na las li­bre­rías, se­ña­la­ba co­mo pri­me­ra y pri­mor­dial di­fe­ren­cia que los utó­pi­cos creen en el pro­gre­so; los dis­tó­pi­cos, no. En esa com­pe­ti­ción en­tre las dos ten­den­cias, aña­dían, los utó­pi­cos ofre­cen pro­me­sas, mien­tras que los dis­tó­pi­cos lan­zan ad­ver­ten­cias.

La en­cues­ta de Hertz ve­nía a dar la ra­zón a es­tos ar­gu­men­tos: el 72 por cien­to de los jó­ve­nes en­tre­vis­ta­dos ad­mi­tía sen­tir­se “pro­fun­da­men­te an­sio­so” por el te­rro­ris­mo, por­que aun­que la gran ma­yo­ría ad­mi­tía no ha­ber­lo su­fri­do di­rec­ta­men­te, “en sus mó­vi­les ex­pe­ri­men­tan du­ran­te 24 ho­ras al día sie­te días a la se­ma­na los bom­bar­deos, ata­ques, de­ca­pi­ta­cio­nes, los men­sa­jes que in­ci­tan al odio”. Den­tro de es­te sen­ti­mien­to de

ame­na­za exis­ten­cial, un 64 por cien­to se mos­tra­ba muy preocupado por el cam­bio cli­má­ti­co, y en­tran­do en el te­rreno de lo in­me­dia­to, un 79 por cien­to mos­tra­ba su in­quie­tud por en­con- trar un tra­ba­jo y un 72 por cien­to por en­deu­dar­se. Y si ha­bla­mos de con­fian­za, mien­tras que el 60 por cien­to de los adul­tos creía que los gran­des or­ga­nis­mos u or­ga­ni­za­cio­nes cum­plían su fun­ción, só­lo el 6 por cien­to de es­tos jó­ve­nes lo pen­sa­ba. Vis­tas así las co­sas, re­sul­ta ló­gi­co que el enemi­go en las dis­to­pías sea una cor­po­ra­ción o un go­bierno que fun­cio­na co­mo tal.

No­ree­na Hertz ex­pli­ca­ba en un ar­tícu­lo en The New York Ti­mes que es­te seg­men­to de jó­ve­nes na­ci­dos en­tre 1995-2002 cons­ti­tu­yen una mi­cro­ge­ne­ra­ción en sí mis­ma, sin for­mar par­te de sus her­ma­nos ma­yo­res mi­llen­nials ni de los pe­que­ños, aún por des­cu­brir; tam­bién, ob­ser­vó que, pa­ra su sor­pre­sa, el fac­tor tec­no­ló­gi­co no es el de­ter­mi­nan­te pa­ra de­fi­nir a es­tos jó­ve­nes, a pe­sar de que cons­ti­tu­yen la pri­me­ra ge­ne­ra ció niPho ne de la his­to­ria. Se tra­ta más bien del ator­men­ta per­fec­ta en la que han trans­cu­rri­do sus años de for­ma­ción, una tor­men­ta en la que con­ver­gen la peor de­pre­sión en dé­ca­das con un es­ce­na­rio geo­po­lí­ti­co com­par­ti­do por el te­rro­ris­mo is­la­mis­ta, la aus­te­ri­dad im­pues­ta y las re­ve­la­cio­nes de Wi­ki­leaks. La fal­ta de con­fian­za en los adul­tos que mien­ten in­clu­so de for­ma ofi­cial nos lle­va de nuevo a Kat­niss Ever­deen, que fía su su­per­vi­ven­cia só­lo a sí mis­ma. Y pa­ra re­ma­tar­lo, de la mis­ma ma­ne­ra que en las dis­to­pías la per­te­nen­cia a una cas­ta con­cre­ta de­ter­mi­na el fu­tu­ro, es­tos jó­ve­nes pien­san que el co­lor, la cla­se so­cial y el gé­ne­ro mar­ca­rán tam­bién el su­yo. Vien­do el au­men­to de la de­sigual­dad a to­dos los ni­ve­les, ra­zón no les fal­ta.

¿Y Kat­niss? Nues­tra he­roí­na se mueve en­tre la re­sig­na­ción y la fu­ria, pe­ro úni­ca­men­te se re­be­la cuan­do las nor­mas in­hu­ma­nas del Ca­pi­to­lio afec­tan a su fa­mi­lia di­rec­ta­men­te. Y jus­ta­men­te las en­cues­tas, no só­lo las de Hertz sino tam­bién las rea­li­za­das aquí, mues­tran que pa­ra los jó­ve­nes la fa­mi­lia y los ami­gos son lo más im­por­tan­te. Pa­ra aca­bar, dos no­ti­cias, una buena y otra ma­la. La buena es que nues­tra he­roí­na es mu­jer, lo que di­ce mu­cho de las po­si­ción de es­tos jó­ve­nes fren­te a las cues­tio­nes de gé­ne­ro. La ma­la es que las dis­to­pías si­guen te­nien­do pú­bli­co. Si pen­sa­mos que los K las aso­cian con la reali­dad ni que sea in­cons­cien­te­men­te, he­mos de con­cluir que el mun­do si­gue sien­do mu­yos cu­ro.

Más que por la tec­no­lo­gía, es­tán mar­ca­dos por una con­jun­ción de to­das las cri­sis po­si­bles

Igual que la cas­ta de­ter­mi­na el fu­tu­ro en las dis­to­pías, creen que su co­lor o cla­se so­cial li­mi­ta­rán el su­yo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.