Tó­pi­cos del Oc­tu­bre Ro­jo

En 1917 hu­bo dos re­vo­lu­cio­nes dis­tin­tas

La Vanguardia - Culturas - - Portada -

En el pa­sa­do mes de ma­yo es­cri­bí en

Cul­tu­ra/s (nú­me­ro 777) un am­plio ar­tícu­lo so­bre la bi­blio­gra­fía que ha­bía lle­ga­do has­ta nues­tras li­bre­rías de­di­ca­da a la tra­ma que te­jió la re­vo­lu­ción de 1917 en Ru­sia. Pre­sen­ta­das las pro­pues­tas de los es­pe­cia­lis­tas y re­cons­trui­do el pro­ce­so en 11 mo­men­tos que “cam­bia­ron el mun­do”, plan­teé lo que me pa­re­cía de­ci­si­vo

so­bre ese he­cho his­tó­ri­co, la ne­ce­si­dad de tra­tar­lo de for­ma na­rra­ti­va. Pa­sa­do el ve­rano, en oc­tu­bre, nue­vos li­bros que lle­gan a li­bre­rías prue­ban que el in­te­rés no ce­sa.

Me cen­tra­ré aho­ra en el te­ma más de­ba­ti­do: ¿el su­ce­so de oc­tu­bre es una re­vo­lu­ción o un gol­pe de Es­ta­do? Pa­ra orien­tar la res­pues­ta abra­mos Diez­días­que­sa­cu­die­ro­nel­mun­do de John Reed, en la be­lla edi­ción ilus­tra­da por Fer­nan­do Vi­cen­te con el ob­je­ti­vo de va­lo­rar la idea del au­tor de si “es­te li­bro es un frag­men­to de in­ten­sa his­to­ria, tal co­mo yo la veo”. En to­do ca­so es un re­por­ta­je que ha ge­ne­ra­do mu­chas de las im­pre­sio­nes que te­ne­mos so­bre los días de lu­cha, en los que, di­ce Reed, “mis sen­ti­mien­tos no fue­ron neu­tra­les”, a pe­sar de que “bus­qué con­sig­nar la ver­dad”. Res­pec­to al miér­co­les 25 de oc­tu­bre (7 de no­viem­bre en el ca­len­da­rio ju­liano), día frío y desa­pa­ci­ble, el que se pro­du­jo la “caí­da del go­bierno pro­vi­sio­nal”, se in­tere­sa por la no­ta que le pa­só Ká­me­nev, en la que se men­cio­na la “vic­to­rio­sa re­vo­lu­ción pro­le­ta­ria”. Pa­ra los bol­che­vi­ques no ha­bía du­da por­que su asal­to al po­der “ha­bía si­do pre­ce­di­da por la su­ble­va­ción de obre­ros y sol­da­dos”. Sin em­bar­go, en el in­te­rior del Smolny preo­cu­pa­ba si tras la to­ma del po­der de los bol­che­vi­ques se­gui­ría una gue­rra ci­vil. ¿Po­dría Ru­sia de­jar de exis­tir sin que­jar­se? Mien­tras se ela­bo­ra­ban las lis­tas de una es­pe­cie de go­bierno, se ha­bla­ba de ex­por­tar la re­vo­lu­ción por to­do el mun­do, de pre­ci­sar cuál se­ría la res­pues­ta del ejér­ci­to y de las fuer­zas po­lí­ti­cas con­tra­rias a los bol­che­vi­ques. En el ho­ri­zon­te se al­za­ba una ma­rea ro­ja: así pues, Reed en­cuen­tra el ti­tu­lar, Oc­tu­bre Ro­jo.

El acon­te­ci­mien­to clave de ese día ocu­rrió en el se­cre­to de una “cla­ri­dad le­cho­sa y fan­tas­mal”, y to­dos tu­vie­ron cla­ro que “una au­ro­ra te­rri­ble ama­ne­cía so­bre Ru­sia”. Así pues ¿re­vo­lu­ción pro­le­ta­ria co­mo res­pues­ta a las exi­gen­cias de las ma­sas que ocu­pa­ban las ca­lles o gol­pe de Es­ta­do de los bol­che­vi­ques? Las des­crip­cio­nes de Reed si­guen mar­can­do a los his­to­ria­do­res ac­tua­les, Ch­ris­top­her Read, S. A Smith o Rex A. Wa­de, por ci­tar los más re­le­van­tes, que in­sis­ten en ha­blar del apo­yo po­pu­lar a las me­di­das bol­che­vi­ques, con­fi­rien­do le­gi­ti­mi­dad a la reunión del 25 de oc­tu­bre (7 de no­viem­bre). Esa te­sis ha si­do ana­li­za­da por Ju­lián Ca­sa­no­va, quien se pre­gun­ta si la re­vo­lu­ción ru­sa es un he­cho his­tó­ri­co único (aquí se jus­ti­fi­ca­ría el res­ca­te de La His­to­ria de la re­vo­lu­ción

