Henry Ja­mes y los ar­tis­tas

Los pin­to­res y es­cul­to­res que ins­pi­ra­ron sus pá­gi­nas

La Vanguardia - Culturas - - Portada - SER­GIO VI­LA-SAN­JUÁN

El gran es­cri­tor Henry Ja­mes (Nue­va York, 1843; Lon­dres, 1916) ama­ba la pin­tu­ra y tra­tó a nu­me­ro­sos pin­to­res, so­bre quie­nes es­cri­bió y de quie­nes uti­li­zó de­ta­lles bio­grá­fi­cos para en­ri­que­cer sus no­ve­las. Jun­to a ellos, en sus obras de fic­ción y no fic­ción apa­re­cen co­lec­cio­nis­tas, di­le­tan­tes, me­ce­nas y ga­le­ris­tas, a tra­vés de los cua­les pue­de tra­zar­se un pa­no­ra­ma es­té­ti­co de su tiem­po. Hom­bre re­ser­va­do y más bien dis­tan­te, Ja­mes so­lo con­ce­dió cua­tro en­tre­vis­tas a lo lar­go de su ca­rre­ra; sin em­bar­go, no tu­vo in­con­ve­nien­te en po­sar a me­nu­do para pin­to­res y fo­tó­gra­fos. Henry Ja­mes and Ame­ri­can pain­ting es la pri­me­ra ex­po­si­ción que plas­ma la re­la­ción en­tre el no­ve­lis­ta y los ar­tis­tas con quien se re­la­cio­nó, a tra­vés de pin­tu­ras, es­cul­tu­ras, fotos y tex­tos ori­gi­na­les. Cuen­ta con dos co­mi­sa­rios: Dex­lan Kiely, con­ser­va­dor de la Mor­gan Li­brary, y el no­ve­lis­ta ir­lan­dés Colm Tói­bín, au­tor de una no­ve­la im­pres­cin­di­ble so­bre Ja­mes (The

mas­ter, Ed­ha­sa) y tam­bién vie­jo fre­cuen­ta­dor de Bar­ce­lo­na.

La afi­ni­dad de Ja­mes con el mun­do del ar­te em­pie­za por sus tí­tu­los, que en tres oca­sio­nes uti­li­za­ron la pa­la­bra re­tra­to: Re­tra­to de

una dama (que mu­chos lec­to­res, tie­nen co­mo no­ve­la fa­vo­ri­ta en­tre su am­plia pro­duc­ción, 1881); Re­tra­tos de lu­ga­res (1883) y Re­tra­tos par­cia­les (1888). No por ca­sua­li­dad en dis­tin­tos tex­tos de­mos­tró su in­te­rés por la téc­ni­ca re­tra­tís­ti­ca de Van Eyck, Rey­nolds o Co­pley.

El pri­mer pin­tor que le hi­zo po­sar, en 1862, fue John La Far­ge, quien tras una es­tan­cia en Fran­cia se ha­bía ins­ta­la­do en Rho­de Is­land cuan­do Ja­mes aún era adolescente. Am­bos man­tu­vie­ron una lar­ga re­la­ción per­so­nal y epis­to­lar que

Hen­rik Ch­ris­tian An­der­sen, el jo­ven es­cul­tor pro­te­gi­do por el es­cri­tor, no lle­gó a triun­far

CIN­CIN­NA­TI ART MU­SEUM

ELI­ZA­BETH BOOTT DUVENECK, POR FRANK DUVENECK (1888) El mi­llo­na­rio Boott y su hi­ja ha­bían co­no­ci­do a Duveneck cuan­do ex­pu­so en el Bos­ton Art Club en 1875. Henry Ja­mes ha­bló en­ton­ces de un tra­ba­jo “ve­laz­que­ño" y Eli­za­beth le com­pró una pin­tu­ra. Des­pués, en Mu­nich, ella se con­vir­tió en su alum­na, y se enamo­ra­ron pe­se a la des­apro­ba­ción del pa­dre, una his­to­ria que si­guió de cer­ca el no­ve­lis­ta. Es­te re­tra­to fue ex­pues­to en el Sa­lon de Pa­rís

BROOKLYN MU­SEUM

to , Francis Boott y su hi­ja Eli­za­beth vi­vie­ron en una vi­lla de Florencia, don­de re­si­dió tam­bién Duveneck tras ca­sar­se con Eli­za­beth. Ja­mes se ins­pi­ró en el lu­gar para am­bien­tar ‘Re­tra­to de una dama’ VI­LLA CAS­TE­LLA­NI, POR FRANK DUVENECK (1887)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.