ru­sa de León Trots­ki) o si, se tra­ta de un ca­lei­dos­co­pio de re­vo­lu­cio­nes. Pe­ro, al mar­gen del de­ba­te, so­bre los he­chos ocu­rri­dos en la Ru­sia del 1917 debemos sa­ber lo que ocu­rrió, en qué or­den y con qué re­sul­ta­dos; va­le de­cir, rea­li­zar una na­rra­ti­va his­tó­ri­ca que si­ga el hi­lo cro­no­ló­gi­co de los he­chos, con­tan­do co­mo se amon­to­na­ron los acon­te­ci­mien­tos en un cor­to es­pa­cio de tiem­po.

A es­ta ne­ce­si­dad res­pon­den los li­bros de McMee­king y Fa­ral­do que, en mi opi­nión, es­tán lla­ma­dos a ser re­fe­ren­tes en los pró­xi­mos años, por el en­co­mio al ana­li­zar los tó­pi­cos crea­dos por la pro­pa­gan­da bol­che­vi­que. Re­su­mo sus ar­gu­men­tos con­si­de­ran­do on­ce tó­pi­cos que aún per­du­ran en­tre no­so­tros.

1.“El con­cep­to mis­mo de re­vo­lu­ción ru­sa apli­ca­do a los su­ce­sos de 1917”. Tó­pi­co. En 1917 hu­bo dos re­vo­lu­cio­nes en Ru­sia. En la re­vo­lu­ción de fe­bre­ro se de­rro­có al zar Ni­co­lás II y se abrió a un pe­río­do de go­bier­nos de coa­li­ción en­tre li­be­ra­les y so­cia­lis­tas. Los bol­che­vi­ques no desem­pe­ña­ron un pa­pel clave en es­te su­ce­so. En la re­vo­lu­ción de oc­tu­bre, los bol­che­vi­ques con Le­nin al fren­te im­pu­sie­ron una dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta. 2. “El an­he­lo de­mo­crá­ti­co de las ma­sas fue la idea do­mi­nan­te en 1917”. Tó­pi­co. Los do­cu­men­tos de los ar­chi­vos ru­sos de­mues­tran que la idea do­mi­nan­te en Ru­sia en 1917 era que el país es­ta­ba en gue­rra. 3. “La pé­si­ma si­tua­ción eco­nó­mi­ca en Ru­sia, so­bre to­do en el mun­do ru­ral, exi­gía un nue­vo or­den, que so­lo los bol­che­vi­ques eran ca­pa­ces de dar­lo.” Tó­pi­co. Ru­sia cre­cía a un rit­mo del 10 por cien­to anual: era un ca­so de eco­no­mía emer­gen­te tan es­pec­ta­cu­lar co­mo el de Chi­na en el si­glo XXI. 4. “La re­vo­lu­ción se asen­tó en la idea de la lu­cha de cla­ses en­tre pro­le­ta­rios y cla­ses go­ber­nan­tes ca­pi­ta­lis­tas y fue un pro­ce­so dia­léc­ti­co que em­pe­zó con una re­vo­lu­ción bur­gue­sa y ter­mi­nó con una so­cia­lis­ta”. Tó­pi­co. Ha si­do el len­gua­je mar­xis­ta el que ha da­do co­lor a la for­ma de en­ten­der la re­vo­lu­ción ru­sa me­dian­te un ejer­ci­cio en el que

En 1917 hu­bo dos re­vo­lu­cio­nes: una de­rro­có al zar, otra im­pu­so una dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta

FER­NAN­DO VI­CEN­TE

Mo­ni­ka Zgus­to­va Ves­ti­das pa­ra un bai­le en la nie­ve/Ves­ti­des per a un ball en la neu El frío fue un fac­tor do­mi­nan­te en la re­vo­lu­ción de fe­bre­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.